Un nue­vo pa­so

La Tercera - - OPINIÓN -

EL ACUER­DO de Unión Ci­vil (AUC) apro­ba­do en el Con­gre­so es un pa­so sig­ni­fi­ca­ti­vo en la igual­dad de de­re­chos, la pro­tec­ción de las per­so­nas y nues­tra con­vi­ven­cia como co­mu­ni­dad. Es­ta le­gis­la­ción se en­mar­ca en otros hi­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos de nues­tra so­cie­dad, como el fin de la di­fe­ren­cia­ción en­tre hi­jos le­gí­ti­mos y na­tu­ra­les, o la ley an­ti­dis­cri­mi­na­ción. He te­ni­do el pri­vi­le­gio de par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en ca­da uno de ellos. Jun­to al Pre­si­den­te Ayl­win fir­mé el pro­yec­to de fi­lia­ción, y lue­go, sien­do Pre­si­den­ta de la Co­mi­sion de Constitucion, Le­gis­la­cion y Jus­ti­cia, pu­se en ta­bla la Ley Za­mu­dio y el AUC.

Como se­na­do­ra, y con la ayu­da de ex­per­tos ci­vi­lis­tas, tu­ve la opor­tu­ni­dad de for­mu­lar plan­tea­mien­tos e in­di­ca­cio­nes que con­tri­bu­ye­ron a dar for­ma a la le­gis­la­ción que ten­dre­mos. Es­ta­ble­cer al Re­gis­tro Ci­vil como la se­de pa­ra sus­cri­bir es­te con­tra­to, la cons­ti­tu­ción de un es­ta­do ci­vil a par­tir de es­te ac­to, el pa­ren­tes­co por afi­ni­dad que se cons­ti­tu­ye con los con­san­guí­neos del con­vi­vien­te, el desa­rro­llo de los efec­tos pa­tri­mo­nia­les de es­te ac­to, in­clu­yen­do la co­mu­ni­dad de bie­nes, la com­pe­ten­cia de los tri­bu­na­les de fa­mi­lia, en­tre otros ele­men­tos ca­rac­te­rís­ti­cos de es­ta fi­gu­ra, que­da­ron plan­tea­dos como in­di­ca­cio­nes.

A mi jui­cio, la esen­cia de es­ta le­gis­la­ción no se cir­cuns­cri­be só­lo a la po­si­bi­li­dad que se otor­ga a pa­re­jas ho­mo­se­xua­les de un mar­co le­gal pro­tec­tor, sino tam­bién a la ne­ce­si­dad de que pa­re­jas de to­da na­tu­ra­le­za cuen­ten con el re­co­no­ci­mien­to de la ley a su con­vi­ven­cia y los de­re­chos y obli­ga­cio­nes que de ella de­ri­van.

En Chile hay más de un mi­llón de pa­re­jas en con­vi­ven­cia. Ca­si el 70% de los ni­ños na­cen fue­ra del ma­tri­mo­nio, lo que re­fle­ja la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer el AUC pa­ra pa­re­jas he­te­ro­se­xua­les y ho­mo­se­xua­les.

Las mi­les de fa­mi­lias que por op­ción per­so­nal han op­ta­do por la con­vi­ven­cia re­quie­ren de un res­pal­do le­gal so­bre el cual es­ta­ble­cer sus re­la­cio­nes per­so­na­les y pa­tri­mo­nia­les, y el le­gis­la­dor de­be res­pon­der a ello. Se tra­ta de sus de­re­chos en ma­te­ria de ac­ce­so a la sa­lud, a la pre­vi­sión, a la he­ren­cia, y otros be­ne­fi­cios so­cia­les. Aho­ra que es­ta le­gis­la­ción se con­cre­tó, es de to­da jus­ti­cia re­co­no­cer el in­can­sa­ble tra­ba­jo que reali­zó el Mo­vilh, en­ca­be­za­do por Ro­lan­do Ji­mé­nez, pa­ra im­pul­sar es­ta re­gu­la­ción. Tam­bién el apor­te que Igua­les reali­zó en sus ini­cios a tra­vés de Pablo Si­mo­net­ti y pos­te­rior­men­te con Luis La­rraín. Pe­ro por cier­to, es­ta ley ha­rá jus­ti­cia con mi­les de pa­re­jas del mis­mo se­xo, que reu­ni­das en torno a la­zos afec­ti­vos, de cui­da­do co­mún y de pro­yec­to de vida, no son re­co­no­ci­das por nues­tra le­gis­la­ción en nin­gún as­pec­to sig­ni­fi­ca­ti­vo. Es­ta si­tua­ción los de­ja des­pro­te­gi­dos, vul­ne­ra­bles y con­tri­bu­ye a la dis­cri­mi­na­ción que vi­ven co­ti­dia­na­men­te en nues­tra vida so­cial.

Nues­tra so­cie­dad de­be dar los pa­sos y re­mo­ver las ba­rre­ras. El re­co­no­ci­mien­to del otro como ti­tu­lar de dig­ni­dad y de­re­chos es la ba­se de nues­tra con­vi­ven­cia co­mu­ni­ta­ria. El Acuer­do de Unión Ci­vil es un pa­so en el sen­ti­do co­rrec­to pa­ra cons­truir un Chile más jus­to y ge­ne­ro­so. El Acuer­do de Unión Ci­vil ha­rá jus­ti­cia con las pa­re­jas del mis­mo se­xo, que reu­ni­das por la­zos afec­ti­vos, no son re­co­no­ci­das por nues­tra le­gis­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.