Plan de re­duc­ción de cos­tos en Co­del­co El anun­cio de que re­cor­ta­rá US$ 1.000 mi­llo­nes su­gie­re que abun­dan los gas­tos in­ne­ce­sa­rios, lo que de­be­ría con­di­cio­nar los apor­tes del Es­ta­do.

La Tercera - - OPINIÓN -

CO­DEL­CO ha anun­cia­do un plan de con­ten­ción de cos­tos por US$ 1.000 mi­llo­nes pa­ra 2015, en res­pues­ta a la caí­da del pre­cio del co­bre, fe­nó­meno ex­pli­ca­do por el tér­mino del “sú­per ci­clo” de las ma­te­rias pri­mas y el en­fria­mien­to de la eco­no­mía china. El anun­cio he­cho por el pre­si­den­te eje­cu­ti­vo es un ob­je­ti­vo ra­zo­na­ble a la luz de es­ta reali­dad más ajus­ta­da, pe­ro sur­gen cues­tio­na­mien­tos de por qué la es­ta­tal cuen­ta con ese ni­vel de hol­gu­ra, que le per­mi­te un re­cor­te de es­ta mag­ni­tud sin ne­ce­si­dad de re­du­cir su plan­ta de tra­ba­ja­do­res ni ajus­tar nin­gún pro­yec­to de in­ver­sión re­le­van­te.

De acuer­do con el plan de­ta­lla­do por la com­pa­ñía, se con­tem­pla aho­rrar US$ 500 mi­llo­nes me­dian­te ac­cio­nes pa­ra ele­var la efi­cien­cia y la pro­duc­ti­vi­dad, pro­ve­nien­tes de la op­ti­mi­za­ción de in­di­ca­do­res de con­su­mo y la ra­cio­na­li­za­ción de con­tra­tos, la ges­tión de man­te­ni­mien­to y la dis­mi­nu­ción de con­sul­to­rías y es­tu­dios. Otros US$ 500 mi­llo­nes pro­ven­drán de la re­ne­go­cia­ción de con­tra­tos, re­la­cio­na­da con la caí­da del pre­cio de in­su­mos crí­ti­cos. Tam­bién se con­tem­pla la crea­ción de una vi­ce­pre­si­den­cia de pro­duc­ti­vi­dad y cos­tos.

La caí­da del pre­cio del co­bre es un fe­nó­meno que ya lle­va un par de años, por lo que es po­si­ble que la em­pre­sa es­té reac­cio­nan­do tar­día­men­te al fe­nó­meno; asi­mis­mo, a la luz del plan anun­cia­do, ca­bría pre­gun­tar­se por qué an­tes no fue po­si­ble una po­lí­ti­ca más au­daz en es­ta ma­te­ria. Es lla­ma­ti­vo que me­dian­te ac­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas se lo­gre re­du­cir los gas­tos en US$ 1.000 mi­llo­nes sin apa­ren­te di­fi­cul­tad. El año pa­sa­do la ad­mi­nis­tra­ción de Co­del­co fue en­fá­ti­ca en se­ña­lar que la em­pre­sa re­que­ría de una ur­gen­te ca­pi­ta­li­za­ción por par­te del Es­ta­do, pues de lo con­tra­rio el cuan­tio­so plan de in­ver­sio­nes de la com­pa­ñía —más de US$ 23.500 mi­llo- nes— se po­dría tor­nar in­via­ble. En una rá­pi­da res­pues­ta, el go­bierno pre­sen­tó un pro­yec­to de ley pa­ra ca­pi­ta­li­zar a la com­pa­ñía, el cual fue apro­ba­do pron­ta­men­te por el Con­gre­so. Con ello el Es­ta­do se com­pro­me­te a rea­li­zar un apor­te de has­ta US$ 4.000 mi­llo­nes, cons­ti­tu­yen­do una in­yec­ción de re­cur­sos de di­fí­cil pre­ce­den­te pa­ra una com­pa­ñía es­ta­tal.

Lla­ma la aten­ción la ur­gen­te de­man­da de re­cur­sos ha­cia el Es­ta­do ver­sus la cuan­tía en que se re­du­ci­rán los cos­tos, lo que pa­re­ce de­jar en evi­den­cia que en Co­del­co exis­ten gran­des can­ti­da­des de gas­tos de di­fí­cil jus­ti­fi­ca­ción, cu­yo con­trol se ha­ce com­ple­jo pro­duc­to de las pre­sio­nes de gru­pos de in­te­rés o el fé­rreo po­der que ejer­cen los sin­di­ca­tos de la com­pa­ñía. Pe­se a que en los úl­ti­mos años la em­pre­sa ha da­do pa­sos im­por­tan­tes pa­ra re­cor­tar los cos­tos, no se ha lo­gra­do lle­gar a ni­ve­les que pue­dan ser con­si­de­ra­dos óp­ti­mos.

Es bien­ve­ni­do que la nue­va ad­mi­nis­tra­ción de Co­del­co re­le­ve el te­ma de los cos­tos, pe­ro ca­bría es­pe­rar que ello fue­se una ta­rea per­ma­nen­te, y exis­ta res­pal­do po­lí­ti­co pa­ra to­mar de­ci­sio­nes com­ple­jas en ca­so de que se re­quie­ra. En el fu­tu­ro no pue­de des­car­tar­se que en fun­ción de la nue­va reali­dad de mer­ca­do exis­ta la ne­ce­si­dad de re­vi­sar in­ver­sio­nes o pos­ter­gar al­gu­nas de ellas. Asi­mis­mo, el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da no de­be­ría se­guir com­pro­me­tien­do fon­dos adi­cio­na­les sin que ello es­té li­ga­do al cum­pli­mien­to de objetivos y me­tas pre­ci­sas, es­pe­cial­men­te cuan­do ha que­da­do a la vis­ta que aún exis­ten hol­gu­ras den­tro de la com­pa­ñía.

La ad­mi­nis­tra­ción de Co­del­co se ve­ría po­ten­cia­da si se abrie­ra al ca­pi­tal pri­va­do. Ello le en­tre­ga­ría re­cur­sos pa­ra fi­nan­ciar su plan de ex­pan­sión y per­mi­ti­ría un me­jor con­trol de cos­tos. La­men­ta­ble­men­te esa de­ci­sión ha si­do aban­do­na­da, lo que es una pér­di­da pa­ra el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.