Hu­ma­la en­fren­ta la di­vi­sión de su pro­pio par­ti­do en Pe­rú

Va­rios con­gre­sis­tas de­ci­die­ron sa­lir­se de la alian­za ofi­cia­lis­ta Ga­na Pe­rú y op­ta­ron por apo­yar la de­ro­ga­ción de la ley la­bo­ral ju­ve­nil.

La Tercera - - MUNDO - Ale­jan­dro Ta­pia

Ha­bían pa­sa­do ape­nas un par de ho­ras des­de que el go­bierno de Ollan­ta Hu­ma­la su­frie­ra una de sus de­rro­tas más es­tre­pi­to­sas -a raíz de la de­ro­ga­ción de la con­tro­ver­ti­da ley la­bo­ral ju­ve­nil- cuan­do una al­cal­de­sa dis­traí­da fe­li­ci­tó en un ac­to pú­bli­co al Pre­si­den­te por “es­te día his­tó­ri­co”. Hu­ma­la se en­con­tra­ba arri­ba de una ta­ri­ma jun­to a la edil de Pa­ca­rán, Lui­sa Me­ne­ses, quien elo­gió al man­da­ta­rio por ha­ber de­ro­ga­do la ley. A Hu­ma­la no le que­dó otra que es­bo­zar una in­có­mo­da son­ri­sa.

Lo que pa­re­cía ser una di­ver­ti­da anéc­do­ta -ya que la al­cal­de­sa de­bía sa­ber que la de­ro­ga­ción de la ley su­po­nía un fuer­te bo­chorno pa­ra Hu­ma­la- re­fle­ja el ac­tual es­ta­do de la po­lí­ti­ca pe­rua­na, pe­ro tam­bién re­ve­la los pro­fun­dos pro­ble­mas de co­mu­ni­ca­ción que ha te­ni­do el go­bierno pe­ruano.

Tras la de­ro­ga­ción de la ley la­bo­ral ju­ve­nil -co­no­ci­da como ley pul­pín y que ge­ne­ró ma­si­vas mar­chas en Li­ma- Hu­ma­la que­dó con va­rios fren­tes abier­tos y enor­mes cues­tio­na­mien­tos, que po­drían ge­ne­rar una cri­sis ma­yor. La po­lé­mi­ca nor­ma, que el je­fe de Es­ta­do y su es­po­sa Na­di­ne He­re­dia de­fen­die­ron has­ta el fi­na­lo­fre­cía un sueldo mí­ni­mo y se­gu­ri­dad so­cial pa­ra los jó­ve­nes, pe­ro re­du­cía va­ca­cio­nes y no con­si­de­ra­ba el pa­go de gra­ti­fi­ca­cio­nes ni la com­pen­sa­ción por tiem­po de ser­vi­cios.

La cri­sis más in­me­dia­ta que en­fren­ta Hu­ma­la es al in­te­rior de su pro­pia alian­za po­lí­ti­ca Ga­na Pe­rú. Sie­te par­la­men­ta­rios ofi­cia­lis­tas in­clui­da la vi­ce­pre­si­den­ta Ma­ri­sol Es­pi­no­za, vo­ta­ron a fa­vor de la de­ro­ga­ción. Cuan­do Hu­ma­la asu­mió el po­der en ju­lio de 2011, la ban­ca­da na­cio­na­lis­ta con­ta­ba con 47 con­gre­sis­tas y era la pri­me­ra fuer­za en el Con­gre­so. Hoy, al ofi­cia­lis­mo le que­dan 34 le­gis­la­do­res, uno me­nos que el fu­ji­mo­ris­mo. Va­rios de es­tos con­gre­sis­tas no só­lo es­ta­rían muy mo­les­tos con Hu­ma­la y He­re­dia, sino que tam­bién es­ta­rían sa­can­do sus pro­pios cálcu­los po­lí­ti­cos de ca­ra a las elec- El lu­nes, el Con­gre­so pe­ruano de­ro­gó la ley la­bo­ral ju­ve­nil, que Hu­ma­la y su es­po­sa ha­bían de­fen­di­do con

fuer­za. La de­ro­ga­ción con­tó con los vo­tos de miem­bros de la

ban­ca­da del ofi­cia­lis­mo, to­do un re­vés pa­ra Hu­ma­la. La ley ge­ne­ró ma­si­vas pro­tes­tas y era cri­ti­ca­da por­que re­du­cía va­ca­cio­nes y no con­si­de­ra­ba el pa­go de

gra­ti­fi­ca­cio­nes. cio­nes de 2016.

