Al Iman, la uni­ver­si­dad que atrae a yiha­dis­tas en Ye­men

El cen­tro de es­tu­dios fue clau­su­ra­do, pe­ro sus di­rec­ti­vos abri­rían se­des en otros paí­ses. Uno de los ata­can­tes de Char­lie Heb­do pa­só por la uni­ver­si­dad, que es­ta­ría vin­cu­la­da a Al Qae­da.

La Tercera - - MUNDO - Ma­ría Paz Sa­las

En 2011, Said Koua­chi, un jo­ven fran­cés de pa­dres ar­ge­li­nos, de­ci­dió via­jar a Ye­men. Su ob­je­ti­vo ha­bría si­do cur­sar es­tu­dios is­lá­mi­cos, como mu­chos otros jó­ve­nes mu­sul­ma­nes que lle­gan a la Pe­nín­su­la Ará­bi­ga en bus­ca de una educación re­li­gio­sa. Cua­tro años des­pués, Said se con­vir­tió, jun­to a su her­mano Che­rif, en el au­tor de uno de los ma­yo­res ata­ques en la his­to­ria re­cien­te de Fran­cia: la ma­sa­cre en el se­ma­na­rio sa­tí­ri­co Char­lie Heb­do.

Lue­go de es­te aten­ta­do se co­no­cie­ron los la­zos de los her­ma­nos Koua­chi con la fi­lial ye­me­ní de Al Qae­da y tam­bién el su­pues­to pa­so de Said por la que se cree que es una in­cu­ba­do­ra de yiha­dis­tas: la Uni­ver­si­dad Al Iman de Ye­men.

Ubi­ca­da en la ca­pi­tal, Sa­na, es­ta uni­ver­si­dad su­ni­ta fue fun­da­da en 1993 por Ab­dul Ma­jid al Zin­da­ni, un ca­ris­má­ti­co aca­dé­mi­co, po­lí­ti­co y que fue lí­der es­pi­ri­tual y ase- sor teo­ló­gi­co de Osa­ma Bin La­den. Zin­da­ni, re­co­no­ci­ble por te­ner una lla­ma­ti­va y te­ñi­da bar­ba ro­ja, fue pues­to en 2004 den­tro de una lis­ta de “te­rro­ris­tas glo­ba­les” por ser sos­pe­cho­so de apo­yar fi­nan­cie­ra­men­te a Al Qae­da y otros gru­pos.

Por es­tas ra­zo­nes, y des­de sus ini­cios, la Uni­ver­si­dad Al Iman ha es­ta­do ba­jo el es­cru­ti­nio de Oc­ci­den­te. Va­rios de sus alum­nos han si­do arres­ta­dos por ase­si­na­tos po­lí­ti­cos y re­li­gio­sos. Se cree que el plan de es­tu­dios es­tá en­fo­ca­do en su ma­yo­ría (y si es que no ex­clu­si­va­men­te) con es­tu­dios is­lá­mi­cos ra­di­ca­les y que a tra­vés de la ex­cu­sa de la en­se­ñan­za, la ins­ti­tu­ción se ha con­ver­ti­do en un ni­do de ra­di­ca­les, se­gún The New York Ti­mes.

Ya en 2002 las con­sig­nas an­ti Oc­ci­den­te y los dis­cur­sos ex­tre­mis­tas eran al­go co­mún en es­ta uni­ver­si­dad. En su no­veno aniver­sa­rio, por ejem­plo, Zin­da­ni pro­cla­mó fren­te a los es­tu­dian­tes, que la lu­cha de Al Qae­da por Oc­ci­den­te era tam­bién una La Uni­ver­si­dad Al Iman es­tá ubi­ca­da en Sa­na, la ca­pi­tal de Ye­men, y se pien­sa que por años ha si­do un ni­do de

yiha­dis­tas. El cen­tro de es­tu­dios

de­bió ce­rrar sus puer­tas en 2014, en me­dio de la re­vuel­ta pro­ta­go­ni­za­da por

re­bel­des chii­tas. Por es­ta uni­ver­si­dad ha­bría pa­sa­do Said Koua­chi, uno de los dos ata­can­tes que li­de­ró la ma­sa­cre en la re­vis­ta

Char­lie Heb­do. gue­rra con­tra el Is­lam.

La uni­ver­si­dad es gra­tui­ta y acep­ta alum­nos ex­tran­je­ros. Se es­ti­ma que lle­gó a te­ner 6 mil alum­nos. Se­gún una blo­gue­ra aus­tra­lia­na, que se iden­ti­fi­ca como AlGha­ri­ba, y que tra­ba­jó como pro­fe­so­ra de in­glés en es­ta uni­ver­si­dad en 2009, los ex­tran­je­ros só­lo ne­ce­si­tan una car­ta de no ob­je­ción de sus em­ba­ja­das, dán­do­les per­mi­so pa­ra es­tu­diar.

