Du­ran­te gran par­te del due­lo del Na­cio­nal, el cua­dro azul se vio a la de­ri­va, sin un en­car­ga­do de con­tro­lar sus an­sias y rit­mos.

La Tercera - - DEPORTES -

an­sias y rit­mos. Gon­za­lo Es­pi­no­za, el en­car­ga­do de esa la­bor, no ha da­do con esa con­tun­den­cia que lu­ció la tem­po­ra­da pa­sa­da an­tes de la le­sión. Lo­ren­zet­ti apor­ta di­ná­mi­ca, no el gol­pe de cla­ri­dad.

Y así se ini­cia un es­pi­ral de de­fi­cien­cias y te­mo­res. Por­que si no hay na­die que sea ca­paz de lle­var la na­ve ha­cia ade­lan­te, lo que no de­be­ría ser de­ma­sia­do com­pli­ca­do pa­ra un cam­peón, in­clu­so en ro­da­je, cuan­do los hom­bres que no fa­llan, lo ha­cen, to­do tam­ba­lea.

Un ejem­plo de eso ayer fue Johnny He­rre­ra. Un za­pa­ta­zo ines­pe­ra­do de Co­ru­jo ha­bía pues­to a la U de vuel­ta en la lu­cha, sin mu­cho lu­ci­mien­to, pe­ro sí con em­pu­je, has­ta que el ar­que­ro le re­ga­ló nue­va­men­te la ven­ta­ja a los nor­ti­nos, que es­ta vez su­pie­ron cui­dar­la y has­ta am­pliar­la.

Cua­tro pun­tos en cua­tro fe­chas es el sal­do de la U en la cam­pa­ña que bus­ca el bicampeonato. Es ne­ga­ti­vo, por don­de se le mi­re. Qui­zás sea de­ma­sia­do tem­prano pa­ra sen­ten­ciar su suer­te, pe­ro mu­chas más chan­ces no le que­dan.

El con­tar ya con el equi­po com­ple­to, ade­más de la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa por re­cu­pe­rar la con­vic­ción que tu­vo en 2014 y que aho­ra le pe­na, po­dría per­mi­tir re­fle­xio­nes po­si­ti­vas a cor­to pla­zo, esas que, en la can­cha, des­pués de cua­tro par­ti­dos, es bas­tan­te di­fí­cil en­con­trar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.