“Se­gui­ré­re­cla­man­do aun­que­me­til­den­de­llo­rón”

La crí­ti­ca de Héctor Ta­pia a la pro­gra­ma­ción de los par­ti­dos en ho­ra­rios de al­to ca­lor se su­ma a va­rias que­jas y con­flic­tos pre­vios. Los al­bos vi­si­ta­rán hoy a Unión Es­pa­ño­la des­de las 18.00, dos ho­ras des­pués de lo es­ta­ble­ci­do ini­cial­men­te.

La Tercera - - DEPORTES -

fi­ca­ron su sus­pen­die­ron has­ta la sex­ta fe­cha del Clau­su­ra, an­te Bar­ne­cha, el pró­xi­mo sá­ba­do.

Lue­go de esa du­ra san­ción, Fe­li­pe Flo­res afir­mó que el plan­tel com­par­tía la idea y que el za­gue­ro fue el vocero de sus com­pa­ñe­ros, quie­nes tam­bién ar­gu­men­ta­ron que Ar­tu­ro Sa­lah ca­re­ció de una reac­ción opor­tu­na an­te las apren­sio­nes del equi­po.

En la oca­sión, Ta­pia tam­bién apo­yó al plan­tel y evi­den­ció sus di­fe­ren­cias con Sa­lah, quien po­co tiem­po an­tes ha­bía cri­ti­ca­do la ac­ti­tud del equi­po du­ran­te el pa­sa­do Tor­neo de Aper­tu­ra. “Hay mo­men­tos en que el equi­po tie­ne el par­ti­do ase­gu­ra­do y de­ja el ri­val cre­cer”, ha­bía sos­te­ni­do el pre­si­den­te de Blan­co y Ne­gro. El en­tre­na­dor le res­pon­dió: “Yo es­cu­cho to­do y otros téc­ni­cos ala­ban el jue­go de Co­lo Co­lo”.

Di­cha di­fe­ren­cia con­clu­yó lue­go, pe­ro rá­pi­da­men­te dio es­pa­cio a otra.

El en­tre­na­dor pi­dió va­rios nom­bres (en­tre ellos Die­go For­lán, Jor­ge Val­di­via y Pau­lo da Silva), pe­ro el pre­si­den­te no mos­tró en in­te­rés en el asun­to en ese mo­men­to y le pi­dió en­fo­car­se en la dispu­ta del Aper­tu­ra.

Fi­nal­men­te, Ta­pia apro­ba­ría el arri­bo de los ju­ga­do­res que se su­ma­ron al gru­po (Hum­ber­to Sua­zo, Luis Pe­dro Fi­gue­roay Leo­nar­do Cá­ce­res), pues los dos pri­me­ros for­ma­ban par­te de la ma­si­va pro­pues­ta ini­cial del DT y el za­gue­ro fue la op­ción que per­mi­tió el mer­ca­do.

Más allá de los mu­ros del Mo­nu­men­tal, los re­pro­ches co­lo­co­li­nos tam­bién ases­ta­ron di­rec­ta­men­te al azul Johnny He­rre­ra.

El ar­que­ro ri­val alu­dió in­di­rec­ta­men­te a Emi­li­ano Vec­chio di­cien­do que “hay al­gu­nos que sa­len ha­blan­do de los cris­tia­nos y se acuer- dan de la Bi­blia cuan­do les con­vie­ne”, lo que des­per­tó la ira del vo­lan­te ar­gen­tino y de sus com­pa­ñe­ros.

En Twit­ter, Vec­chio sos­tu­vo: “No me aver­güen­zo de leer la Bi­blia... Sí me aver­gon­za­ría sa­lir to­dos los días a la ca­lle sa­bien­do que maté a una per­so­na, qué ca­ra ro­ta”. Se re­fe­ría así al atro­pe­llo de Ma­ca­re­na Casassus pro­ta­go­ni­za­do por el azul en 2009. Has­ta el pre­pa­ra­dor fí­si­co al­bo, Juan Ra­mí­rez, se su­mó al in­ci­den­te, di­cien­do que He­rre­ra no tie­ne “ma­nos pa­ra con­du­cir” ni “ca­be­za pa­ra pen­sar”. Los tres es­tu­vie­ron a un pa­so de ser sus­pen­di­dos por in­ju­rias, al igual que Barroso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.