Pa­ra Hu­ma­la se tra­ta de to­do un gol­pe, ya que ade­más la pre­si­den­ta del Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta es su pro­pia es­po­sa. La rup­tu­ra al in­te­rior del na­cio­na­lis­mo, que co­men­zó a res­que­bra­jar­se ha­ce me­ses, re­pre­sen­ta un gra­ve pro­ble­ma pa­ra el je­fe de Es­ta­do. No só­lo por­que de Ga­na Pe­rú han sa­li­do co­no­ci­das fi­gu­ras como Ser­gio Te­ja­da, sino por­que el ofi­cia­lis­mo ha de­ja­do de ser la pri­me­ra fuer­za en el Par­la­men­to.

¿In­tras­cen­den­te?

“La de­ro­ga­ción de la ley la­bo­ral ju­ve­nil es un tre­men­do gol­pe pa­ra Hu­ma­la, por­que él es­ta­ba con­ven­ci­do y re­tó a los con­gre­sis­tas. Ade­más sus mi­nis­tros se la ju­ga­ron. Y en­ci­ma su ban­ca­da en el Con­gre­so se par­tió”, se­ña­ló a La Ter­ce­ra el ana­lis­ta po­lí­ti­co pe­ruano, Pe­dro Tenorio.

En me­dio de es­te cli­ma -que se su­ma a una se­rie de de­nun­cias de su­pues­to es­pio­na­je po­lí­ti­co a co­no­ci­das fi­gu­ras de la po­lí­ti­ca lo­cal-, se ha ge­ne­ra­do una enor­me pre­sión pa­ra que Hu­ma­la vuel­va a cam­biar su ga­bi­ne­te, di­ri­gi­do por la pri­me­ra mi­nis­tra Ana Ja­ra. Has­ta aho­ra, Hu­ma­la ha te­ni­do na­da me­nos que seis pre­si­den­tes del Con­se­jo de Mi­nis­tros, to­do un ré­cord.

Se­gún di­jo a La Ter­ce­ra el cien­tis­ta po­lí­ti­co Luis Be­na­ven­te, Hu­ma­la “que­da de­rro­ta­do, ven­ci­do por sus pro­pios erro­res, muy de­bi­li­ta­do. Es­to evi­den­cia la fal­ta de li­de­raz­go y la inex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca”.

To­do es­te es­ce­na­rio ha pro­vo­ca­do que al­gu­nos co­lum­nis­tas, como Au­gus­to Al­va­rez Ro­drich de La Re­pú­bli­ca, co­mien­cen a de­ba­tir so­bre la idea de que Hu­ma­la po­dría su­frir el sín­dro­me del “pa­to co­jo”, cuan­do fal­tan 17 me­ses pa­ra que con­clu­ya su go­bierno. “Es­te es un fe­nó­meno que se pue­de agra­var en los me­ses si­guien­tes del tra­mo fi­nal que de­be re­co­rrer Hu­ma­la pa­ra com­ple­tar el lus­tro pa­ra el que fue ele­gi­do, vol­vién­do­se un je­fe de Es­ta­do ca­da vez más vin­cu­la­do a la in­tras­cen­den­cia”.

En un in­ten­to de­ses­pe­ra­do por apa­ci­guar la tor­men­ta el go­bierno lla­mó a un “diá­lo­go po­lí­ti­co”.

FO­TO: EFE

Ollan­ta Hu­ma­la en un ac­to por el primer aniver­sa­rio del fa­llo de La Ha­ya el mar­tes, jun­to al can­ci­ller Gon­za­lo Gutiérrez y su es­po­sa Na­di­ne He­re­dia .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.