EE.UU. eva­lúa en­viar ar­mas a Ucra­nia tras es­ca­la­da del con­flic­to

La vio­len­cia vol­vió a in­ten­si­fi­car­se en enero. Se­pa­ra­tis­tas anun­cia­ron ayer el au­men­to de sus fuer­zas de com­ba­te a 100 mil hom­bres.

La Tercera - - MUNDO - Cris­ti­na Ci­fuen­tes

Lue­go de la reanu­da­ción de los en­fren­ta­mien­tos en el es­te de Ucra­nia y la pa­ra­li­za­ción de las con­ver­sa­cio­nes de al­to el fue­go, el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se es­tá con­si­de­ran­do en­tre­gar ar­ma­men­to de de­fen­sa y equi­pa­mien­to a las fuer­zas ucra­nia­nas. Así lo re­ve­ló el dia­rio The New York Ti­mes, que acla­ra que si bien el Pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma aún no ha to­ma­do una de­ci­sión so­bre el te­ma, la por­ta­voz del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal di­jo que siem­pre es­tán eva­luan­do otras op­cio­nes, ade­más de la vía di­plo­má­ti­ca.

En es­te sen­ti­do, el Ti­mes re­cuer­da que el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, John Kerry pla­nea vi­si­tar Kiev el jue­ves y es­tá “abier­to a nue­vas dis­cu­sio­nes so­bre en­tre­gar asis­ten­cia le­tal”. Una me­di­da que tam­bién es res­pal­da­da por el se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Chuck Ha­gel. Eso sí en Oc­ci­den­te no to­dos es­tán de acuer­do. Es­to, por­que la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, ase­gu­ró que su país no iba a “apo­yar a Ucra­nia con ar­mas”.

Des­de me­dia­dos de enero que la ten­sión vol­vió a es­ca­lar en el Don­bass (nom­bre que re­ci­ben las re­gio­nes del es­te de Ucra­nia de Do­netsk y Luhansk), lle­gan­do a los ni­ve­les que exis­tían an­tes de la tre­gua fir­ma­da en Minsk el 5 de sep­tiem­bre pa­sa­do. De he­cho, más de 50 per­so­nas mu­rie­ron en los en­fren­ta­mien­tos du­ran­te el fin de se­ma­na, mien­tras que el sá­ba­do fra­ca­só el úl­ti­mo in­ten­to de en­con­trar una sa­li­da al con­flic­to en una reunión en Minsk a la que asis­tie­ron re­pre­sen­tan­tes de Kiev, los se­pa­ra­tis­tas, Ru­sia y la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Se­gu­ri­dad y la Coope­ra­ción en Eu­ro­pa (Osce).

Por otro la­do, en un anun­cio que ha si­do con­si­de­ra­do por los ana­lis­tas como una de­mos­tra­ción de que los re­bel­des quie­ren ocu­par la to­ta­li­dad del es­te del país, Ale­xan­der Zak­har­chen­ko, lí­der de la au­to­pro­cla­ma­da Re­pú­bli­ca Po­pu­lar de Do­netsk (DNR), anun­ció ayer que pre­ten­den ele­var su fuer­za de com­ba­te a 100.000 hom­bres pa­ra com­ba­tir al Ejér­ci­to ucra­niano y la rea­li­za­ción de una mo­vi­li­za- ción ge­ne­ral. Pa­ra Ser­gui Zgu­rets, un ex­per­to mi­li­tar in­de­pen­dien­te en Kiev con­sul­ta­do por la agen­cia Fran­ce Pres­se, es­te anun­cio po­dría pre­sa­giar la lle­ga­da de im­por­tan­tes re­fuer­zos des­de Ru­sia, cu­yo go­bierno des­mien­te cual­quier im­pli­ca­ción en el con­flic­to.

El avan­ce de los re­bel­des, lle­vó a que el Pre­si­den­te ucra­niano, Pe­tro Po­ros­hen­ko, es­ti­ma­ra el mes pa­sa­do que el nú­me­ro de tro­pas ru­sas en el es­te de su país ya al­can­za los 9.000 efec­ti­vos.

La es­ca­la­da de vio­len­cia y los re­por­tes de la pre­sen­cia de sol­da­dos ru­sos en el es­te de Ucra­nia ha ge­ne­ra­do que mu­chos se pre­gun­ten so­bre las in­ten­cio­nes del Pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin.

“De­ses­pe­ra­ción”

Se­gún el se­ma­na­rio bri­tá­ni­co, The Eco­no­mist, lo que es­tá ocu­rrien­do es “una se­ñal de la de­ses­pe­ra­ción” del man­da­ta­rio. “La ane­xión de Cri­mea y la gue­rra en Ucra­nia han ayu­da­do a Pu­tin a con­so­li­dar su po­der en el país. Pe­ro a me­di­da que la eco­no­mía se de­te­rio­ra no pue­de cos­tear per­der el es­te de Ucra­nia y pa­re­ce atra­pa­do por la ló­gi­ca de la es­ca­la­da del con­flic­to”, se­ña­ló la re­vis­ta.

De acuer­do con el cen­tro de es­tu­dios Strat­for, el nue­vo es­ta­lli­do de vio­len­cia po­dría ser un in­di­cio de una ofen­si­va ha­cia Ma­riu­pol, con el fin de ex­ten­der la in­fluen­cia pro­rru­sa en Ucra­nia y po­ten­cial­men­te crear un cin­tu­rón (cu­ya crea­ción ha si­do ru­mo­rea­da por mu­cho tiem- po) que co­nec­te el lí­mi­te nor­te de Cri­mea. Pa­ra tal ase­ve­ra­ción, Strat­for se­ña­la que el sis­te­ma de mi­si­les que se ha usa­do im­pli­ca pre­pa­ra­ción y res­pal­do lo­gís­ti­co que in­vo­lu­cra la par­ti­ci­pa­ción de tro­pas ru­sas, en­tre ellos ma­ri­nes ru­sos. Por otro la­do, se­gún con­sig­nó ayer la agen­cia de no­ti­cias Itar Tass, Pu­tin es­tá “ex­tre­ma­da­men­te preo­cu­pa­do” por la si­tua­ción en el es­te de Ucra­nia y ha pe­di­do a los ban­dos ri­va­les que pon­gan fin a los en­fren­ta­mien­tos.

FO­TO: REUTERS

Un guar­dia del mi­nis­te­rio de De­fen­sa de Ucra­nia, tra­ta de arres­tar a un miem­bro del ba­ta­llón Ay­dar que en­tró a las de­pen­den­cias de la car­te­ra du­ran­te una pro­tes­ta ayer en Kiev.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.