“La U. de Chile no pue­de te­ner un man­da­to ins­ti­tu­cio­nal, como otros lu­ga­res, so­bre cier­tos te­mas”

Di­rec­tor Mé­di­co Hos­pi­tal Clí­ni­co U. de Chile So­bre el pro­yec­to de abor­to di­ce que “no se de­be per­der la brú­ju­la, hay que cen­trar­se en el usua­rio y sus ne­ce­si­da­des”. DE­CI­SIÓN FI­NAL Tam­bién con­si­de­ra que “la ob­je­ción de con­cien­cia es vá­li­da, pe­ro de for­ma

La Tercera - - POLÍTICA - Ser­gio Ro­drí­guez

“Aquí no pue­de ha­ber un man­da­to ins­ti­tu­cio­nal, no co­rres­pon­de a nues­tra or­gá­ni­ca”, co­men­ta Domingo Cas­ti­llo So­lís, di­rec­tor mé­di­co del Hos­pi­tal Clí­ni­co Uni­ver­si­dad de Chile. El aca­dé­mi­co y fa­cul­ta­ti­vo se re­fie­re al pro­yec­to de ley, pre­sen­ta­do el sá­ba­do por el go­bierno y que bus­ca des­pe­na­li­zar el abor­to, y los di­chos del rec­tor de la U. Ca­tó­li­ca, Ig­na­cio Sán­chez, quien se­ña­ló que en los cen­tros asis­ten­cia­les que de­pen­den de esa ca­sa de es­tu­dios, no se efec­tua­rían ese ti­po de pro­ce­di­mien­tos si se aprue­ba la ini­cia­ti­va.

