Los nuevos ofi­cios en tiem­pos de cri­sis en Ve­ne­zue­la

En me­dio de la es­ca­sez que rei­na en el país, se ha am­plia­do la red de co­mer­cio clan­des­tino, lo que ha ge­ne­ra­do nue­vas “pro­fe­sio­nes”: ve­ne­zo­la­nos que co­bran por guar­dar pues­tos en las lar­gas fi­las, el com­pra­dor de pro­duc­tos y con­tra­ban­dis­tas de ali­men­tos,

La Tercera - - MUNDO - Por Ma­ría Paz Sa­las

transac­cio­nes, que se rea­li­zan al mar­gen de los con­tro­les del go­bierno, son ca­da día más po­pu­la­res y tam­bién ne­ce­sa­rias.

El des­abas­te­ci­mien­to s e ha acen­tua­do pro­gre­si­va­men­te des­de que el go­bierno de Hu­go Chá­vez apli­có con­tro­les a los pre­cios en 2003. Ve­ne­zue­la su­fre la es­ca­sez de ca­si un ter­cio de los bie­nes bá­si­cos, una in­fla­ción de 64% en 2014 y una re­ce­sión eco­nó­mi­ca que no tie­ne muy buen pro­nós­ti­co. Pa­ra un país que ob­tie­ne el 95% de sus di­vi­sas del cru­do, la abrup­ta caí­da del pe­tró­leo y los po­cos re­sul­ta­dos de la gi­ra del Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro por los paí­ses de la Opep, só­lo han ser­vi­do pa­ra agra­var la si­tua­ción.

Como Kris­bell, hay “co­le­ros” que co­bran por los ali­men­tos que com­pran y el tiem­po in­ver­ti­do. Otros, en cam­bio, só­lo “guar­dan pues­tos” en las lar­gas co­las y co­bran por eso. Va­rios due­ños de res­tau­ran­tes ya tie­nen den­tro de su staff un “co­le­ro” que se de­di­ca ex­clu­si­va­men­te a su­plir­les de los pro­duc­tos ne­ce­sa­rios pa­ra sus me­nús.

Se­gún con­tó a La Ter­ce­ra el his­to­ria­dor Al­va­ro Gra­te­rol, de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ve­ne­zue­la, en los su­per­mer­ca­dos y co­mer­cios se pro­du­cen dos fi­las. La pri­me­ra es pa­ra ad­qui­rir los pro­duc­tos que es­tán en es­ca­sez: le­che, ha­ri­na, azú­car, ca­fé y pa­ñales. La se­gun­da es pa­ra cual­quier ti­po de pro­duc­tos y en ge­ne­ral no hay que es­pe­rar pa­ra eso. Pe­ro pa­ra los pro­duc­tos que son es­ca­sos hay que ser pa­cien­tes: has­ta nue­ve ho­ras es ne­ce­sa­rio pa­sar den­tro de una ser­pen­tean­te fi­la que mu­chas ve­ces ro­dea las cua­dras de los co­mer­cios.

Los ba­cha­que­ros

Ade­más de los co­le­ros, que com­pran pa­ra sus pro­pios clien­tes, o sim­ple­men­te guar­dan pues­tos en las fi­las, es­tán los ba­cha­que­ros. Es­tos con­tra­ban­dis­tas de co­mi­da com­pran só­lo los pro­duc­tos que más es­ca­sean y lue­go los ven­den al tri­ple o más de su va­lor en el mer­ca­do ne­gro.

Ope­ran con ma­yor in­ten­si­dad en el es­ta­do de Zulia, que por ser fron­te­ri­zo, es más pro­pen­so al con­tra­ban­do, ya que los pro­duc­tos son re­ven­di­dos en el cen­tro de Ma­ra­cai­bo o son lle­va­dos como con­tra­ban­do ha­cia Mai­cao, en Co­lom­bia.

Los due­ños de los su­per­mer­ca­dos tie­nen que li­diar no só­lo con la mo­les­tia de los clien­tes por las in­ter­mi­na­bles fi­las, sino que tam­bién con los ba­cha­que­ros, que de ma­ne­ra or­ga­ni­za­da arra­san con el stock de pro­duc­tos bá­si­cos, pa­ra lu­crar.

“Aquí lo que lle­ga lo arras­tran de una vez, lue­go lo ven­den afue­ra”, co­men­tó a La Ter­ce­ra la ge­ren­te de uno de l os su­per­mer­ca­dos Cen­tro 99 de Ma­ra­cai­bo, quien no qui­so ex­po­ner su nom­bre y que ex­pli­có que es­tos tra­ba­jan en gru­pos gran­des. “A ve­ces hay fa­mi­lias com­ple­tas in­vo­lu­cra­das”, co­men­ta.

“Lo peor es el com­por­ta­mien­to del clien­te, in­sul­tan a los tra­ba­ja­do­res. Es ho­rri­ble, es­tre­san­te se que­da po­co. Agre­den a los tra­ba­ja­do­res por­que es­tos no pue­den ga­ran­ti­zar­le su com­pra. Ya na­die quie­re tra­ba­jar en su­per­mer­ca­dos”, s o s t i e ne l a g e r e nt e d e l Cen­tro 99.

“Aquí (en Ca­ra­cas) ya hay pre­sen­cia de gru­pos antimotines cuan­do lle­ga la mer­can­cía. En Al­ta­ma­ria tie­nen, va­rios días, gru­pos de 50 o más mi­li­ta­res en la pla­za a ma­ne­ra pre­ven­ti­va”, aco­ta Gra­te­rol.

El his­to­ria­dor tam­bién ex­pli­ca que las cla­ses ba­jas son las más per­ju­di­ca­das con la es­ca­sez. “Los es­tra­tos me­dios pue­den acu­dir a los ba­cha­que­ros o siem­pre tie­nen al­gún con­tac­to que los ayu­de a con­se­guir los ca­si inexis­ten­tes des­odo­ran­tes, afei­ta­do­res y de­más. Los más pu­dien­tes no tie­nen es­te pro­ble­ma en nin­gún mo­men­to. Sim­ple­men­te exportan o po­nen a sus em­plea­dos a ha­cer la co­la por ellos”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.