“Es­to es un gran pro­ble­ma pa­ra los eu­ro­peos oc­ci­den­ta­les, nor­te­ame­ri­ca­nos, aus­tra­lia­nos y ca­na­dien­ses, por­que to­das sus em­ba­ja­das les nie­gan ca­te­gó­ri­ca­men­te esos per­mi­sos. En­con­tra­rás que la ma­yo­ría de los alum­nos que es­tán en la sec­ción de len­gua­je son eu­ro­peos del Es­te, asiá­ti­cos (mu­chos chi­nos y ma­la­sios) o afri­ca­nos”, es­cri­be. Sin em­bar­go, quie­nes no con­si­gan esas car­tas, igual­men­te pue­den in­gre­sar como oyen­tes.

La blo­gue­ra ase­gu­ró a La Ter­ce­ra que ac­tual­men­te no tie­ne víncu­los con la uni­ver­si­dad y ase­gu­ró que “nun­ca co­no­ció a na­die li­ga­do con Al Qae­da, pe­ro que sin du­da ha­bían mu­chos sim­pa­ti­zan­tes”. Tam­bién sos­tie­ne que a pe­sar de que era una “bue­na uni­ver­si­dad” pa­ra tra­ba­jar, con “buen sa­la­rio, res­pe­to y ho­nes­ti­dad”, de­jó la ins­ti­tu­ción “de­bi­do a la si­tua­ción de se­gu­ri­dad pa­ra los oc­ci­den­ta­les que tra­ba­ja­ban ahí, por una su­pues­ta repu­tación de te­ner víncu­los con Al Qae­da”.

Y a pe­sar de que nie­ga el ra­di­ca­lis­mo de sus alum­nos, en su pro­pio blog es­cri­be: “Uno de mis alum­nos me dio un stic­ker y me gus­tó. De­cía en ára­be: ‘Allahu Ak­bar, muer­te a EE.UU., muer­te a Israel, que Alá mal­di­ga a los ju­díos, que Alá le de vic­to­ria al Is­lam’. Pu­se el stic­ker en mi car­pe- ta” cuen­ta.

Pe­ro no to­dos es­tán de acuer­do con que la ca­sa de e s t udios sea un fo­co de yiha­dis­tas.

El ma­la­sio Muham­mad Ab­dul, quien cur­só Es­tu­dios Is­lá­mi­cos en la Uni­ver­si­dad Al Is­lam por seis me­ses de ma­ne­ra in­for­mal, ase­gu­ró a La Ter­ce­ra que en to­das sus cla­ses se les en­se­ñó so­bre “el res­pe­to” y tam­bién “la paz” y que nun­ca vio na­da ra­ro den­tro de la uni­ver­si­dad. Tam­po­co co­no­ció a Said Koua­chi, aun­que cree que el aten­ta­do a Char­lie Heb­do es un com­plot y ase­gu­ró que “to­do lo de Char­lie Heb­do es ri­dícu­lo. Cuan­do in­sul­tan a nues­tro pro­fe­ta, es li­ber­tad de ex­pre­sión. Pe­ro cuan­do in­sul­tan a los ju­díos, lo lla­man an­ti­se­mi­tis­mo. ¿Es eso jus­to?”.

Ex­por­ta­ción

El 20 de sep­tiem­bre pa­sa­do, la mi­li­cia chii­ta de los hu­tíes to­mó el con­trol de Sa­na y tam­bién de la Uni­ver­si­dad Al Iman, por lo que to­dos los es­tu­dian­tes de­bie­ron aban­do­nar la ins­ti­tu­ción.

La blo­gue­ra aus­tra­lia­na con­tó a es­te dia­rio que to­dos los lí­de­res de la uni­ver­si­dad hu­ye­ron de Ye­men. La ma­yo­ría vo­ló a Ara­bia Sau­di­ta y Tur­quía, y al­gu­nos tam­bién a Ma­la­sia.

“To­dos los lí­de­res de la uni­ver­si­dad es­tán fue­ra de Ye­men. En su ma­yo­ría en Ara­bia Sau­di­ta y Tur­quía, y creo que al­gu­nos es­tán en el cam­pus de Ma­la­sia”, cuen­ta. El 9 de no­viem­bre de 2014 es­cri­bió en su blog que mu­chos se es­ta­ble­cie­ron en Tur­quía. “Al­gu­nos es­tán tra­ba­jan­do en cen­tros is­lá­mi­cos al­re­de­dor del país, y al­gu­nos es­tán ins­ta­lan­do sus pro­pios cen­tros y es­cue­las”, ase­gu­ró.

Y a pe­sar de que no qui­so co­men­tar so­bre una po­si­ble “su­cur­sal” de Al Iman fue­ra

8 de Ye­men, ese mis­mo día es­cri­bió en su blog: “In­clu­so al­gu­nos di­cen que la Uni­ver­si­dad Al Iman es­tá en ne­go­cia­cio­nes pa­ra es­ta­ble­cer una nue­va se­de. Qui­zás las ne­go­cia­cio­nes se es­tán ace­le­ran­do aho­ra que la uni­ver­si­dad ha su­fri­do un du­ro gol­pe cuan­do los re­bel­des in­va­die­ron la ciu­dad y to­ma­ron la ca­sa de es­tu­dios como un cam­po de ba­ta­lla”, con­clu­yó.

FO­TO: AP/HA­NI MOHAMMED

Dos re­bel­des hu­tíes ca­mi­nan por un ce­rro cer­ca de la Uni­ver­si­dad Al Iman, de la cual to­ma­ron con­trol en Sa­na, en sep­tiem­bre de 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.