Cas­ti­llo re­co­no­ce que aún no tie­nen ins­tan­cias for­ma­les de dis­cu­sión in­ter­na en re­la­ción a es­te te­ma. “Es­ta­mos en me­ses de va­ca­cio­nes y la mis­ma Fa­cul­tad de Me­di­ci­na es­tá ce­rra­da. En el am­bien­te y co­mi­tés éti­cos se ha to­ca­do es­ta dis­cu­sión, pro­duc­to de si­tua­cio­nes mé­di­cas, pe­ro na­da en con­cre­to”, re­fie­re. Y, ¿se dis­cu­ti­rá? Por su­pues­to, y se abor­da­rán las di­fe­ren­tes po­si­cio­nes. Es­te es el Hos­pi­tal Clí­ni­co de la Uni­ver­si­dad de Chile. Por lo tan­to, te­ne­mos la mis­ma mi­sión, vi­sión y pre­cep­tos de nues­tra uni­ver­si­dad, en la cual con­vi­ven dis­tin­tos pen­sa­mien­tos, re­li­gio­nes y fi­lo­so­fías. ¿A prio­ri, qué ha no­ta­do us­ted, en­tre los mé­di­cos de la U. de Chile, en re­la­ción al abor­to y la ob­je­ción de con­cien­cia como eje pa­ra asu­mir es­te te­ma? Creo que hay pro­fe­sio­na­les de acuer­do en des­pe­na­li­zar el abor­to. Tam­bién ha­brá otros mé­di­cos con ob­je­cio­nes de con­cien­cia. Per­fec­to. Sin em­bar­go, me pa­re­ce que lo im­por­tan­te es no per­der la brú­ju­la, en el sen­ti­do de que el fin de nues­tro queha­cer apun­ta no a lo que no­so­tros cree­mos, sino al usu­ra­rio, al pa­cien­te y sus ne­ce­si­da­des, que es en de­fi­ni­ti­va quien bus­ca una asis­ten­cia mé­di­ca de ca­li­dad, que se le de­be brin­dar. Es de­cir, us­ted cen­tra su ar­gu­men­ta­ción, y la re­so­lu­ción del te­ma, no en los va­lo­res y pen­sa­mien­to del hos­pi­tal. “Pa­ra no­so­tros lo co­rrec­to es lo que la ley de­fi­ne como tal y lo que el pa­cien­te ne­ce­si­ta. A las per­so­nas se les de­be brin­dar la aten­ción que la ley exi­ge”. “No me pa­re­ce ne­ce­sa­rio ni im­pres­cin­di­ble. Mu­chos ca­sos su­ce­den, como ur­gen­cias, a las 3 AM, así que una lis­ta así tam­po­co se­ría muy ope­ra­ti­va”. El Hos­pi­tal Clí­ni­co de la Uni­ver­si­dad de Chile, den­tro de su or­ga­ni­gra­ma, de­be ase­gu­rar la re­so­lu­ción de la aten­ción de quien la ne­ce­si­ta. Ha­brá que ver si el pro­yec­to de ley se cons­ti­tu­ye fi­nal­men­te en un cuer­po le­gal. Pe­ro si así fue­ra, y una per­so­na es­tá en una con­di­ción de abor­to, pue­de efec­ti­va­men­te que el mé­di­co tra­tan­te en ese mo­men­to ten­ga una ob­je­ción de con­cien­cia. Pe­ro me pa­re­ce que es un pro­ble­ma del hos­pi­tal, y no del pa­cien­te, re­sol­ver eso, y brin­dar la aten­ción que se re­quie­re. Es­te hos­pi­tal clí­ni­co per­te­ne­ce a una uni­ver­si­dad na­cio­nal, no con­fe­sio­nal, que es par­te del sis­te­ma pú­bli­co y de orien­ta­ción na­cio­nal. Es­ta­mos re­gu­la­dos por l as le­yes de nues­tras pres­ta­cio­nes de sa­lud; y los mé­di­cos nos guia­mos por las le­yes por la éti­ca, la ca­li­dad y la ex­ce­len­cia clí­ni­ca. En un hi­po­té­ti­co ca­so así (de abor­to), el usua­rio o pa­cien­te de­be te­ner una so­lu­ción por par­te de la ins­ti­tu­ción. ¿Con­si­de­ra vá­li­da la ob­je­ción de con­cien­cia en es­te te­ma? La ob­je­ción de con­cien­cia es vá­li­da, pe­ro de for­ma in­di­vi­dual. Lo que no me pa­re­ce ra­zo­na­ble es que exis­ta una ob­je­ción de con­cien­cia ins­ti­tu­cio­nal. Al me­nos pa­ra el ca­so nues­tro, so­mos una uni­ver­si­dad que con­si­de­ra to­das las cul­tu­ras, las fi­lo­so­fías, ma­ne­ras de pen­sar y las re­li­gio­nes. Por eso, in­sis­to, no de­be­mos per­der la brú­ju­la. Hay que cen­trar­se en el pa­cien­te. Pe­ro, en el Hos­pi­tal de la U. de Chile tam­bién se de­be­rá res­pec­tar la ob­je­ción de con­cien­cia de al­gu­nos mé­di­cos, que even­tual­men­te no quie­ran efec­tuar es­tos pro­ce­di­mien­tos. La U. de Chile no pue­de te­ner un man­da­to ins­ti­tu­cio­nal, como otros lu­ga­res, so­bre cier­tos te­mas. Pa­ra no­so­tros lo co­rrec­to es lo que la ley de­fi­ne como tal y lo que el pa­cien­te ne­ce­si­ta. ¿Cree que es­ta dis­cu­sión po­dría de­ri­var en que en Chile se efec­túen pro­ce­di­mien­tos en de­ter­mi­na­dos lu­ga­res, y en otros no? La ver­dad, no lo he me­di­ta­do mu­cho, pe­ro no creo que sea bueno ni ne­ce­sa­rio que se pro­duz­ca esa di­vi­sión. Es más re­le­van­te cen­trar­se en el pun­to de que las ins­ti­tu­cio­nes mé­di­cas tie­nen la mi­sión de re­sol­ver los pro­ble­mas de los pa­cien­tes. ¿Es par­ti­da­rio de un “re­gis­tro ofi­cial” de mé­di­cos con ob­je­ción de con­cien­cia fren­te al te­ma del abor­to? No me pa­re­ce ne­ce­sa­rio ni im­pres­cin­di­ble. Mu­chos ca­sos su­ce­den, como ur­gen­cias, a las 3 de la ma­ña­na, así que una lis­ta así tam­po­co se­ría muy ope­ra­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.