En­cuen­tran bac­te­ria que no evo­lu­cio­nó en dos mil mi­llo­nes de años

Tie­ne 1.800 mi­llo­nes de años y es idén­ti­ca a fó­si­les de 2.300 mi­llo­nes de años y a las ac­tua­les bac­te­rias que vi­ven en Chile. Su am­bien­te, el fon­do ma­rino, no ha cam­bia­do, por lo que el mi­cro­or­ga­nis­mo no ha ne­ce­si­ta­do adap­tar­se pa­ra so­bre­vi­vir.

La Tercera - - SOCIEDAD - C. Es­pi­no­za / Agen­cias J. Wi­lliam Schopf

Un fó­sil de bac­te­ria de azu­fre de 1.800 mi­llo­nes de años es el primer or­ga­nis­mo des­cu­bier­to que no tie­ne mues­tras de evo­lu­ción. En­con­tra­do en­tre ro­cas en el fon­do del mar de Aus­tra­lia Oc­ci­den­tal, la bac­te­ria no pre­sen­ta cam­bios al com­pa­rar­la con otros fó­si­les más an­ti­guos (2.300 mi­llo­nes de años), de la mis­ma zo­na, y con las ac­tua­les bac­te­rias del azu­fre que vi­ven en las cos­tas chi­le­nas.

Así lo de­mues­tra un es­tu­dio in­ter­na­cio­nal, li­de­ra­do por la U. de Ca­li­for­nia en Los Án­ge­les (UCLA), en el que tam­bién par­ti­ci­pa­ron in­ves­ti­ga­do­res de la U. de Con­cep­ción y de la Nasa.

“Pa­re­ce in­creí­ble que la vida no se ha­ya desa­rro­lla­do du­ran­te más de dos mil mi­llo­nes años, ca­si la mi­tad de la his­to­ria de la Tie­rra”, di­jo J. Wi­lliam Schopf, au­tor prin­ci­pal del es­tu­dio en un co­mu­ni­ca­do. “Da­do que la evo­lu­ción es un he­cho, es­ta fal­ta de evo­lu­ción ne­ce­si­ta ser ex­pli­ca­da”, agre­gó.

La res­pues­ta po­dría es­tar en el am­bien­te en el que se desen­vuel­ven las bac­te­rias, que no ha cam­bia­do, por lo que es­tos mi­cro­or­ga­nis­mos no han ne­ce­si­ta­do adap­tar­se.

La teo­ría de la evo­lu­ción por se­lec­ción na­tu­ral es­ta­ble­ce que las es­pe­cies se desa­rro­llan a par­tir de los cam­bios ge­né­ti­cos he­re­di­ta­rios que ha­cen que un in­di­vi­duo so­bre­vi­va en un me­dioam­bien­te y se re­pro­duz­ca, man­te­nien­do es­tos cam­bios en las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes.

“La re­gla de la bio­lo­gía es no evo­lu­cio­nar a me­nos que ha­ya cam­bios en el en­torno fí­si­co o bio­ló­gi­co, lo cual es con­sis­ten­te con Dar­win”, di­ce Schopf. El en­torno en el que vi­ven es­tos mi­cro­or­ga­nis­mos ha per­ma­ne­ci­do esen­cial­men­te sin cam­bios du­ran­te 3 mil mi­llo­nes de años. “Es­tos mi­cro­or­ga­nis­mos es­tán bien adap­ta­dos a su sim­ple y muy es­ta­ble me­dioam­bien­te. Si es­tu­vie­ran en un me­dioam­bien­te que no cam­bió, pe­ro sin em­bar­go evo­lu­cio­na­ron, eso hu­bie­ra mos­tra­do que nues­tra com­pren­sión de la evo­lu­ción dar­wi­nia­na es­ta­ría se­ria­men­te de­fec­tuo­sa”, ase­gu­ró.

Se­gún Schopf es­te des­cu­bri­mien­to, más que desafiar el tra­ba­jo de Dar­win, pro­vee más prue­bas cien­tí­fi­cas. “En­ca­ja per­fec­ta­men­te con sus ideas”, di­jo.

Pa­ra com­pa­rar los fó­si­les, Schopf y su equi­po usa­ron un mé­to­do co­no­ci­do como la es­pec­tros­co­pia Ra­man, pa­ra me­dir la com­po­si­ción y la quí­mi­ca de las ro­cas. Lue­go, pro­du­je­ron imá­ge­nes en 3D de los fó­si­les y las com­pa­ra­ron con las bac­te­rias mo­der­nas. Los an­ti­guos mi­cro­bios pa­re­cían idén­ti­cos a los ac­tua­les.

Los fó­si­les es­tu­dia­dos per­te­ne­cen a un pe­río­do co­no­ci­do “La re­gla de la bio­lo­gía es no evo­lu­cio­nar a me­nos que ha­ya cam­bios en el en­torno fí­si­co o bio­ló­gi­co”. como la Gran Oxi­da­ción, que se pro­du­jo cuan­do los ni­ve­les de oxí­geno au­men­ta­ron en la Tie­rra en­tre 2.200 mi­llo­nes y 2.400 mi­llo­nes de años. En ese pe­río­do, tam­bién au­men­ta­ron los ni­ve­les de sul­fa­tos y ni­tra­tos, que pro­por­cio­nan los nu­trien­tes que las bac­te­rias del azu­fre ne­ce­si­tan pa­ra so­bre­vi­vir y re­pro­du­cir­se. El am­bien­te den­tro de es­tas ro­cas de aguas pro­fun­das no ha cam­bia­do des­de en­ton­ces, por lo que no ha ha­bi­do ne­ce­si­dad de que los or­ga­nis­mos se adap­ten, di­je­ron los in­ves­ti­ga­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.