Nos­tal­gia pre­fa­bri­ca­da

La Tercera - - SOCIEDAD - Al­va­ro Bi­sa­ma

RE­SUL­TA in­tere­san­te que Ni­co­lás Que­si­lle, uno de los pro­duc­to­res en­tre­vis­ta­dos en Reality.Doc de Ca­nal 13, se re­fie­ra a Pro­ta­go­nis­tas de la fa­ma como un mo­vi­mien­to so­cial qui­zás más im­por­tan­te que las mo­vi­li­za­cio­nes es­tu­dian­ti­les del 2011. “La so­cie­dad es­ta­ba pre­pa­ra­da y la ju­ven­tud era otra”, di­jo Que­si­lle con se­rie­dad cuan­do se re­fi­rió a lo que pa­só con ese show del año 2003, ha­blan­do como un so­ció­lo­go ama­teur que sa­le a ven­der un pro­gra­ma de en­tre­ten­ción como una he­rra­mien­ta de investigación an­tro­po­ló­gi­ca.

Pe­ro él no fue el úni­co. Aquel fue el tono que pre­do­mi­nó en el pro­gra­ma, el de cier­ta gra­ve­dad que ser­vía pa­ra cons­truir la mi­to­lo­gía re­tros­pec­ti­va de los reali­ties que el ca­nal vie­ne ex­hi­bien­do ha­ce más de una dé­ca­da. Una mi­to­lo­gía que es en­ga­ño­sa pe­ro di­ver­ti­da; una tri­via don­de ca­ben los de­ta­lles del co­mien­zo del gé­ne­ro en Chile, el sur­gi­mien­to de Al­va­ro Ba­lle­ro como la pri­me­ra es­tre­lla del for­ma­to, las ten­sio­nes in­ter­nas en­tre los par­ti­ci­pan­tes y la cró­ni­ca del epi­so­dio don­de DJ Black le en­tre­gó una mis­te­rio­sa pas­ti­lla a la ex mo­de­lo Cathy Ba­rri­ga (aho­ra con­se­je­ra re­gio­nal por la UDI en Mai­pú, Es­ta­ción Cen­tral y Ce­rri­llos) en La Gran­ja VIP.

Por su­pues­to. To­do aque­llo es su­per­fi­cial. En el fon­do, Reality.Doc des­can­sa en un mor­bo ape­nas re­suel­to que tie­ne que ver con pre­gun­tas más o me­nos ob­vias que se va­dean a gol­pes de au­to­com­pla­cen­cia: ¿quién tu­vo se­xo con quién?¿es­tu­vie­ron arre­gla­das las vo­ta­cio­nes? ?¿quién fue me­di­ca­do?¿cuán­to par­ti­ci­pó la pro­duc­ción en el di­se­ño de las tra­mas?

Na­da de eso es­tá en pan­ta­lla por­que el pro­gra­ma, en reali­dad, fue pura pu­bli­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal. De es­te mo­do, hay que pen­sar en el show como un ejer­ci­cio de so­lip­sis­mo fe­roz como si fue­se una me­mo­ria he­cha de re­me­dos, lle­na de un pe­so fal­so e im­pos­ta­do. Pa­ra quie­nes vi­mos to­dos esos reali­ties aquel ges­to re­sul­ta ar­ti­fi­cial y fa­lli­do pues uno de los me­jo­res atri­bu­tos del for­ma­to era jus­ta­men­te su li­ge­re­za, el mo­do obli­cuo con el que abor­dan los pro­ble­mas de la cul­tu­ra, ha­cien­do de la ba­na­li­dad en­ten­di­da como en­tre­te­ni­mien­to. De es­te mo­do, la nos­tal­gia, más que es­tar aso­cia­da a una ac­ti­tud ge­ne­ra­cio­nal, es al­go acá más bien ri­dícu­lo al mo­do de la con­fe­sión de un Ar­tu­ro Long­ton que de­cla­ra ha­ber ido­la­tra­do a Ba­lle­ro pues en­con­tró en él un mo­de­lo ejem­plar a la ho­ra de ha­cer una ca­rre­ra te­le­vi­si­va.

To­do es­to es tan tris­te como sue­na pe­ro tam­bién es en­ten­di­ble en la ló­gi­ca del for­ma­to. Las es­tre­llas de reality son fi­gu­ras de com­bus­tión rá­pi­da y otor­gar­les una den­si­dad re­tros­pec­ti­va im­pli­ca qui­tar­les to­da la fres­cu­ra que fue su me­jor vir­tud pues en ellas (en Ba­lle­ro, Long­ton, Pa­me­la Díaz o Cathy Ba­rri­ga) nos im­por­ta tan­to su éxi­to como los mo­dos que tu­vie­ron pa­ra de­gra­dar­se y vol­ver­se en ca­ri­ca­tu­ras pú­bli­cas. Es ahí, en esos ar­cos na­rra­ti­vos, don­de es po­si­ble leer las se­ña­les de épo­ca más in­tere­san­tes que Reality.Doc quie­re mos­trar.

Por lo mis­mo, lla­ma la aten­ción que el ges­to ce­le­bra­to­rio del pro­gra­ma su­pri­ma cual­quier con­tex­to, como si de Vasco Moulian a Don Francisco, de Ser­gio Nakasone a Car­la­lí (una mu­cha­cha cu­yo úni­co mé­ri­to fue ser la pri­me­ra eli­mi­na­da de Pro­ta­go­nis­tas de la fa­ma), to­dos quie­nes ha­blan si­guie­ran en­ce­rra­dos en un bún­ker o una ca­sa de Pir­que sin to­par­se con al­gu­na cla­se de vida real. Cual­quier lec­tu­ra ge­ne­ra­cio­nal es­tá su­pe­di­ta­da a ese con­tex­to, que es el mis­mo que le dio sen­ti­do a pro­gra­mas como Ro­jo, Me­kano o Yin­go y que ali­men­tó los pro­gra­mas de fa­rán­du­la, que has­ta el día de hoy cu­bren con frui­ción cual­quier mi­nu­cia de ese Olim­po qui­zás im­pre­sen­ta­ble.

Reality.Doc es en ese sen­ti­do, un pro­gra­ma in­tras­cen­den­te. No hay na­da en él que no hu­bie­ra sa­li­do en SQP o Primer plano. Nin­gu­na re­ve­la­ción que no se sos­pe­cha­ra, que no hu­bie­se si­do cu­bier­ta como un ru­mor am­pli­fi­ca­do, como el dra­ma la­cri­mó­geno que sur­ge de un cahuín idio­ta. Lo úni­co nue­vo es jus­ta­men­te la pom­pa con la que tra­ta de in­ven­tar su pro­pia nos­tal­gia; aque­lla pre­ten­sión de des­cri­bir la fan­ta­sía de un cam­bio so­cial del Chile del nue­vo si­glo ahí don­de no hu­bo más que te­le­vi­sión; bue­na o trash, im­por­ta po­co, pe­ro te­le­vi­sión al fin y al ca­bo.

FO­TO: CA­NAL 13.

RRAl­va­ro Ba­lle­ro, icono de los reality shows, en el pro­gra­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.