Gre­cia y los ries­gos pa­ra la es­ta­bi­li­dad de la UE El sur­gi­mien­to de gru­pos eu­ro­es­cép­ti­cos y po­pu­lis­tas es una cre­cien­te ame­na­za, por el ries­go de pos­ter­gar re­for­mas que re­sul­tan in­dis­pen­sa­bles.

La Tercera - - OPINIÓN -

LA LLE­GA­DA al po­der en Gre­cia del so­cia­lis­ta Ale­xis Tsi­pras, quien jun­to a su co­lec­ti­vi­dad (Sy­ri­za) triun­fó en las elec­cio­nes que se rea­li­za­ron el 25 de enero pa­sa­do, es la ex­pre­sión del cre­cien­te avan­ce que es­tán te­nien­do en dis­tin­tos pun­tos de Eu­ro­pa mo­vi­mien­tos y par­ti­dos po­lí­ti­cos que ma­ni­fies­tan un mar­ca­do sen­ti­mien­to an­ti­co­mu­ni­ta­rio o “eu­ro­es­cép­ti­co”. De he­cho, el nue­vo primer mi­nis­tro grie­go lo­gró ga­nar los co­mi­cios ba­jo la pro­me­sa de de­vol­ver­le a Gre­cia su “dig­ni­dad” y de lo­grar la con­do­na­ción par­cial de la deu­da ac­tual –es­ti­ma­da en 300 mil mi­llo­nes de eu­ros- que esa na­ción man­tie­ne con la troi­ka con­for­ma­da por la Unión Eu­ro­pea, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y el FMI, lue­go del plan de res­ca­te que se apli­có en 2010 pa­ra sa­car al país de la cri­sis eco­nó­mi­ca.

El pro­lon­ga­do pro­ce­so de con­trac­ción eco­nó­mi­ca que han de­bi­do en­fren­tar di­ver­sos paí­ses del con­ti­nen­te como Fran­cia, Ita­lia, y Es­pa­ña, y par­te de la pe­ri­fe­ria eu­ro­pea, su­ma­do a los al­tos ni­ve­les de des­em­pleo y los fuer­tes ajus­tes fis­ca­les a los que se han te­ni­do que so­me­ter, son fac­to­res que ali­men­tan el re­sur­gi­mien­to de co­rrien­tes tan­to na­cio­na­lis­tas o pro­fun­da­men­te ideo­lo­gi­za­das que bus­can una rup­tu­ra con la co­mu­ni­dad eu­ro­pea. Una ní­ti­da ma­ni­fes­ta­ción es la pos­tu­ra adop­ta­da por el nue­vo go­bierno de Gre­cia. El mi­nis­tro de fi­nan­zas, Ya­nis Va­ru­fa­kis, lan­zó un abier­ta pro­vo­ca­ción al in­sis­tir que la deu­da con­traí­da por Gre­cia -que as­cien­de al 175% de su PIB- es “im­po­si­ble de pa­gar”. Aún más gra­ve es el he­cho de que el país anun­ció que no es­tá dis­pues­to a ne­go­ciar con la lla­ma­da “troi­ka”, lo que ha si­do ob­je­to de fuer­tes ten­sio­nes.

La ma­si­va ma­ni­fes­ta­ción del mo­vi­mien­to es­pa­ñol Po­de­mos el fin de se­ma­na en Ma­drid -mo­vi­mien­to que ya os­ten­ta la se­gun­da in­ten­ción de vo­to, su­peran­do al PSOE-, o los res­pal­dos in­di­rec­tos de la lí­der na­cio­na­lis­ta del Fren­te Na­cio­nal fran­cés, Ma­ri­ne Le Pen -que ce­le­bró la vic­to­ria de Tsi­pras pe­se a sus evi­den­tes di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas–, su­gie­ren que de­trás de es­te avan­ce de par­ti­dos no tra­di­cio­na­les se es­con­de un sen­ti­mien­to co­mún an­ti eu­ro­peo. Por ello, la res­pues­ta que dé el blo­que a las de­man­das grie­gas se­rá de­ci­si­va pa­ra fre­nar el avan­ce de es­tas co­rrien­tes po­pu­lis­tas. En ese sen­ti­do, re­sul­ta po­si­ti­va la fir­me ac­ti­tud asu­mi­da por la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel fren­te a las de­man­das grie­gas, que ha ex­pre­sa­do con cla­ri­dad su re­cha­zo a ter­mi­nar con la “troi­ka”, tal como pre­ten­de Ate­nas.

El pa­pel de las au­to­ri­da­des eu­ro­peas en es­te pro­ce­so es clave. Si se en­tre­gan ex­ce­si­vas con­ce­sio­nes al nue­vo go­bierno grie­go se co­rre el ries­go de abrir un es­ce­na­rio de im­pre­vi­si­bles con­se­cuen­cias pa­ra el res­to de la UE, en mo­men­tos en que cre­cen los mo­vi­mien­tos eu­ro­es­cé­pe­ti­cos. El úni­co ca­mino que ha pro­ba­do ser efec­ti­vo pa­ra su­pe­rar la cri­sis es re­to­mar la dis­ci­pli­na fis­cal —por do­lo­ro­so que ello pue­da re­sul­tar en un ini­cio— y em­pren­der las in­dis­pen­sa­bles re­for­mas es­truc­tu­ra­les pa­ra re­to­mar la in­ver­sión, el cre­ci­mien­to y la crea­ción de em­pleo. Un cla­ro ejem­plo de ello ha si­do Es­pa­ña. Pe­se a que aún que­da un lar­go ca­mino por re­co­rrer, sus po­lí­ti­cas de ajus­te han co­men­za­do a dar los pri­me­ros re­sul­ta­dos y fue­ron des­ta­ca­das por la di­rec­to­ra del FMI en la re­cien­te cum­bre de Da­vos. Pe­ro el sur­gi­mien­to de Po­de­mos abre aho­ra una in­te­rro­gan­te so­bre la sos­te­ni­bi­li­dad de es­te pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.