Un país más equi­ta­ti­vo

La Tercera - - OPINIÓN - Ig­na­cio Ira­rrá­za­val

LOS RE­SUL­TA­DOS de la Ca­sen 2013 bien va­lían ser pre­sen­ta­dos en for­ma am­plia y so­lem­ne, y no un tar­dío sá­ba­do de enero. No nos equi­vo­que­mos: ba­jo to­dos los pa­rá­me­tros que en­tre­ga es­ta ver­sión de la en­cues­ta, Chile es hoy un país más equi­ta­ti­vo; es­ta es la prin­ci­pal y más só­li­da con­clu­sión a par­tir de los da­tos en­tre­ga­dos, lo que de­be­ría ale­grar­nos y enor­gu­lle­cer­nos.

Va­mos por par­te. En primer lu­gar, en tér­mi­nos de la po­bre­za, tan­to la me­di­ción tra­di­cio­nal que com­pa­ra los da­tos des­de 1990, la me­di­ción nue­va que in­cor­po­ra nuevos cri­te­rios pa­ra la lí­nea de po­bre­za, como la nue­va mi­ra­da de po­bre­za mul­ti­di­men­sio­nal, to­das mues­tran una ten­den­cia sos­te­ni­da de re­duc­ción de la po­bre­za en­tre 2006 y 2013. Men­ción es­pe­cial me­re­ce la ten­den­cia de la “po­bre­za nue­va”, que en­tre 2011 y 2013 se re­du­ce sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en más de un ter­cio.

Es­tos lo­gros son bas­tan­te des­ta­ca­bles a ni­vel re­gio­nal. Tal como lo re­por­ta el Pa­no­ra­ma So­cial 2014 de la Ce­pal, Chile y Uru­guay tie­nen las ta­sas más ba­jas de po­bre­za del con­ti­nen­te. La im­por­tan­te re­duc­ción de la po­bre­za de nues­tro país en los úl­ti­mos años se da en un con­tex­to la­ti­noa­me­ri­cano en que “la ta­sa de po­bre­za se man­tu­vo sin di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas con res­pec­to a los ni­ve­les ob­ser­va­dos en 2012” (Ce­pal, 2014). En la re­gión la baja en las ta­sas de po­bre­za se ha des­ace­le­ra­do e in­clu­so re­ver­ti­do.

La re­duc­ción de la po­bre­za es el im­pe­ra­ti­vo más re­le­van­te de la “Teo­ría de la Jus­ti­cia como equi­dad” plan­tea­da por el fi­ló­so­fo John Rawls. Y, aun­que pa­rez­ca reite­ra­ti­vo, la dis­mi­nu­ción de la po­bre­za im­pli­ca un au­men­to en equi­dad.

En se­gun­do lu­gar, la de­sigual­dad me­di­da a par­tir de la me­di­ción tra­di­cio­nal y la nue­va me­di­ción de los in­gre­sos tam­bién ha me­jo­ra­do en for­ma sos­te­ni­da des­de 1990. Ca­da in­di­ca­dor de dis­tri­bu­ción de in­gre­sos mues­tra me­jo­ras, par­ti­cu­lar­men­te en­tre 2009 y 2013, en que es­tas di­fe­ren­cias son es­ta­dís­ti­ca­men­te re­le­van­tes. Con to­do, de­be­mos re­co­no­cer que Chile ha te­ni­do una evo­lu­ción de dis­mi­nu­ción de la de­sigual­dad más len­ta que el res­to del con­ti­nen­te. En los úl­ti­mos 10 años el Coe­fi­cien­te de Gi­ni ha dis­mi­nui­do 7% pa­ra Chile, mien­tras que pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca es­ta ci­fra ba­jó 10%. Nues­tro país es­tá in­ser­to en una re­gión de al­ta de­sigual­dad, don­de es­ta va­ria­ble ex­pe­ri­men­ta cam­bios po­si­ti­vos, pe­ro de for­ma más ale­tar­ga­da. En So­ciety at a glan­ce 2014 de la Ocde, Chile apa­re­ce como el país con la peor dis­tri­bu­ción de in­gre­sos, pe­ro uno de los po­cos que mues­tra me­jo­ras en los úl­ti­mos años.

En su­ma, no de­be con­fun­dir­se el avan­ce más pau­sa­do que es­ta­mos ex­pe­ri­men­tan­do en torno a la de­sigual­dad de in­gre­sos, con el men­sa­je que ha pre­ten­di­do trans­mi­tir­se de un es­tan­ca­mien­to o re­tro­ce­so en es­ta di­men­sión.

Los sig­ni­fi­ca­ti­vos lo­gros que mues­tra la Ca­sen 2013 son fru­to de un lar­go ca­mino de desa­rro­llo en el cual la crea­ción de em­pleo y me­jo­res re­mu­ne­ra­cio­nes han ju­ga­do un rol pre­pon­de­ran­te. Tal como men­cio­na la Ce­pal, el efec­to cre­ci­mien­to ex­pli­ca en for­ma más re­le­van­te los avan­ces en equi­dad. Es­to no obs­ta a man­te­ner y desa­rro­llar po­lí­ti­cas so­cia­les de ca­rác­ter dis­tri­bu­ti­vo que fa­ci­li­ten la in­cor­po­ra­ción al mer­ca­do del tra­ba­jo de las per­so­nas en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad pa­ra lo­grar acor­tar la bre­cha en la de­sigual­dad. Se ha tra­ta­do de trans­mi­tir que Chile es­tá es­tan­ca­do en de­sigual­dad. No es así. Es uno de los po­cos paí­ses que ha pre­sen­ta­do me­jo­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.