El trá­gi­co des­tino de los des­pla­za­dos ucra­nia­nos

La Tercera - - MUNDO -

Los en­fren­ta­mien­tos se han in­ten­si­fi­ca­do en el es­te de Ucra­nia y los re­bel­des pro­rru­sos bom­bar­dean De­bal­tse­ve, un pue­blo que es­tá en ma­nos del go­bierno. Los ci­vi­les han hui­do de ahí y de otras áreas de­vas­ta­das por la gue­rra en el nor­te de Do­netsk pa­ra ir­se ha­cia Sla­viansk, que -tam­bién- es­tá ba­jo el man­do del go­bierno. Un pe­rio­dis­ta del ser­vi­cio ucra­niano de la BBC con­ver­só con al­gu­nos de los des­pla­za­dos, que es­tán trau­ma­ti­za­dos por la ex­pe­rien­cia.

Los ha­bi­tan­tes de Av­diiv­ka y De­bal­tse­ve se han ido has­ta ese pue­blo pa­ra res­ta­ble­cer­se. Sla­viansk se en­cuen­tra a 111 ki­ló­me­tros al nor­te del bas­tión re­bel­de de Do­netsk.

Hay dos bu­ses y no que­dan asien­tos dis­po­ni­bles. Así que los res­ca­tis­tas rá­pi­da­men­te co­pian los da­tos del pa­sa­por­te y ofre­cen una op­ción: pue­des ir en tren has­ta la ca­pi­tal Kiev, o Khar­kiv o cual­quier par­te que es­té con­tro­la­da por el go­bierno de Kiev.

La ma­yo­ría de los re­fu­gia­dos son ju­bi­la­dos y la ma­yo­ría no tie­ne fa­mi­lia­res. Só­lo unos po­cos acep­tan ir­se a Kiev, al­gu­nos de­ci­den ir­se a Sla­viansk o Dni­pro­pe­trovsk, mien­tras que el res­to no quie­re aban­do­nar la re­gión.

Sla­viansk es só­lo un pun­to de trán­si­to, no hay es­pa­cio pa­ra los re­fu­gia­dos aquí. La po­bla­ción del pue­blo ha au­men­ta­do en 30% des­de ju­lio pa­sa­do, se­gún los da­tos de la mu­ni­ci­pa­li­dad.

Los bu­ses que lle­gan des­de la zo­na de com­ba­te tie­nen se­ña­les de “ope­ra­cio­nes no pro­gra­ma­das”. Los con­duc­to­res es­tán re­ti­cen­tes de con­ver­sar so­bre el pe­li­gro­so via­je. La ma­yo­ría de los re­fu­gia­dos tam­po­co son muy con­ver­sa­do­res. Di­cen que han e s t a d o v i a j a n d o p o r mu­cho tiem­po, más de cua­tro ho­ras, que se han de­te­ni­do en el ca­mino es­pe­ran­do un res­pi­ro en el bom­bar­deo.

La ma­yo­ría de ellos es­tán con­ven­ci­dos de que de­ja­ron sus ca­sas tem­po­ral­men­te, por un mes como má­xi­mo. Así es que no quie­ren ir­se muy le­jos.

Na­ta­lia es de Av­diiv­ka, que se ubi­ca a 20 ki­ló­me­tros al nor­te de Do­netsk. “No ha ha­bi­do una co­ne­xión de trans­por­te con Av­diiv­ka en los úl­ti­mos 10 días. La gen­te tie­ne mie­do a ma­ne­jar en sus pro­pios au­tos y no tie­nen per­mi­ti­do ha­cer­lo”, aña­dió.

Ella via­ja a Ru­sia con sus pa­dres y su es­po­so, pa­ra que­dar­se c o n a l g unos f a mil i a r e s . “En nues­tro pue­blo no hay luz, agua, co­mu­ni­ca­cio­nes. Los ne­go­cios se es­tán que­dan­do sin co­sas. Traen pan una vez por se­ma­na y se aca­ba in­me­dia­ta­men­te, los pre­cios han subido. Un pan de mol­de cos­ta­ba 5,5 griv­na (US$ 0,34) y aho­ra es­tá a 7,5”, se­ña­la.

Svitla­na, que tam­bién es de Av­diiv­ka, di­ce que la in­dus­tria lo­cal de Co­ca-Co­la to­da­vía es­tá fun­cio­nan­do. “Los tra­ba­ja­do­res duer­men y vi­ven ahí, en la plan­ta, por­que tie­ne re­fu­gios. Vol­ver a ca­sa es pe­li­gro­so, así que la gen­te tra­ta de evi­tar las ca­lles”, sos­tie­ne.

Na­ta­lia Zo­lo­tar­yo­va, una vo­lun­ta­ria que en­tre­ga ayu­da psi­co­ló­gi­ca pa­ra los des­pla­za­dos en Sla­viansk cuen­ta que “la gen­te tie­ne di­fe­ren­tes pro­ble­mas. Las mu­je­res ju­bi­la­das su­fren de pre­sión al­ta. Las ca­sas y los de­par­ta­men­tos de al­gu­nas per­so­nas han si­do des­trui­dos”. “De­bal­tse­ve se que­dó sin pan por va­rios días. No ha ha­bi­do agua por mu­cho tiem­po: la gen­te no se ha po­di­do ba­ñar en un mes. Al­gu­nos es­tán im­pac­ta­dos, en shock. Les pre­gun­to: ¿Dón­de es­tás aho­ra? y me di­cen: No sé. Así es que co­mien­zo a orien­tar­los, le to­mo las ma­nos has­ta que se ubi­can. Es, prin­ci­pal­men­te, gen­te may o r , hay muy p o c o s ni ños ” , agre­ga.

En el es­te de Ucra­nia cer­ca de 1,5 mi­llo­nes de per­so­nas han si­do des­pla­za­das por los en­fren­ta­mien­tos. Un ter­cio de ellos se ha ido a Ru­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.