Du­das so­bre rol del Mi­nis­te­rio de la Mu­jer El en­fo­que ideo­ló­gi­co que sub­ya­ce a es­ta nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad no con­tri­bui­rá a su­pe­rar la de­sigual­dad de opor­tu­ni­da­des.

La Tercera - - OPINIÓN -

EN ME­DIO del de­ba­te que se ha pro­du­ci­do en torno a las re­for­mas tri­bu­ta­ria, la­bo­ral y edu­ca­cio­nal, pa­só ca­si inad­ver­ti­da la apro­ba­ción del pro­yec­to de ley que crea el Mi­nis­te­rio de la Mu­jer y Equi­dad de Gé­ne­ro. La ini­cia­ti­va, que trans­for­ma el ac­tual Ser­vi­cio Na­cio­nal de la Mu­jer (Ser­nam) pa­ra crear es­ta nue­va re­par­ti­ción, cam­bia ra­di­cal­men­te la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de­di­ca­da a for­ta­le­cer la po­si­ción de la mu­jer en to­dos sus ám­bi­tos, cu­ya ins­pi­ra­ción pa­re­ce apun­tar más ha­cia con­sa­grar una agen­da ideo­ló­gi­ca an­tes que pro­mo­ver la su­pera­ción de las de­sigual­da­des en­tre hom­bres y mu­je­res.

Crear es­te mi­nis­te­rio no pa­re­ce jus­ti­fi­ca­do. El Ser­nam —que con la nue­va ley no des­apa­re­ce, sino que pa­sa a ser un or­ga­nis­mo en­car­ga­do de la di­fu­sión de po­lí­ti­cas orien­ta­das a la equi­dad de gé­ne­ro— ve­nía desem­pe­ñan­do una la­bor ac­ti­va, y ha si­do evi­den­te que en los úl­ti­mos años el país ha da­do pa­sos sus­tan­ti­vos en re­du­cir las dis­cri­mi­na­cio­nes en con­tra de la mu­jer. La in­sis­ten­cia de crear un mi­nis­te­rio —que cier­ta­men­te no trae­rá la vi­si­bi­li­dad que sus pro­mo­to­res pre­ten­den fren­te a otros mi­nis­te­rios “es­tra­té­gi­cos”— pa­re­ce res­pon­der a ca­te­go­rías ya su­pe­ra­das. Así, no pa­re­ce­ría sen­sa­to que la pro­tec­ción a los me­no­res de edad, o las po­lí­ti­cas ha­cia el adul­to ma­yor, se ve­rían me­jor res­guar­da­das trans­for­man­do los res­pec­ti­vos ser­vi­cios en mi­nis­te­rios.

Tam­po­co pa­re­ce ra­zo­na­ble que es­ta nue­va car­te­ra no in­clu­ya den­tro de sus po­lí­ti­cas a los hom­bres. Con es­te va­cío di­fí­cil­men­te se lo­gra­rá el cam­bio cul­tu­ral que se pre­ten­de, y mien­tras esa ló­gi­ca di­co­tó­mi­ca no se su­pere, per­sis­ti­rá la de­sigual­dad de opor­tu­ni­da­des.

El pro­pó­si­to del nue­vo Mi­nis­te­rio no se li­mi­ta só­lo a un cam­bio de es­truc­tu­ra ad­mi­nis­tra­ti­va, sino que da un gi­ro en el ob­je­ti­vo y el en­fo­que que se ha­bía se­gui­do has­ta aho­ra con el Ser­nam. Es­te te­nía como prin­ci­pal mi­sión el di­se­ño y eje­cu­ción de pla­nes y pro­gra­mas des- ti­na­dos a que la mu­jer go­ce de igua­les de­re­chos y opor­tu­ni­da­des que el hom­bre, to­man­do en cuen­ta to­dos los ám­bi­tos en los cua­les la mu­jer se desen­vuel­ve, tan­to la­bo­ral como fa­mi­liar­men­te. La nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad po­ne el eje ex­clu­si­va­men­te en la igual­dad de de­re­chos en­tre hom­bre y mu­jer y en la equi­dad de gé­ne­ro, eli­mi­nan­do to­da re­fe­ren­cia a la fa­mi­lia y su for­ta­le­ci­mien­to. Es­ta mi­ra­da re­sul­ta per­ju­di­cial, pues di­fí­cil­men­te la mu­jer lo­gra­rá una par­ti­ci­pa­ción exi­to­sa en el cam­po de la po­lí­ti­ca, la ac­ti­vi­dad sin­di­cal o so­cial, o en su pro­pio desa­rro­llo pro­fe­sio­nal, si la ac­ción del Es­ta­do ig­no­ra la pro­tec­ción y re­fuer­zo de la fa­mi­lia.

Lla­ma la aten­ción que se bus­que trans­for­mar en mi­nis­te­rio un ser­vi­cio que en ge­ne­ral ha cum­pli­do su rol, por­que en la me­di­da que la ges­tión va sien­do exi­to­sa, la ins­ti­tu­ción de­be­ría ten­der a ex­tin­guir­se —una vez que se lo­gre la ple­na igual­dad ca­re­ce de sen­ti­do man­te­ner es­ta ins­ti­tu­cio­na­li­dad—, pe­ro el pro­yec­to crea­rá una es­truc­tu­ra ca­da vez más den­sa y des­ti­na­da a per­pe­tuar­se. Pa­re­ce ob­vio que ter­mi­nar con un ser­vi­cio se­ría más sim­ple que ha­cer­lo con un mi­nis­te­rio, pe­ro al in­sis­tir en crear es­ta es­truc­tu­ra sur­gen le­gí­ti­mos cues­tio­na­mien­tos so­bre si el ver­da­de­ro ob­je­ti­vo de fon­do es pro­mo­ver la igual­dad de de­re­chos de la mu­jer.

En cuan­to a la equi­dad de gé­ne­ro, el pro­yec­to en­tre­ga una de­fi­ni­ción de és­ta que más bien con­fun­de. En ge­ne­ral, es­te con­cep­to se ha en­ten­di­do tra­di­cio­nal­men­te como el tra­ta­mien­to jus­to, con au­sen­cia de dis­cri­mi­na­ción, que de­be exis­tir ha­cia am­bos se­xos, res­pe­tan­do sus di­fe­ren­cias. Sin em­bar­go, y pa­ra tra­tar de cir­cuns­cri­bir el con­cep­to só­lo al ám­bi­to fe­me­nino, el pro­yec­to lo res­trin­ge a la au­sen­cia de dis­cri­mi­na­ción en con­tra de la mu­jer, res­pec­to al go­ce y ejer­ci­cio de sus de­re­chos hu­ma­nos, de­fi­ni­ción que re­sul­ta am­bi­gua y que no con­tri­bu­ye ne­ce­sa­ria­men­te al ob­je­ti­vo de te­ner una mi­ra­da in­te­gral de la mu­jer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.