La con­de­na que pro­vo­có la ba­taho­la

La Tercera - - NACIONAL -

NI LOS más de 10 gen­dar­mes que es­ta­ban al in­te­rior del Cuar­to Tri­bu­nal Oral en lo Pe­nal de San­tia­go, ni las me­di­das de se­gu­ri­dad im­pues­tas ayer en el Cen­tro de Jus­ti­cia, lo­gra­ron im­pe­dir que se desa­rro­lla­ra una ver­da­de­ra ba­taho­la cuan­do la jue­za Ge­ni Mo­ra­les le­yó la sen­ten­cia de sie­te años de pri­sión efec­ti­va dic­ta­da con­tra Ta­ma­ra Fa­rías Ver­ga­ra, por el de­li­to de ho­mi­ci­dio frus­tra­do con­tra un guar­dia del Ban­coEs­ta­do, ocu­rri­do en Es­ta­ción Cen­tral el 21 de enero de 2014.

La lec­tu­ra del ve­re­dic­to es­ta­ba agen­da­da pa­ra el me­dio­día de ayer, por lo que tan­to Ca­ra­bi­ne­ros como Gen­dar­me­ría te­nían alis­ta­do un ope­ra­ti­vo es­pe­cial de se­gu­ri­dad. Es­to, con­si­de­ran­do que la mu­jer es so­bri­na de los her­ma­nos Ver­ga­ra To­le­do (muer­tos en Vi­lla Fran­cia en 1985 en un ope­ra­ti­vo de Car­bi­ne­ros, he­cho que dio ori­gen al Día del Jo­ven Com­ba­tien­te) y que en al­gu­nas de las au­dien­cias an­te­rio­res del ca­so se ha­bían efec­tua­dos ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y el Po­der Ju­di­cial. Ayer, an­tes de las 11.00, ha­bía cer­ca de 50 per­so­nas en el in­gre­so de los tri­bu­na­les con car­te­les y pan­car­tas pi­dien­do su li­be­ra­ción.

El ope­ra­ti­vo de la po­li­cía con­sis­tió en que ca­si fren­te al Cen­tro de Jus­ti­cia, es­ta­ba es­ta­cio­na­do un bus de Fuer­zas Es­pe­cia­les, así como un ca­rro lan­zaa­gua y otro lan­za­ga­ses. Los gen­dar­mes, en tan­to, le­van­ta­ron tres ani­llos de se­gu­ri­dad an­tes de lle­gar a la sa­la de la au­dien­cia.

Pa­sa­das las 12.00, la ma­gis­tra­do Mo­ra­les co­men­zó la lec­tu­ra. Re­la­tó los he­chos y di­jo que se le ha­bía

Ta­ma­ra Sol Fa­rías Ver­ga­ra

La acu­sa­ción de la fis­ca­lía in­di­có que la mu­jer in­gre­só a la su­cur­sal del Ban­coEs­ta­do de Es­ta­ción Cen­tral y que dis­pa­ró cua­tro ve­ces en el ros­tro de un guar­dia de se­gu­ri­dad. Lue­go, fue a una co­mi­sa­ría pa­ra de­nun­ciar el ro­bo de una bi­ci­cle­ta. dic­ta­do una pe­na de sie­te años. Has­ta ahí, no ha­bía nin­gún pro­ble­ma. To­do cam­bió cuan­do la jue­za le­yó la si­guien­te fra­se: “Aten­di­do el quan­tum de las pe­nas cor­po­ra­les im­pues­tas a la sen­ten­cia­da Ta­ma­ra Fa­rías Ver­ga­ra, no pro­ce­de apli­car nin­gu­na de las pe­nas sus­ti­tu­ti­vas que con­tem­pla la ley 18.216, de­bien­do, en con­se­cuen­cia, cum­plir­las real y efec­ti­va­men­te”.

En ese ins­tan­te, se es­cu­chó a una de las per­so­nas que asis­tió como pú­bli­co gri­tar “jui­cio ten­den­cio­so”, a lo que si­guió una se­rie de dis­tur­bios al in­te­rior de la sa­la: se lan­za­ron pan­fle­tos con la fra­se “Ta­ma­ra Sol a la ca­lle”; hu­bo im­pro­pe­rios y ame­na­zas con­tra la jue­za y con­tra la fis­cal Ni­nos­ka Mos­nich, de la Fis­ca­lía Cen­tro Nor­te; se ini­cia­ron fuer­tes for­ce­jeos de los pre­sen­tes con los gen­dar­mes y Ta­ma­ra Fa­rías fue eva­cua­da a la fuer­za del tri­bu­nal.

La mu­jer fue sa­ca­da en­tre cua­tro gen­dar­mes y, mien­tras lu­cha­ba con ellos, se ca­yó una de las ban­de­ras que ha­bía en la sa­la. Pro­duc­to de la con­mo­ción, la lec­tu­ra de sen­ten­cia se in­te­rrum­pió du­ran­te unos mi­nu­tos, mien­tras los ma­ni­fes­tan­tes gri­ta­ban des­de el ex­te­rior del tri­bu­nal. En me­dio de es­te am­bien­te, la jue­za de­ci­dió se­guir con el trá­mi­te. Al fi­na­li­zar, los abo­ga­dos sa­lie­ron por la puer­ta in­ter­na del juz­ga­do y los gen­dar­mes es­pe­ra­ron a que los fa­mi­lia­res de Ta­ma­ra Sol se re­ti­ra­ran pa­ra per­mi­tir la sa­li­da del res­to del pú­bli­co.

Pro­duc­to de es­tos in­ci­den­tes, la Fis­ca­lía Cen­tro Nor­te ini­ció una investigación por el de­li­to de ame­na­zas con­tra la fis­cal Mos­nich y la jue­za Mo­ra­les. Se ca­ra­tu­ló “con­tra quie­nes re­sul­ten res­pon­sa­bles”.

La ma­ni­fes­ta­ción se tras­la­dó al in­gre­so del Cen­tro de Jus­ti­cia. Ahí, los cer­ca de 100 sim­pa­ti­zan­tes de la con­de­na­da se en­fren­ta­ron con una ver­da­de­ra pa­red de efec­ti­vos de Fuer­zas Es­pe­cia­les que evi­ta­ba que lle­ga­ran has­ta los juz­ga­dos. En me­dio de es­tos des­ma­nes se es­cu­cha­ron dos bom­bas de rui­do.

Es­tas ac­cio­nes eran in­ter­ca­la­das con dis­cur­sos im­pro­vi­sa­dos de los fa­mi­lia­res di­rec­tos de Fa­rías. Su pa­dre, David, in­di­có que “Ta­ma­ra te quie­ro li­bre, y no de­ja­re­mos de lu­char por tenerte en la ca­lle”. Su ma­dre, Ana Ver­ga­ra, se­ña­ló que “que­re­mos in­vi­tar­los a no que­dar­nos tran­qui­los”.

Más cal­ma­do, su abue­lo, Ma­nuel Ver­ga­ra, in­di­có que “es­to fue una de­ter­mi­na­ción po­lí­ti­ca y no ju­rí­di­ca. Por ejem­plo, no se le re­co­no­ce un exa­men psi­quiá­tri­co que le hi­cie­ron”.

Du­ran­te la no­che, los in­ci­den­tes por la con­de­na a Fa­rías con­ti­nua­ron en Vi­lla Fran­cia, en la Ave­ni­da 5 de Abril, don­de su­je­tos le­van­ta­ron ba­rri­ca­das y dis­pa­ra­ron con­tra per­so­nal de Ca­ra­bi­ne­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.