Ari­ca: ar­mas in­cau­ta­das a ca­za­do­res no se ocu­pa­ron en el cri­men de po­li­cías

Los her­ma­nos Quer­que­za­na que­da­ron li­bres y el pla­zo de investigación se fi­jó en 90 días. Aún fal­tan los re­sul­ta­dos de las prue­bas de ADN pa­ra de­ter­mi­nar si es­tu­vie­ron en el lu­gar del ata­que.

La Tercera - - NACIONAL - Ramón Vás­quez

“Eran men­ti­ras”, se­ña­ló Francisco Javier Quer­que­za­na una vez fi­na­li­za­da la au­dien­cia en que fue for­ma­li­za­do jun­to a su her­mano por te­nen­cia ile­gal de ar­mas. Am­bos fue­ron de­te­ni­dos el miér­co­les por su pre­sun­ta par­ti­ci­pa­ción en el ase­si­na­to de dos sub­ofi­cia­les de Ca­ra­bi­ne­ros en la fron­te­ra de Ari­ca con Pe­rú.

La Fis­ca­lía de Ari­ca le­van­tó car­gos ayer con­tra Francisco Javier (69) y Juan Quer­que­za­na (72), quie­nes son in­da­ga­dos en el mar­co de la investigación del do- ble ho­mi­ci­dio ocu­rri­do en la lo­ca­li­dad de Ta­co­ra.

Los ha­bi­tan­tes de la co­mu­na de Vis­vi­ri, cer­ca­na al lu­gar don­de fa­lle­cie­ron los uni­for­ma­dos, al mo­men­to de ser de­te­ni­dos por­ta­ban un fu­sil de gue­rra ca­li­bre 7.65 y un ri­fle ca­li­bre 22 mi­lí­me­tros, si­mi­lar al ar­ma­men­to que uti­li­zan ca­za­do­res ile­ga­les de ani­ma­les y que ha­bría si­do usa­do en el ti­ro­teo que ter­mi­nó con la vida del sar­gen­to pri­me­ro Ger­mán Cid y el ca­bo Víc­tor Go­doy.

El tri­bu­nal dic­ta­mi­nó que los her­ma­nos que­da­rán en li­ber­tad con arrai­go y fir­ma quin­ce­nal. Tam­bién fi­jó en 90 días el pla­zo pa­ra lle­var a ca­bo la investigación. Es­to, por­que si bien las pe­ri­cias con­fir­ma­ron que se tra­ta de ar­mas de fue­go ap­tas pa­ra dis­pa­rar, se des­car­tó que ha­yan si­do uti­li­za­das en el cri­men.

“No se des­car­ta to­tal­men­te su par­ti­ci­pa­ción en el ho­mi­ci­dio. Fal­ta co­no­cer los re­sul­ta­dos de las mues­tras de hi­so­pa­do bu­cal y de ADN pa­ra de­ter­mi­nar si es­tu­vie­ron pre­sen­tes en el ti­ro­teo y de­ter­mi­nar si al me­nos co­no­cían a los au­to­res del ase­si­na­to”, ex­pli­có el fis­cal a car­go de la investigación, Ma­rio Ca­rre­ra.

En la au­dien­cia, la De­fen­so­ría Pe­nal Pú­bli­ca de­jó de re­pre­sen­tar a los de­te­ni­dos. La de­fen­sa de los her­ma­nos Quer­que­za­na la asu­mió el abo­ga­do par­ti- cu­lar An­drés Ja­ra, per­te­ne­cien­te a las co­mu­ni­da­des ai­ma­ras de la zo­na.

Ja­ra ex­pli­có que en es­te ca­so “la fis­ca­lía, con el áni­mo de bus­car cul­pa­bles, ha pa­sa­do a lle­var los de­re­chos de los impu­tados. Va­mos a rea­li­zar re­cla­ma­cio- nes por ese pun­to. Como de­fen­sa va­mos a bus­car la ab­so­lu­ción in­clu­so del de­li­to de te­nen­cia de ar­mas, pues­to que es cos­tum­bre en es­ta zo­na el uso de ar­ma­men­to pa­ra pro­te­ger el ga­na­do del ata­que de pu­mas”.

FO­TO: AGENCIAUNO

Los her­ma­nos Quer­que­za­na en la au­dien­cia de ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.