Re­co­men­da­cio­nes el Sim­ce so­bre

La Tercera - - CORREO - Daniel Ro­drí­guez M. Ve­nan­cio Co­ñue­pan

Se­ñor di­rec­tor: El in­for­me del equi­po de tra­ba­jo a car­go de re­vi­sar el Sim­ce es un apor­te in­tere­san­te pa­ra el de­ba­te. Sin em­bar­go, de sus re­co­men­da­cio­nes sur­gen al­gu­nas con­tra­dic­cio­nes que es im­por­tan­te re­sol­ver an­tes de su im­ple­men­ta­ción.

En primer lu­gar, la eli­mi­na­ción de la prue­ba de 2º bá­si­co no cal­za con el én­fa­sis otor­ga­do al apo­yo a las es­cue­las. Una eva­lua­ción tem­pra­na re­sul­ta clave pa­ra ha­cer un diag­nós­ti­co y coor­di­nar el apo­yo a la es­cue­la en los años don­de és­te pue­de te­ner más im­pac­to. Más ló­gi­co se­ría dis­mi­nuir la car­ga ha­cia el fi­nal de la en­se­ñan­za, don­de la com­ple­ji­dad y ri­que­za del cu­rrícu­lo so­bre­pa­sa las po­si­bi­li­da­des de las eva­lua­cio­nes es­tan­da­ri­za­das.

Se­gun­do, hay una in­con­sis­ten­cia en la va­lo­ra­ción de as­pec­tos no aca­dé­mi­cos del queha­cer de la es­cue­la (como la for­ma­ción ciu­da­da­na), y no fa­vo­re­cer su es­tu­dio. Los otros in­di­ca­do­res de ca­li­dad po­drían go­zar de ma­yor va­li­dez y con­fia­bi­li­dad si se in­vir­tie­ra más en las me­to­do­lo­gías pa­ra su me­di­ción. La re­duc­ción de las prue­bas tra­di­cio­na­les pu­do ve­nir acom­pa­ña­da del desa­rro­llo de ins­tru­men­tos pa­ra es­tu­diar ha­bi­li­da­des no cog­ni­ti­vas.

Fi­nal­men­te, lla­ma la aten­ción la sugerencia de usar el Sim­ce pa­ra “res­pon­sa­bi­li­zar al Es­ta­do como ga­ran­te de que en ca­da una de las es­cue­las se lo­gren apren­di­za­jes de ca­li­dad”. Di­cha afir­ma­ción es, al me­nos, ma­te­ria de dis­cu­sión par­la­men­ta­ria. nues­tra ra­za al­coho­li­zán­do­la, y nos su­mió en la mi­se­ria arre­ba­tán­do­nos nues­tras tie­rras.”

Un si­glo des­pués, la his­to­ria si­gue igual: ines­cru­pu­lo­sos po­lí­ti­cos si­guen apro­ve­chán­do­se del con­flic­to. Por­que a ellos no les con­vie­ne so­lu­cio­nar el asun­to, eso sig­ni­fi­ca­ría te­ner me­nos con­trol y po­der so­bre las per­so­nas, y per­de­rían la po­si­bi­li­dad de do­mi­nar­nos.

Por el con­tra­rio, pro­mue­ven au­men­tar el ta­ma­ño del Es­ta­do, crear un mi­nis­te­rio in­dí­ge­na o le­yes de cuo­tas, ro­bus­te­cien­do así sus re­des clien­te­la­res, ofre­cien­do sub­si­dios, per­pe­tuán­do­se en el po­der.

Chi­le­nos y ma­pu­ches so­mos par­tes de un mis­mo pro­ce­so his­tó­ri­co que tie­ne res­pon­sa­bi­li­da­des com­par­ti­das en la bús­que­da de so­lu­cio­nes; só­lo quie­nes tie­nen in­tere­ses crea­dos en el con­flic­to pue­den se­guir apro­ve­chán­do­se y dis­tin­guien­do en­tre víc­ti­mas bue­nas y ma­las, en­tor­pe­cien­do y ne­gan­do la po­si­bi­li­dad de al­can­zar la paz so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.