Ce­lu­la­res y ta­ble­tas afec­tan desa­rro­llo so­cial y emo­cio­nal de me­no­res de tres años

In­ter­fie­ren apren­di­za­je de ha­bi­li­da­des so­cia­les y re­so­lu­ción de pro­ble­mas. Ex­per­tos di­cen que no se de­ben usar an­tes de edad prees­co­lar.

La Tercera - - SOCIEDAD - Cecilia Yá­ñez Jenny Ra­desky

Mien­tras los adul­tos se sor­pren­den de las ha­bi­li­da­des ca­si in­na­tas que los me­no­res de tres años tie­nen pa­ra ma­ne­jar ta­ble­tas y cual­quier dis­po­si­ti­vo mó­vil que cai­ga en sus ma­nos, los es­pe­cia­lis­tas ad­vier­ten que es­tos apa­ra­tos no son ade­cua­dos pa­ra los me­no­res de tres años.

En la úl­ti­ma edi­ción de la re­vis­ta Pe­dia­trics, Jenny Ra­desky, ex­per­ta del De­par­ta­men­to de Pe­dia­tría de la U. de Bos­ton (EE.UU.), es­cri­bió una co­lum­na de opi­nión en la que re­cor­dó que exis­ten va­rios es­tu­dios que mues­tran que el uso de ta­ble­tas y te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes da­ñan el ce­re­bro de los ni­ños, e in­clu­so, pue­den afec­tar su desa­rro­llo so­cial y emo­cio­nal, so­bre to­do cuan­do se les per­mi­te su ma­ne­jo pa­ra cal­mar un llan­to o pa­ta­le­ta.

Se­gún Ra­desky, las in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das mues­tran que los ni­ños me­no­res de 30 me­ses no son ca­pa­ces de apren­der de la te­le­vi­sión o me­dios in­ter­ac­ti­vos, como sí lo ha­cen de la vida real, aun­que al­gu­nos es­tu­dios han de­mos­tra­do que sí po­drían ayu­dar­les a in­cor­po­rar más pa­la­bras a su len­gua­je o a la com­pren­sión de lec­tu­ra, pe­ro só­lo cuan­do son prees­co­la­res (cua­tro a cin­co años) o in­clu­so, más gran­des.

Si exis­te al­gún po­ten­cial be­ne­fi­cio con su uso an­tes de los tres años, to­da­vía no se ha de­mos­tra­do. Es más, “su uso en la in­fan­cia tem­pra­na po­dría in­ter­fe­rir con el desa­rro­llo de las ha­bi­li­da­des so­cia­les como la em­pa­tía y la re­so­lu­ción de pro­ble­mas que nor­mal­men­te se ob­tie­ne me­dian­te la ex­plo­ra­ción, el jue­go no es­truc­tu­ra­do y la in­ter­ac­ción con sus pa­res”, se­ña­ló la in­ves­ti­ga­do­ra en su co­lum­na. Ade­más, “es­tos dis­po­si­ti­vos tam­bién pue­den sus­ti­tuir a las ac­ti­vi­da­des prác­ti­cas im­por­tan­tes pa­ra el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des sen­so­ria­les y mo­to­ras y tam­bién las vi­sua­les-mo­to­ras, im­por­tan­tes pa­ra el apren­di­za­je y la apli­ca­ción de las ma­te­má­ti­cas y la ciencia”, aña­dió.

La in­ves­ti­ga­do­ra tam­bién lla­mó la aten­ción so­bre el uso que los pa­dres dan a sus dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. Es­tu­dios de ob­ser­va­ción an­te­rio­res han mos­tra­do que de 50 pa­dres que es­ta­ban en un res­to­rán de co­mi­da rá­pi­da, 40 es­ta­ban mi­ran­do sus te­lé­fo­nos mien­tras co­mían y no pres­ta­ban aten­ción a sus pe­que­ños. Lo mis­mo ocu­rrió con un ex­pe­ri­men­to en el que las ma­dres in­gre­sa­ban con sus hi­jos a una sa­la en la que ha­bía un te­lé­fono ce­lu­lar. Más del 20% de esas mu­je­res pre­fi­rió to­mar el ce­lu­lar y no ju­gar con sus hi­jos. “En es­te mo­men­to hay más pre­gun­tas que res­pues­tas cuan­do se tra­ta de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. Has­ta que se se­pa más so­bre su im­pac­to en el desa­rro­llo del ni­ño se de­be pre­fe­rir más tiem­po de ca­li­dad en fa­mi­lia y en des­co­ne­xión” pa­ra pri­vi­le­giar la re­la­ción ca­ra a ca­ra, di­ce Ra­desky.

Ni te­le ni ce­lu­lar

“En ni­ños pe­que­ños, los ce­lu­la­res y ta­blet as son tan ma­los como la te­le­vi­sión”, “Pue­den sus­ti­tuir a las ac­ti­vi­da­des prác­ti­cas cla­ves pa­ra el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des sen­so­ria­les y mo­to­ras ”. se­ña­la el si­quia­tra in­fan­to ju­ve­nil de Clí­ni­ca Las Con­des, Elías Arab. El ex­per­to di­ce que es­tos dis­po­si­ti­vos no es­tán re­co­men­da­dos pa­ra me­no­res de 4 o 5 años. “No ayu­dan a su desa­rro­llo”.

Su uso pue­de lle­var a una ma­la re­gu­la­ción emo­cio­nal del ni­ño, in­clu­so, cuan­do ya ha­ya cre­ci­do y sea ado­les­cen­te. “Si un ni­ño es­tá in­tran­qui­lo o enoja­do y los pa­pás lo cal­man pa­sán­do­le un ce­lu­lar, es una muy ma­la es­tra­te­gia”, di­ce Arab. Las emo­cio­nes se desa­rro­llan en re­la­cio­nes “uno es a uno” y por lo tan­to, son los pa­pás los que de­ben cal­mar­se y tras­pa­sar esa sen­sa­ción a los ni­ños, ex­pli­ca. De esa for­ma, el ni­ño apren­de au­to­rre­gu­la­ción. Si no lo lo­gra por si só­lo o fren­te a una frus­tra­ción y se cal­ma con un ele­men­to ex­terno, son ni­ños que no son ca­pa­ces de re­gu­lar sus emo­cio­nes. “Es­to los pue­de lle­var a ser ni­ños im­pul­si­vos y es­tá aso­cia­do con an­gus­tia y de­pre­sión en los ado­les­cen­tes”, se­ña­la el si­quia­tra.

Res­pec­to de al­gu­nos jue­gos o apli­ca­cio­nes que en­se­ñan nú­me­ros o co­lo­res di­se­ña­dos pa­ra ni­ños más pe­que­ños, Arab di­ce que en nin­gún ca­so re­em­pla­zan el apren­di­za­je que pue­den te­ner de sus pa­dres cuan­do jue­ga con ellos y se les en­se­ña con blo­ques, li­bros o jue­gos que pue­den ex­plo­rar de ma­ne­ra tác­til o ele­men­tos del mun­do real. “El apren­di­za­je que se pue­de ge­ne­rar con una ta­ble­ta o el ce­lu­lar es mar­gi­nal”.

FO­TO: RASP­BERRY

El Rasp­berry Pi 2 ca­be en la pal­ma de la mano, no tie­ne car­ca­sa y cues­ta unos 20 mil pe­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.