Se­cre­tos de fa­mi­lia: el re­gre­so de Fer­nan­do Sáez

A 20 años de su sa­li­da ree­di­tan la no­ve­la Ai­re vi­si­ble, don­de se leen las mi­se­rias del clan Gor­de­lla, mien­tras el pa­triar­ca ago­ni­za.

La Tercera - - SOCIEDAD - Javier Gar­cía

La agen­da es­tá co­pa­da. El em­pre­sa­rio Luis Emi­lio Gor­de­lla vi­ve con­tra el tiem­po. Es mar­tes, y a las 10.30 tie­ne una reunión con la Con­fe­de­ra­ción de em­pre­sa­rios pri­va­dos. Dos ho­ras más tar­de, una con­fe­ren­cia de pren­sa y lue­go un al­muer­zo en el Club de la Unión.

Es ini­cio de la dé­ca­da del 80 y de­trás del se­ñor Gor­de­lla hay una fa­mi­lia que des­can­sa, de al­gu­na ma­ne­ra, en el éxi­to del pa­triar­ca. Pe­ro la vida es fu­gaz y un ac­ci­den­te de­tie­ne cual­quier agen­da.

“Una bru­ma com­pac­ta aís­la su ce­re­bro... El cuer­po de Luis Emi­lio que­da es­tá­ti­co so­bre el si­llón. Los ojos abier- tos, fi­jos en la puer­ta, au­sen­tes, se van cu­brien­do de un ve­lo acuo­so”, se lee en Ai­re vi­si­ble, la no­ve­la que cuen­ta la vida de los Gor­de­lla, mien­tras el pa­dre es­tá en co­ma tras su­frir un in­far­to ce­re­bral.

La his­to­ria, es­cri­ta por Fer­nan­do Sáez, cum­ple dos dé­ca­das des­de su pu­bli­ca­ción, y aho­ra es re­edi­ta­da por Li­te­ra­tu­ra Ran­dom Hou­se.

“En esos años la su­pues­ta aris­to­cra­cia se po­ne más hí­bri­da pues el di­ne­ro se vuel­ve más im­por­tan­te que el pe­di­gree”, di­ce Sáez de los cam­bios que re­fle­ja el li­bro so­bre la so­cie­dad chi­le­na.

Ai­re vi­si­ble con­tie­ne de ma­ne­ra pa­ra­le­la, el re­la­to del na­rra­dor, quien se re­fie­re a la his­to­ria que de­sa- rro­lla. Una es­pe­cie de dia­rio de au­tor. “Te­nía mu­chas apren­sio­nes y ne­ce­si­ta­ba aga­rrar­me de al­go que me die­ra sol­tu­ra, y así apa­re­ció es­ta idea de los re­la­tos pa­ra­le­los que se co­nec­tan en­tre sí. La his­to­ria de es­te vie­jo es­cri­tor de­sen­can­ta­do”, se­ña­la Sáez, quien co­men­zó a es­cri­bir la no­ve­la sien­do in­te­gran­te del ta­ller de Jo­sé Do­no­so.

“Era un ti­po fan­tás­ti­co. A pe­sar de to­das sus am­bi­güe­da­des, era un hom­bre muy di­rec­to y sin­ce­ro. Te­nía un sen­ti­do sin­fó­ni­co de lo que es tra­ba­jar un li­bro, del tra­ba­jo de jo­ye­ría que im­pli­ca ha­cer uno”, re­cuer­da Sáez, quien ha pu­bli­ca­do el li­bro de re­la­tos Guan­tes ama­ri- Fer­nan­do Sáez L. Ran­dom Hou­se, 325 págs. $ 10.000 llos, y las bio­gra­fías To­do de­be ser de­ma­sia­do so­bre Delia del Ca­rril, y La vida in­tran­qui­la, ba­sa­da en la ar­tis­ta Vio­le­ta Parra.

“Me hu­bie­se en­can­ta­do ha­cer una bio­gra­fía de Clau­dio Arrau, pe­ro ten­dría que ha­ber te­ni­do mu­cha pla­ta pa­ra ha­cer tan­ta en­tre­vis­ta. Era un ar­tis­ta muy in­te­li­gen­te y pro­fun­do, que vi­vió gran par­te de su vida fue­ra del país”, di­ce Sáez ac­tual di­rec­tor de la Fun­da­ción Pablo Ne­ru­da.

Mien­tras en Ai­re vi­si­ble se mues­tran an­te la ago­nía del pa­dre, las mi­se­rias hu­ma­nas y los se­cre­tos del clan Gor­de­lla, tam­bién el na­rra­dor re­fle­xio­na en su dia­rio per­so­nal: “La fa­mi­lia es el primer lu­gar don­de to­dos de­be­mos ser igua­les (...) El lu­gar don­de la so­cie­dad ha­ce su primer tra­ba­jo de ca­mu­fla­je. Que na­die se atre­va a rom­per na­da, que no ven­ga na­die con ex­cen­tri­ci­da­des. Más va­le pre­pa­rar­se pa­ra con­vi­vir en el mau­so­leo fa­mi­liar, unos so­bre otros”.

An­te la nue­va edi­ción de Ai­re vi­si­ble, Sáez co­men­ta: “Pa­ra mí es una gra­cia que la edi­to­rial se ha­ya in­tere­sa­do en re­edi­tar­la. Lo veo como un pre­mio”.

Sin em­bar­go, el au­tor no se crea ex­pec­ta­ti­vas an­te las po­si­bles nue­vas lec­tu­ras del ejem­plar. “Pa­ra ser­te bien fran­co no me preo­cu­pa de­ma­sia­do el re­co­no­ci­mien­to. En las con­di­cio­nes en las que se mue­ve hoy la li­te­ra­tu­ra creo que es per­der tiem­po. En reali­dad an­gus­tia más que na­da. Hay mu­chos fac­to­res que in­flu­yen en una bue­na re­cep­ción, como el azar... Es una ba­ta­lla per­di­da ju­gár­se­la por el sta­tus. La vi­si­bi­li­dad pú­bli­ca es­tá hoy muy con­fun­di­da”, con­clu­ye el es­cri­tor.

FO­TO: RAUL LOR­CA/AGENCIAUNO

Fer­nan­do Sáez en una li­bre­ría a un cos­ta­do del Drugs­to­re, en Pro­vi­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.