Re­que­ri­mien­to al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal

La Tercera - - CORREO - Ro­dri­go La­gos Hir­mas Juan Carlos Va­lle Las­se­rre

Se­ñor di­rec­tor: La de­ci­sión de la Alian­za de re­cu­rrir al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra in­ten­tar blo­quear la nue­va ley elec­to­ral pro­por­cio­nal apro­ba­da por gran ma­yo­ría en el Con­gre­so Na­cio­nal pro­du­ce pu­dor, y me co­nec­ta es­pon­tá­nea­men­te con El Ri

de Eu­gè­ne Io­nes­co. La ma­nio­bra, dis­tan­te de una in­con­sis­ten­cia (como va­rios ana­lis­tas han su­ge­ri­do), es un per­fec­to frac­tal del sin­sen­ti­do. En­si­mis­ma­dos has­ta el has­tío en un rol opo­si­tor se han ex­tra­via­do del cen­tro de su mi­sión. Fur­ti­vos de la em­pa­tía, se han trans­for­ma­do en “ri­no­ce­ron­tes po­lí­ti­cos”.

La ana­lo­gía se con­si­gue ob­ser­van­do dis­tin­tos ac­tos de la mis­ma obra; la obs­tu­sa y de­sa­fian­te re­la­ción que tu­vo RN con “su go­bierno” (ba­jo el li­de­raz­go de Carlos La­rraín), el caos en las pri­ma­rias pre­si­den­cia­les, la com­pli­ci­dad en­tre la UDI y em­pre­sas Pen­ta, son em­ble­má­ti­cos y sig­ni­fi­ca­ti­vos. Y, como si a la tor­ta le fal­ta­ra su guin­da, el “par­ti­do úni­co” y su ideó­lo­go in­vi­tan­do con tono me­siá­ni­co a la ho­mo­ge­nei­dad cuan­do la ten­den­cia es ha­cia la he­te­ro­ge­nei­dad. Lo con­cre­to es que la Alian­za fue aban­do­na­da en las úl­ti­mas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, par­la­men­ta­rias y pre­si­den­cia­les. Las en­cues­tas lo ra­ti­fi­can en la ac­tua­li­dad. Los vo­tos per­di­dos en las par­la­men­ta­rias (me­dian­te sis­te­ma bi­no­mi­nal) le ce­die­ron ma­yo­ría al ofi­cia­lis­mo y per se el po­der po­lí­ti­co pa­ra apro­bar las re­for­mas que tan­to han im­pac­ta­do. En vez de ha­cer la pau­sa, asu­mir los cos­tos, re­fle­xio­nar y re­ini­ciar­se des­de la hu­mil­dad e hi­dal­guía, eli­gen con­ti­nuar an­cla­dos al mis­mo pa­trón que los hun­dió. Mien­tras no se com­ple­te la ca­tar­sis nin­gún nue­vo ac­to, por es­tra­fa­la­rio que pa­rez­ca en su ves­tua­rio y ma­qui­lla­je, evi­ta­rá que es­tos ac­to­res si­gan in­ter­pre­tan­do el li­bre­to del ab­sur­do. tas pa­ra que no se des­mo­ro­ne su sis­te­ma”. Un buen ejem­plo es Haw­king, que tie­ne que ne­gar el prin­ci­pio de cau­sa­li­dad.

El prin­ci­pio más ele­men­tal de cohe­ren­cia re­li­gio­sa es que la exis­ten­cia de Dios no pue­de de­mos­trar­se con arre­glo a nin­gún mé­to­do. Las prue­bas de San­to To­más son ar­gu­men­tos cir­cu­la­res sin va­lor. Si Dios fue­ra de­mos­tra­ble la fe no ten­dría mé­ri­to al­guno. Por el con­tra­rio, en fí­si­ca to­do es fal­sea­ble y de­mos­tra­ble. Ver­da­des es­tric­ta­men­te pro­vi­sio­na­les en cons­tan­te re­vi­sión y co­rrec­ción (ej., fí­si­ca clá­si­ca, fí­si­ca re­la­ti­vis­ta).

Pa­ra me­ter­se con Haw­king, la fí­si­ca y en ge­ne­ral la ciencia, no bas­tan tres o cua­tro fra­ses al vo­leo pa­ra in­si­nuar o sos­te­ner que si al­guien no es cre­yen­te en­ton­ces de­be ne­gar tam­bién to­da la evi­den­cia cien­tí­fi­ca, la cual no só­lo es for­mal sino que se tra­du­ce des­pués en lo­gros con­cre­tos y tan­gi­bles. La fí­si­ca y la cos­mo­lo­gía mo­der­nas son har­to más com­ple­jas y son muy po­cos en es­te pla­ne­ta los que en­tien­den al­go al res­pec­to. Se re­co­mien­da pru­den­cia en las des­ca­li­fi­ca­cio­nes. La teo­ría del Big Bang, en efec­to, es una pro­po­si­ción que no re­quie­re de un agen­te ini­cia­dor ex­terno. El uni­ver­so es cau­sal­men­te ce­rra­do.

Le pue­do ase­gu­rar que a los ateos no se nos “de­rrum­ba el sis­te­ma”.

In­ge­nie­ro ci­vil PUC MSc

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.