Ko­ba­ne re­du­ci­da a rui­nas tras el fin de cua­tro me­ses de ase­dio yiha­dis­ta

La ciu­dad si­ria que des­de sep­tiem­bre so­por­tó el ata­que del Es­ta­do Is­lá­mi­co, se en­cuen­tra aho­ra ba­jo con­trol de los kur­dos. Ko­ba­ne se con­vir­tió en es­ce­na­rio de san­grien­tos en­fren­ta­mien­tos y en epi­cen­tro de una ba­ta­lla em­ble­má­ti­ca pa­ra el EI. Los yiha­dis­tas

La Tercera - - MUNDO - Quen­tin Som­mer­vi­lle (BBC) Ko­ba­ne, Si­ria

Al fi­nal de la Pla­za de la Li­ber­tad, en el cen­tro de Ko­ba­ne, uno es tes­ti­go del cos­to que im­pli­có en­fren­tar al Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) y es alec­cio­na­dor. Al mi­rar al es­te, la de­vas­ta­ción es ca­si com­ple­ta. Ca­da edi­fi­cio, ca­sa, ne­go­cio y ca­lle es­tán en rui­nas.

En una pa­red, so­bre un de­vas­ta­do tea­tro del cen­tro cul­tu­ral de la ciu­dad, Abu Ta­rab, un fran­co­ti­ra­dor del EI, es­cri­bió en ára­be una pro­me­sa pa­ra el pue­blo: “San­gre, san­gre, de­ca­pi­ta­ción, des­truc­ción”. El EI cum­plió en par­te su pro­me­sa: Ko­ba­ne es­tá des­trui­da, pe­ro no es­tá de­rro­ta­da.

La úl­ti­ma pa­la­bra la tie­nen los kur­dos. Ba­jo el gra­fi­ti del EI, un com­ba­tien­te es­cri­bió: “Ko­ba­ne es el pa­tio del Es­ta­do Is­lá­mi­co”.

Unos me­tros más allá, los cuer­pos de tres com­ba­tien­tes del EI se des­com­po­nen al la­do de un crá­ter de­ja­do por un ata­que de la coa­li­ción. La fuer­za de és­te los hi­zo pe­da­zos, in­clu­so, un crá­neo ya­ce en una al­can­ta­ri­lla.

Du­ran­te me­ses se en­fren­ta­ron los yiha­dis­tas del EI con­tra los kur­dos y aún hay mu­chos pe­li­gros acá. Al re­co­rrer el pue­blo se ven gran­des mor­te­ros de ace­ro oxi­dán­do­se en las ca­lles. El Es­ta­do Is­lá­mi­co se pue­de ha­ber ido, pe­ro no es se­gu­ro aún pa­ra que las per­so­nas vuel­van.

Son los kur­dos los que que­da­ron de pie y al­gu­nos tie­nen tro­feos de la ba­ta­lla. Co­no­cí a un com­ba­tien­te que de for­ma or­gu­llo­sa sa­ca de su cha­que­ta la ban­de­ra del EI. Me cuen­ta que los yiha­dis­tas usa­ron au­tos car­ga­dos con ex­plo­si­vos pa­ra ata­car los pun­tos de con­trol. Más de 40 au­to­bom­bas en to­tal, “eso es más que lo que uti­li­za­ron en Mo­sul”, di­ce otro hom­bre.

Des­de esa mis­ma ciu­dad ira­quí, los mi­li­cia­nos tra­je­ron ar­ma­men­to, ar­ti­lle­ría y tan­ques, pa­ra pe­lear acá. Cien­tos de kur­dos mu­rie­ron en los en­fren­ta­mien­tos, pe­ro más de mil com­ba­tien­tes del EI mu­rie­ron tam­bién.

La ma­yo­ría de la gen­te aban­do­nó Ko­ba­ne. Los que se que­da­ron se es­con­die­ron de los fran­co­ti­ra­do­res del EI.

Du­ran­te los en­fren­ta­mien-

En sep­tiem­bre, los yiha­dis­tas ini­cia­ron el ase­dio a Ko­ba­ne. En oc­tu­bre se to­ma­ron 350 pue­blos kur­dos.

A fi­nes de oc­tu­bre, com­ba­tien­tes kur­dos

en­tra­ron a Ko­ba­ne, ayu­da­dos por fuer­zas de

la coa­li­ción.

El 30 de enero, los com­ba­tien­tes kur­dos re­con­quis­ta­ron la ciu­dad.

Lo en­fren­ta­mien­tos de­ja­ron al me­nos 1.800

muer­tos. tos, pe­se al frío y la os­cu­ri­dad, Rahi­ma, sus 12 hi­jos y nie­tos no aban­do­na­ron la ciu­dad. “En­fren­ta­mos pro­ble­mas”, di­ce. “Pa­sa­mos ham­bre, sed, pe­ro no so­mos dis­tin­tos a otros com­ba­tien­tes. Ellos se que­da­ron, no­so­tros nos que­da­mos, es­tá­ba­mos en un sub­te­rrá­neo, cuan­do ellos te­nían co­mi­da la com­par­tían con no­so­tros. Fue di­fí­cil, pe­ro gra­cias a Dios, sa­bía­mos que ga­na­ría­mos”, agre­ga.

Su nie­ta Ley­la de 12 años, res­pon­de or­gu­llo­sa cuan­do se le pre­gun­ta si te­nía mie­do: “Aque­llos que no han vis­to el in­fierno que ocu­rrió acá, lo ve­rán aho­ra”. “Los fun­cio­na­rios kur­dos no nos aban­do­na­ron, va­mos al co­le­gio aho­ra. Es­ta­mos muy fe­li­ces, por­que po­dre­mos vol­ver a nues­tro pue­blo. Ellos li­be­ra­ron nues­tras tie­rras”, aña­dió.

En el pue­blo y en lo que que­da de sus ca­lles hay aho­ra si­len­cio, só­lo se es­cu­chan dis­pa­ros oca­sio­nal­men­te, lo que de­mues­tra que Ko­ba­ne es­tá en paz. Pe­ro sa­car al Es­ta­do Is­lá­mi­co tu­vo un cos­to tre­men­do. Cien­tos de ata­ques de la coa­li­ción apla­na­ron ca­si to­do el pue­blo. Y el EI no se fue le­jos, por­que es­tán a me­nos de ocho ki­ló­me­tros de acá. Así que mien­tras Ko­ba­ne fue li­be­ra­do, la lu­cha con­tra los mi­li­tan­tes con­ti­núa.

Ha­cia el oes­te, en­tre los edi­fi­cios que al­gu­na vez es­ta­ban ba­jo cons­truc­ción, se en­cuen­tra un ce­men­te­rio pa­ra los már­ti­res kur­dos. Hay flo-

FO­TO: AFP

Mu­sa, un jo­ven kur­do de 25 años, vi­gi­la y ob­ser­va des­de un edi­fi­cio la des­truc­ción de Ko­ba­ne el vier­nes pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.