Lo an­te­rior im­pli­có las pri­me­ras for­ma­li­za­cio­nes pe­na­les del ca­so.

La Tercera - - NEGOCIOS -

mar­zo del mis­mo año. El fis­cal Mo­ra­les, en su investigación pre­via y lue­go de una in­cau­ta­ción en las ofi­ci­nas de la au­di­to­ra PwC, que tra­ba­ja con to­das las so­cie­da­des cas­ca­das y la mi­ne­ra no me­tá­li­ca SQM, dio só­lo con ac­tas del 28 de mar­zo. Se tra­ta de los lla­ma­dos “bo­rra­do­res” de las ac­tas del 29 de mar­zo, como los ha ca­li­fi­ca­do la de­fen­sa de Mot­ta, que en­ca­be­za el abo­ga­do Ju­lián López, y que nun­ca lle­ga­ron a ma­nos de la SVS. Lo mis­mo su­ce­dió con las ac­tas cues­tio­na­das del 20 de abril de 2011.

El cues­tio­na­mien­to en las su­pues­tas ac­tas fal­sas, tie­ne que ver con la au­sen­cia de in­for­ma­ción so­bre una ope­ra­ción bur­sá­til en- tre Pam­pa Ca­li­che­ra y Oro Blan­co. Las que re­ci­bió la SVS, sí con­tie­nen esa in­for­ma­ción y, de he­cho, el re­gu­la­dor mul­tó por ellas en la lla­ma­da aris­ta “Lin­zor” de la investigación ad­mi­nis­tra­ti­va. Pe­se a ello, en su pro­pia investigación Jo­sé Mo­ra­les con­si­de­ró que la even­tual ma­ni­pu­la­ción de di­chas ac­tas ha­bría per­ju­di­ca­do de to­das for­mas la la­bor de la SVS.

Y así lo re­co­no­ció el re­gu­la­dor en su pe­ri­ta­je, al se­ña­lar que la en­tre­ga de las ac­tas del 29 de mar­zo “obs­ta­cu­li­zó el ejer­ci­cio de la fun­ción fis­ca­li­za­do­ra y san­cio­na­to­ria de es­ta Su­pe­rin­ten­den­cia”. Ello, se­gún ex­pli­có la SVS, por­que la lle­vó a la con­clu­sión de que tal ope­ra­ción (Lin­zor) ha­bría si­do apro­ba­da por tres di­rec­to­res, dis­tin­tos del Sr. Ju­lio Pon­ce Le­rou, lo cual re­sul­tó ser un ele­men­to im­por­tan­te pa­ra, en un prin­ci­pio, no desa­rro­llar una investigación con­tra los di­rec­to­res de Oro Blan­co y Pam­pa Ca­li­che­ra (…) y des­car­tar que ta­les ope­ra­cio­nes te­nían el ca­rác­ter de con­cer­ta­das”.

Asi­mis­mo, el re­gu­la­dor di­jo en su in­for­me que “las ac­tas re­ci­bi­das por es­te Ser­vi­cio fue­ron fun­cio­na­les a las de­fen­sas de los se­ño­res Pon­ce y Mot­ta”. Lo an­te­rior, en fun­ción de un su­pues­to d e s c o n o c i mi e n t o q u e h a b r í a plan­tea­do la de­fen­sa de Pon­ce so­bre la ope­ra­ción, en el mar­co de la investigación que lle­vó ade­lan­te la SVS en su mo­men­to. Sin em­bar­go, la fir­ma de Pon­ce apa­re­ce, se­gún el in­for­me, en to­das las ac­tas, sal­vo en las del 28 de mar­zo de Pam­pa Ca­li­che­ra.

El pe­ri­ta­je, sin em­bar­go, no ha­ce re­fe­ren­cia al su­ma­rio in­terno y re­ser­va­do que ini­ció la SVS por la pér­di­da de ac­tas que se de­tec­tó en me­dio de la so­li­ci­tud del in­for­me por par­te del fis­cal Mo­ra­les. De he­cho, en la au­dien­cia de for­ma­li­za­ción pe­nal, la de­fen­sa de Mot­ta plan­teó du­das so­bre ese te­ma y tam­bién so­bre la so­li­dez de la con­clu­sión de la SVS en su pe­ri­ta­je. Es­to, se­gún la de­fen­sa, por­que si bien la SVS di­ce que se “obs­ta­cu­li­zó” su tra­ba­jo, de to­das for­mas mul­tó por las ope­ra­cio­nes cues­tio­na­das, las cua­les sí fue­ron in­for­ma­das en las ac­tas del 29 de mar­zo de 2011 que se le en­tre­ga­ron.

FO­TO: AGENCIAUNO

Al­do Mot­ta y su abo­ga­do Ju­lián López, sa­lien­do de la au­dien­cia de for­ma­li­za­ción del pa­sa­do 20 de enero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.