Pro­yec­to de ley eli­mi­na obli­ga­ción de mé­di­cos de de­nun­ciar abor­tos

Ini­cia­ti­va in­di­ca que pri­ma­rá la con­fi­den­cia­li­dad en­tre el pro­fe­sio­nal y la pa­cien­te en lu­gar de la obli­ga­ción de de­nun­ciar. Co­le­gio Mé­di­co apo­ya la pro­pues­ta por con­si­de­rar una “car­ga” te­ner que pre­sen­tar los ca­sos de mu­je­res que in­te­rrum­pen su ges­ta­ción

La Tercera - - TEMAS DE HOY - S. La­brín, O. Fernández y J. Ma­tus Magali Pa­che­co, Li­dia Po­za, Pa­tri­cio Za­pa­ta,

La obli­ga­ción le­gal que tie­nen los mé­di­cos de de­nun­ciar un abor­to po­dría ter­mi­nar. Es­te es otro de los cam­bios que es­ta­ble­ce el pro­yec­to de ley ela­bo­ra­do por el go­bierno, el que des­pe­na­li­za la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo cuan­do la vida de la ma­dre co­rra pe­li­gro, por ca­sos de vio­la­ción o cuan­do el em­brión o fe­to ten­ga una al­te­ra­ción con­gé­ni­ta in­com­pa­ti­ble con la vida ex­tra­ute­ri­na.

El men­sa­je pre­si­den­cial ad­jun­ta­do a la ini­cia­ti­va se­ña­la que la mo­di­fi­ca­ción “bus­ca pri­vi­le­giar el de­ber de con­fi­den­cia­li­dad por so­bre el de­ber de de­nun­cia an­te una in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo rea­li­za­da por la mu­jer o por un ter­ce­ro con su con­sen­ti­mien­to”, de­ta­lla el pro­yec­to de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let. “Con ello, se per­mi­te que la re­la­ción mé­di­co-pa­cien­te no es­té con­di­cio­na­da por la ame­na­za pe­nal”, di­ce el men­sa­je.

Se­gún el ar­tícu­lo 175 del Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal, hoy vi­gen­te, los mé­di­cos y je­fes de re­cin­tos hos­pi­ta­la­rios o clí­ni­cas es­ta­rán obli­ga­dos a de­nun­ciar cuan­do “no­ta­ren en una per­so­na o en un ca­dá­ver se­ña­les de en­ve­ne­na­mien­to o de otro de­li­to al exa­mi­nar”. El ar­tícu­lo 200, so­bre le­sio­nes cor­po­ra­les, es­ta­ble­ce que to­da per­so­na a car­go de un hos­pi­tal u otro es­ta­ble­ci­mien­to de sa­lud “da­rá en el ac­to cuen­ta al fis­cal de la en­tra­da de cual­quier in­di­vi­duo que tu­vie­re le­sio­nes cor­po­ra­les de sig­ni­fi­ca­ción”.

El pro­yec­to de Ley agre­ga a am­bos ar­tícu­los una ex­cep­ción: el de­li­to de abor­to, “res­pec­to del cual pri­ma el de­ber de con­fi­den­cia­li­dad”.Hoy los fa­cul­ta­ti­vos que in­cu­rren en la omi­sión de de­nun­cia arries­gan­mul­tas de $ 43 mil a $ 172 mil.

Li­dia Po­za, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Ma­gis­tra­das -or­ga­ni­za­ción que agru­pa a más de 90 jue­zas- di­jo so­bre la eli­mi­na­ción de esas san­cio­nes que “el he­cho de que apa­rez­ca en la ley pue­de ser un avan­ce en re­la­ción con las ob­je­cio­nes del cuer­po mé­di­co (...). Es­to los li­be­ró de al­gu­na ma­ne­ra, pe­ro la ex­pe­rien­cia en otros paí­ses di­ce que la de­nun­cia tie­ne que ver con la di­rec­ción ad­mi­nis­tra­ti­va de los cen­tros hos­pi­ta­la­rios más que con los pro­fe­sio­na­les que atien­den al pa­cien­te”. Agre­gó que “es­ta­mos por una des­pe­na­li­za­ción to­tal del abor­to. La úni­ca dis­cu­sión po­si­ble es cuán­do se rea­li­za la in­te­rrup­ción (del em­ba­ra­zo)”.

Magali Pa­che­co, vi­ce­pre­si- den­ta del Co­le­gio Mé­di­co, ma­ni­fes­tó que “me pa­re­ce bien que se man­ten­ga la con­fi­den­cia­li­dad mé­di­co pa­cien­te, sin que se de­ba de­nun­ciar. Es una car­ga tre­men­da el de­nun­ciar a una mu­jer”.

El abo­ga­do cons­ti­tu­cio­na­lis­ta Pa­tri­cio Za­pa­ta, in­di­có so­bre el cam­bio de nor­ma que “cuan­do se pro­du­ce una si­tua­ción que po­dría ser cons- ti­tu­ti­va de abor­to de­bie­ra pri­mar el de­ber del pro­fe­sio­nal de ha­cer pre­sen­te es­tas cir­cuns­tan­cias (de­nun­ciar), a me­nos que es­tu­vié­ra­mos den­tro de las tres hi­pó­te­sis de la ley, en eso tres ca­sos, pri­ma­ría la con­fi­den­cia­li­dad”.

Vio­la­ción

Magali Pa­che­co pi­de pre­ci­sar un pun­to de la nue­va nor­ma­ti­va que se dis­cu­ti­rá en el Con­gre­so: el ac­ce­so a las pres­ta­cio­nes en los ca­sos de mu­je­res vio­la­das que de­nun­cian días des­pués del he­cho y que ya no re­gis­tran le­sio­nes. “Es com­ple­jo de com­pro­bar­lo días des­pués”, di­jo.

En el ca­so de las me­no­res de 14 años, el pro­yec­to con­tem­pla que los mé­di­cos po­drán “pres­cin­dir” de la au­to­ri­za­ción del re­pre­sen­tan­te le­gal de la ni­ña cuan­do es­ti­me que “se ex­pon­drá a la me­nor a un ries­go de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, coac­ción, ame­na­za o mal­tra­to”. El nue­vo tex­to pro­po­ne que un equi­po de sa­lud se­rá el que acre­di­te si ocu­rrió una vio­la­ción al exa­mi­nar a la víc­ti­ma, lo que evi­ta­rá que se so­me­ta a un pro­ce­so pe­nal pa­ra rea­li­zar el abor­to. “Me pa­re­ce bien que se man­ten­ga la con­fi­den­cia­li­dad mé­di­co pa­cien­te, sin que se de­ba de­nun­ciar” “El he­cho que apa­rez­ca en la ley pue­de ser un avan­ce en re­la­ción con las ob­je­cio­nes del cuer­po mé­di­co”. “Si es­tu­vié­ra­mos den­tro de las tres hi­pó­te­sis de la ley, pri­ma­ría la con­fi­den­cia­li­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.