La mi­tad de los san­tia­gui­nos no tie­ne ami­gos en su ba­rrio

Con­clu­sión es par­te de un es­tu­dio de la U. An­drés Be­llo que in­da­gó en la ca­li­dad de vida en las prin­ci­pa­les co­mu­nas del Gran San­tia­go. Fe­nó­meno se ge­ne­ra, en­tre otras ra­zo­nes, por el au­men­to de la des­con­fian­za en­tre las per­so­nas y la fal­ta de cohe­sión soc

La Tercera - - SOCIEDAD - Carlos González Is­la Clau­dia Mo­ra Mau­ro Ba­sau­re Mar­ga­ri­ta Ma­ría Errá­zu­riz Mauricio Cu­la­govs­ki

“La de­sigual­dad ge­ne­ra una ero­sión de la cohe­sión so­cial y al­tos ni­ve­les de des­con­fian­za, y eso per­mea la so­cie­dad, la fal­ta de re­la­ción con el otro, don­de ca­da uno es res­pon­sa­ble de su suer­te”, di­ce Clau­dia Mo­ra, di­rec­to­ra de investigación de la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les de la U. An­drés Be­llo, so­bre las pro­ba­bles cau­sas que po­drían es­tar tras la fal­ta de la­zos hu­ma­nos que hoy se ge­ne­ran en los ba­rrios de la ca­pi­tal.

Se­gún el es­tu­dio “Ca­li­dad de vida en el Gran San­tia­go”, rea­li­za­do por el plan­tel en 2014, el 49% de los san­tia­gui­nos re­co­no­ce que no tie­ne mu­chos ami­gos en el ba­rrio, un 78,7% no es­tá afi­lia­do a nin­gu­na agru­pa­ción y un 58,2% le de­di­ca po­co tiem­po a la co­mu­ni­dad.

Pa­ra confeccionar la me­di­ción, los in­ves­ti­ga­do­res, jun­to a la con­sul­to­ra Mauricio Cu­la­govs­ki & Aso­cia­dos, en­tre­vis­ta­ron a mil per­so­nas en 34 de las 52 co­mu­nas de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, pa­ra eva­luar tres di­men­sio­nes que mi­den el bie­nes­tar sub­je­ti­vo: el es­pa­cio fí­si­co, el tiem­po y la con­vi­ven­cia.

“Lo que su­ce­de es que nun­ca se le pres­ta aten­ción a lo que real­men­te le pa­sa a las per­so­nas en el co­ti­diano vi­vir. Es co­sa de ca­mi­nar por las ca­lles y ver las ca­ras de las per­so­nas. No son ca­ras ale­gres ni son­rien­tes”, ex­pli­ca Mar­ga­ri­ta Ma­ría Errá­zu­riz, so­ció­lo­ga y de­ca­na de la fa­cul­tad, so­bre las ra­zo­nes que ori­gi­na­ron el es­tu­dio.

Mau­ro Ba­sau­re, doc­tor en Fi­lo­so­fía y coau­tor de la investigación, plantea que el por­cen­ta­je de per­so­nas que re­co­no­ce no te­ner ami­gos en el ba­rrio tie­ne ma­ti­ces se­gún el gru­po so­cio­eco­nó­mi­co, pe­ro el de­no­mi­na­dor co­mún es la “in­di­vi­dua­li­za­ción”. “Es un fe­nó­meno en el que tran­si­tan to­das las so­cie­da­des mo­der­nas, que es par­te de la vida ur­ba­na”. El in­ves­ti­ga­dor sos­tien­te que hoy los víncu­los son más es­tre­chos en la le­ja­nía geo­grá­fi­ca, ya sea por el tra­ba­jo o por­que exis­ten gru­pos afi­nes en otros lu­ga­res.

