So­bre el abor­to

La Tercera - - OPINIÓN -

EL GO­BIERNO ha da­do a co­no­cer una ini­cia­ti­va que bus­ca la “Des­pe­na­li­za­ción de la in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo en tres cau­sa­les”. Es­ta­ba anun­cia­do en el pro­gra­ma de la Pre­si­den­ta Ba­che­let y, por lo mis­mo, ha­bía per­fec­to tí­tu­lo pa­ra pre­sen­tar­lo.

En lo per­so­nal, en to­do ca­so, con­si­de­ro que el pro­yec­to in­di­ca­do es in­ne­ce­sa­rio y pe­li­gro­so. He da­do a co­no­cer, pú­bli­ca­men­te, mis ra­zo­nes pa­ra pen­sar de esa ma­ne­ra. Lo hi­ce an­tes de la elec­ción pre­si­den­cial (cuan­do, en el de­ba­te le­gis­la­ti­vo de una ini­cia­ti­va si­mi­lar en 2011, ela­bo­ré un do­cu­men­to pa­ra los se­na­do­res DC); lo hi­ce –tam­bién- du­ran­te la cam­pa­ña (en el mar­co de la dis­cu­sión pro­gra­má­ti­ca de la Nue­va Ma­yo­ría) y lo di­je, fi­nal­men­te, el año pa­sa­do (sus­cri­bien­do jun­to a So­le­dad Al­vear y otros, una de­cla­ra­ción pu­bli­ca­da en es­te mis­mo dia­rio).

En es­ta oca­sión, más que vol­ver a for­mu­lar mis ra­zo­nes so­bre el fon­do, me gus­ta­ría de­te­ner­me en la po­lé­mi­ca que se ha sus­ci­ta­do a pro­pó­si­to de la cláu­su­la del pro­yec­to que per­mi­ti­ría a un mé­di­co abs­te­ner­se de par­ti­ci­par en los abor­tos des­pe­na­li­za­dos “cuan­do hu­bie­ra ma­ni­fes­ta­do su ob­je­ción de con­cien­cia al di­rec­tor del es­ta­ble­ci­mien­to de sa­lud, en for­ma es­cri­ta y pre­via”. Como se sa­be, es­te pun­to ha da­do lu­gar a un in­ten­so de­ba­te. Mien­tras el rec­tor de la UC ha ma­ni­fes­ta­do que, en ra­zón de los prin­ci­pios que de­fi­nen a esa uni­ver­si­dad, los cen­tros mé­di­cos li­ga­dos a ella no prac­ti­ca­rán abor­tos, hay quie­nes han se­ña­la­do que, da­do que la ob­je­ción de con­cien­cia es el re­cla­mo que ha­ce un in­di­vi­duo con­tra una ley que vio­len­ta sus con­vic­cio­nes mo­ra­les más pro­fun­das, no ca­be que la in­vo­que una cor­po­ra­ción. Al­gu­nos, in­clu­so, han se­ña­la­do que las ins­ti­tu­cio­nes que se rehu­sa­ran a prac­ti­car es­te ti­po de abor­tos de­bie­ran per­der to­do ti­po de apor­te o apo­yo es­ta­tal.

La po­lé­mi­ca par­te de una con­fu­sión con­te­ni­da, des­gra­cia­da­men­te, en el pro­pio pro­yec­to. Lo que la Pre­si­den­ta Ba­che­let com­pro­me­tió, y pre­sen­tó, es un pro­yec­to pa­ra “des­pe­na­li­zar” cier­tas hi­pó­te­sis muy ex­cep­cio­na­les de in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo. La idea que sub­ya­ce es que, en esos ca­sos ca­li­fi­ca­dí­si­mos, el uso de la pe­na pe­nal –con to­do lo que ella im­pli­ca- re­sul­ta des­me­di­do, con­tra­pro­du­cen­te o cruel. Des­pe­na­li­zar no sig­ni­fi­ca, sin em­bar­go, que una con­duc­ta que has­ta ayer era de­li­to, pa­sa a ser aho­ra, un de­re­cho fun­da­men­tal que im­po­ne a to­da per­so­na, ins­ti­tu­ción o gru­po, es­ta­tal o pri­va­do, el de­ber de co­la­bo­rar y pres­tar sa­tis­fac­ción a la de­ci­sión de abor­tar. Des­pe­na­li­zar, en su­ma, sig­ni­fi­ca pa­sar de lo ab­so­lu­ta­men­te prohi­bi­do, no a lo obli­ga­to­rio, sino que a lo con­di­cio­na­da­men­te per­mi­ti­do (a la mu­jer que quie­ra, al mé­di­co que acep­te y a la ins­ti­tu­ción que le in­tere­se). Por lo mis­mo, la re­fe­ren­cia del pro­yec­to a la ob­je­ción de con­cien­cia es­tá fue­ra de lu­gar. Se­ría con­gruen­te, sí, con un pro­yec­to de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que re­co­no­cie­ra a to­das las mu­je­res el de­re­cho fun­da­men­tal a de­ci­dir so­bre la con­ti­nua­ción o in­te­rrup­ción de sus em­ba­ra­zos. En esa hi­pó­te­sis, sí po­dría ser útil ex­pli­ci­tar una sa­li­da pa­ra el fa­cul­ta­ti­vo que tie­ne re­ser­vas mo­ra­les con el abor­to. Pe­ro ese se­ría un pro­yec­to muy dis­tin­to al que la Pre­si­den­ta in­clu­yó en su pro­gra­ma. Des­pe­na­li­zar sig­ni­fi­ca pa­sar de lo prohi­bi­do a lo con­di­cio­nal­men­te per­mi­ti­do. Por ello la ob­je­ción de con­cien­cia en el pro­yec­to es­tá fue­ra de lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.