Pe­na­lis­tas dis­cre­pan so­bre ne­ce­si­dad de eli­mi­nar obli­ga­ción de de­nun­ciar

La Tercera - - POLÍTICA - J. Ma­tus y S. La­brín

La idea de que pri­me la con­fi­den­cia­li­dad en­tre el mé­di­co y un pa­cien­te que se so­me­te a un abor­to, por so­bre la de­nun­cia del he­cho, ge­ne­ró pos­tu­ras con­tra­rias en­tre abo­ga­dos pe­na­lis­tas.

De acuer­do al pro­yec­to de ley pre­sen­ta­do el sá­ba­do por el go­bierno, “se bus­ca pri­vi­le­giar el de­ber de con­fi­den­cia­li­dad por so­bre el de­ber de de­nun­cia an­te una in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo rea­li­za­da por la mu­jer o por un ter­ce­ro con su con­sen­ti­mien­to”.

Con­sul­ta­da por es­te pun­to, la aca­dé­mi­ca de de­re­cho pe­nal de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, Mag­da­le­na Os­san­dón di­jo que “la con- fi­den­cia­li­dad que se quie­re apli­car, se­ría en to­do ám­bi­to (no so­lo en las tres cau­sa­les), des­de una mu­jer que ha co­me­ti­do su abor­to o que ha con­sen­ti­do en q ue o t r a p e r s o na se lo ha­ga”.

Al res­pec­to, la pe­na­lis­ta sos­tu­vo que l e “pa­re­ce com­ple­jo” pri­vi­le­giar la con­fi­den­cia­li­dad por so- bre la de­nun­cia”, por­que en cier­ta me­di­da no se per­ci­be la gra­ve­dad del de­li­to que se ha co­me­ti­do”.

Pa­ra Os­san­dón, “al eli­mi­nar­se la obli­ga­ción (de de­nun­ciar los de­li­tos) se pier­de la po­si­bi­li­dad de per­se­guir a los pro­vee­do­res de mi­so­trol, a las clí­ni­ca abor­ti­vas y en­ton­ces hay que pon­de­rar muy bien el in­te­rés de la mu­jer, con el in­te­rés en que se co­men­tan más abor­tos”.

Se­gún Ar­tu­ro Ales­san­dri, vi­ce­pre­si­den­te del Co­le­gio de Abo­ga­dos, “si es­to va a de­pen­der ex­clu­si­va­men­te de la con­fi­den­cia­li­dad en­tre un pa­cien­te y un doc­tor, se abre una po­si­bi­li­dad enor­me de prac­ti­car abor­tos ile­ga­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.