Así es tra­ba­jar en el do­cu­rrea­lity Gue­rra De En­víos

A las 23 ho­ras se es­tre­na la cuar­ta tem­po­ra­da de la se­rie so­bre trans­por­ta­do­res en A&E.

La Tercera - - SOCIEDAD - Ca­ro­li­na Cer­da

Marc Sprin­ger se de­di­ca a tras­la­dar car­gas com­ple­jas de mo­ver o de­re­cha­men­te es­tra­fa­la­rias, a lo lar­go y an­cho de Es­ta­dos Uni­dos. Su vida es do­cu­men­ta­da, jun­to con la de va­rios co­le­gas con los que com­pi­te, en Gue­rra de en­víos, se­rie que ya su­ma 91 epi­so­dios.

Sprin­ger, un hom­bre que ha te­ni­do ocu­pa­cio­nes tan di­ver­sas como ins­truc­tor de bu­ceo, ju­ga­dor se­mi­pro­fe­sio­nal de hoc­key, car­pin­te­ro y ven­de­dor de mo­tos Har­ley-Da­vid­son, cuen­ta al te­lé­fono des­de el Es­ta­do de Was­hing­ton que su ré­cord de ma­ne­jo es de 1.232 ki­ló­me­tros en una so­la jor­na­da de tra­ba­jo, de diez ho­ras y me­dia. Pa­ra él, apa­re­cer en es­te es­pa­cio le ha traí­do mu­chas opor­tu­ni­da­des, pe­ro ad­mi­te que tra­ba­jar ahí pue­de re­sul­tar un po­co in­va­si­vo, es­pe­cial­men­te al mo­men­to de ma­ne­jar en con­di­cio­nes más com­ple­jas: “El es­tar sen­ta- do en un ca­mión gran­de como el mío y te­ner a un ca­ma­ró­gra­fo y a un pro­duc­tor que te fil­man y van ha­cien­do pre­gun­tas mien­tras tra­to de ma­ne­jar en ca­mi­nos pú­bli­cos en los que pa­san mu­chas co­sas, a ve­ces se con­vier­te en un re­to”.

En cuan­to a la reac­ción de los se­gui­do­res de Gue­rra de en­víos al co­no­cer­lo, co­men­ta: “No es como si fue­ra una es­tre­lla de ci­ne, pe­ro to­dos los días me pa­sa que se acer­ca al­gu­na per­so­na don­de sea que es­té en el país y me pi­den fo­tos y autógrafos. De­bo de­cir que dis­fru­to ca­da vez que eso ocu­rre: si la gen­te no se acer­ca­ra a pre­gun­tar por el pro­gra­ma, po­si­ble­men­te ni lo gra­ba­ría­mos”.

En­tre las mer­can­cías más pre­cia­das que le ha to­ca­do tras­la­dar es­tá el re­mol­que de Evel Knie­vel, “mi hé­roe de in­fan­cia” y las más ra­ra: “De­bo de­cir que la en­tre­ga más ex­tra­ña que he he­cho es 4 mi­llo­nes de abe­jas (ri­sas). Me cos­tó mu­cho man­te­ner­las en las col­me­nas, te­nía una nu­be de abe­jas per­si­guien­do el re­mol­que de mi ca­mión. Fue muy lo­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.