El bom­be­ro del moun­tain bi­ke

El es­pa­ñol Joan Llor­de­lla fue el ga­na­dor del Tran­san­des Cha­llen­ge. El ci­clis­ta com­bi­na su pa­sión con el tra­ba­jo como apa­ga in­cen­dios.

La Tercera - - DEPORTES - Carlos Do­no­so A.

La re­van­cha de­mo­ró 365 días. Ha­ce un año, el es­pa­ñol Joan Llor­de­lla veía des­de atrás como el chi­leno Javier Püs­chel se lle­va­ba la sex­ta edi­ción del Tran­san­des Cha­llen­ge, co­no­ci­do tam­bién como el Da­kar del Moun­tain Bi­ke. Un año des­pués, fue el es­pa­ñol quien se ad­ju­di­có la la com­pe­ten­cia, de­jan­do al chi­leno en el ter­cer pues­to.

“El año pa­sa­do me gus­tó mu­cho es­ta ca­rre­ra, aun­que hu­bo pro­ble­mas por cul­pa de la llu­via y anu­la­ron al­gu­nas eta­pas. Así que que­dé con ga­nas de vol­ver tras ter­mi­nar se­gun­do esa vez”, di­ce el ibé­ri­co, quien ade­más re­co­no­ce que el ciclismo no es la úni­ca par­te de su vida: “Soy bom­be­ro de pro­fe­sión, pe­ro un apa­sio­na­do del moun­tain bi­ke”.

Llor­de­lla, a quien du­ran­te la ca­rre­ra co­men­za­ron a apo­dar como El Ja­ba­lí -“mis ami­gos me pu­sie­ron así acá só­lo pa­ra mo­les­tar­me”, di­ceem­pe­zó en es­ta dis­ci­pli­na gra­cias al lu­gar en don­de na­ció, Ba­gá, en el no­roes­te de Es­pa­ña. “Es un pe­que­ño pue­blo de dos mil ha­bi­tan­tes en me­dio de Los Pi­ri­neos. El te­rri­to­rio es du­ro; es un va­lle ce­rra­do con mu­chas subidas y mon­ta­ñas”, di­ce.

Eso sí, la bi­ci­cle­ta no fue su pri­me­ra in­cur­sión en los de­por­tes, ya que an­tes in­ten­tó s uert e en el a t l e t i s mo. “Siem­pre iba en bi­ci­cle­ta a to­dos la­dos y, a pe­sar de ha­ber­me subido a los cua­tro años por pri­me­ra vez a una, re­cién a los 12 ó 13 co­men­cé con el moun­tain bi­ke, cuan­do las pri­me­ras bi­ci­cle­tas de ese ti­po lle­ga­ron al pue­blo”, re­co­no­ce el Ja­ba­lí, quien des­de ahí no se ba­jó más de una de ellas: “Pa­ra mí es­ta dis­ci­pli­na es la com­bi­na­ción per­fec­ta en­tre la mon­ta­ña y el ciclismo, que es mi pa­sión”, sen­ten­cia.

Es­te de­por­te no es su prin­ci­pal sos­tén. Llor­de­lla con­fie­sa que sa­le de su país a com­pe­tir in­ter­na­cio­nal­men­te dos o tres ve­ces al año, y que el res­to de su tiem­po lo de­di­ca a su tra­ba­jo pro­fe­sio­nal como bom­be­ro. “De­bi­do al ta­ma­ño de mi pue­blo, no hay mu­chas op­cio­nes pro­fe­sio­na­les, así que, sien­do aún jo­ven, fui a un cuar­tel de bom­be­ros, que era al­go que me gus­ta­ba des­de pe­que­ño; ya ha­ce 15 años que es­toy de­di­ca­do a es­to”, apun­ta.

Agra­de­ce el he­cho de que am­bas a c t i v i da­des sean com­ple­men­ta­rias, ya que las dos re­quie­ren te­ner un buen es­ta­do fí­si­co y mu­cha dis­ci­pli­na men­tal. “Ser bom­be­ro es pa­re­ci­do a an­dar en bi­ci­cle­ta”, di­ce Llor­de­lla, agre­gan­do que: “Como apa­ga in­cen­dios te­ne­mos mu­chas fae­nas que re­quie­ren mu­chas ho­ras de tra­ba­jo, cuan­do hay al­gún fue­go po­de­mos es­tar to­do un día tra­ba­jan­do. Re­quie­res un gran fon­do fí­si­co y psi­co­ló­gi­co, tal como pa­sa arri­ba de la bi­ci­cle­ta. Hay que ser fuer­te de ‘co­co’”.

Eso sí, el es­pa­ñol acla­ra: “An­tes de ser bom­be­ro ya era ci­clis­ta. Es­to es al­go que se lle­va den­tro”.

El Ja­ba­lí no quie­re pa­rar. Quie­re con­ti­nuar con su vida arri­ba de las dos rue­das y no ba­jar­se de los ca­rros de bom­be­ro. “Es­pe­ro po­der po­der dis­fru­tar de la bi­ci­cle­ta por mu­chos años más. Y bueno, lo de bom­be­ro ter­mi­na­rá cuan­do ten­ga 60 años, cuan­do me re­ti­re”, di­ce Llor­de­lla, quien se de­fi­ne a sí mis­mo de una ma­ne­ra muy con­cre­ta: “Me con­si­de­ro al­guien con ac­ti­tud de ci­clis­ta, pe­ro con la pro­fe­sio­na­li­dad de un bom­be­ro”, de­cla­ra el his­pano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.