El con­sul­tor Mauricio Cu­la­govs­ki, en tan­to, di­ce que “lo que ex­pli­ca en gran me­di­da es­ta fal­ta de ami­gos es el cli­ma de des­con­fian­za en los otros, mo­ti­va­do por los al­tos ni­ve­les de de­lin­cuen­cia y dro­gas en los ve­cin­da­rios más vul­ne­ra­bles que, tra­di­cio­nal­men­te, han si­do los más ‘amis­to­sos’”.

Con­sul­ta­do por los re­sul­ta­dos del es­tu­dio, el psi­quiá­tra y es­cri­tor Mar­co An­to­nio de la Parra, ex­pli­ca que “cier­ta­men­te ca­da vez más des­con­fia­mos del ve­cino. Vi­vi­mos en for­ta­le­zas, to­rre­tas, cas­ti­llos. La ca­lle es una ame­na­za”. A su jui­cio, tam­bién cues­ta es­tre­char la­zos a raíz de la tec­no­lo­gía. “Hoy hay mu­cha pan­ta­lla, mu­cho ta­ble­ta, mu­cho cha­teo, po­ca mi­ra­da ca­ra a ca­ra”, di­ce.

Ciu­dad ama­ble

El es­tu­dio tam­bién arro­jó que el 51% de los ha­bi­tan­tes del Gran San­tia­go es­tá “de acuer­do” o “muy de acuer­do” con que la vio­len­cia es un pro­ble­ma gra­ve, ci­fra que en los sec­to­res vul­ne­ra­bles al­can­za al 66%. Asi­mis­mo, el 36% es­ti­ma que una de las ne­ce­si­da­des más ur­gen­tes es la ne­ce­si­dad de más áreas ver­des, par­ques y pla­zas. Pe­ro pe­se a es­tos in­di­ca­do­res, so­lo un 71% es­ta­ría dis­pues­to a cam­biar­se a otra re­gión. “Los san­tia­gui­nos pa­re­cen pre­fe­rir que­dar­se en el ba­rrio don­de han vi­vi­do to­da la vida, por­que no co­no­cen otro San­tia­go, y eso es pro­duc­to de la se­gre­ga­ción ur­ba­na”, di­ce la in­ves­ti­ga­do­ra Clau­dia Mo­ra.

Pa­ra el ur­ba­nis­ta Iván Po­du­je, las ba­rre­ras que im­po­ne la ciu­dad pa­ra in­cre­men­tar las re­la­cio­nes hu­ma­nas va­rían se­gún la co­mu­na. Por ejem­plo, en sec­to­res de ba­jos in­gre­sos las prin­ci­pa­les di­fi­cul­ta­des son la in­se­gu­ri­dad, y el de­te­rio­ro y la fal­ta de man­ten­ción de los es­pa­cios co­mu­nes en con­do­mi­nios so­cia­les.

Pa­ra crear una ciu­dad más ama­ble re­co­mien­da re­cu­pe­rar, fo­res­tar e ilu­mi­nar si­tios eria­zos y zo­nas aban­do­na­das, es­pe­cial­men­te en la pe­ri­fe­ria; in­cen­ti­var la mix­tu­ra y di­ver­si­dad de ac­ti­vi­da­des; y en zo­nas más re­si­den­cia­les, crear zo­nas de trá­fi­co cal­ma­do, don­de se li­mi­ta la ve­lo­ci­dad y el flu­jo de au­tos en­san­chan­do ve­re­das y cam­bian­do pa­vi­men­tos. “La de­sigual­dad ge­ne­ra una ero­sión de la cohe­sión so­cial y eso per­mea la so­cie­dad”. “Es un fe­nó­meno en el que tran­si­tan so­cie­da­des mo­der­nas, es par­te de la vida ur­ba­na”. “Nun­ca se le pres­ta aten­ción a lo que le pa­sa a las per­so­nas en el co­ti­diano vi­vir”. “Lo que ex­pli­ca en gran me­di­da es­ta fal­ta de ami­gos es el cli­ma de des­con­fian­za”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.