Eu­ro­pa y sus fan­tas­mas

La Tercera - - OPINIÓN - Carlos Omi­na­mi

NUE­VA­MEN­TE un fan­tas­ma re­co­rre Eu­ro­pa. Ya no es el co­mu­nis­mo como lo pen­sa­ron En­gels y Marx en el si­glo XIX. Es­te fue en­te­rra­do ha­ce ya mu­chos años y no re­su­ci­ta­rá. El nue­vo fan­tas­ma son las iz­quier­das ra­di­ca­les que flo­re­cen en el te­rreno abo­na­do por las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad im­pues­tas por la troi­ka cons­ti­tui­da por el FMI, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y la Co­mi­sión Eu­ro­pea.

Las nue­vas iz­quier­das han ob­te­ni­do una pri­me­ra gran vic­to­ria en Gre­cia con Sy­ri­za en­ca­be­za­da por Ale­xis Tsi­pras, lí­der de só­lo 40 años. Es la pri­me­ra vez en la his­to­ria de Eu­ro­pa que un gru­po de iz­quier­da ra­di­cal ob­tie­ne una vo­ta­ción tan im­por­tan­te (36,4%). La con­tra­par­ti­da fue la de­ba­cle de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les y es­pe­cial­men­te del que fue­ra un gran par­ti­do so­cia­lis­ta, el Pa­sok, que ape­nas su­peró el 5%.

Tsi­pras re­pre­sen­ta un desafío ma­yor pa­ra la go­ber­na­bi­li­dad con­ser­va­do­ra que do­mi­na Eu­ro­pa. El nue­vo Primer Mi­nis­tro bus­ca ter­mi­nar con los ac­tua­les pro­gra­mas de res­ca­te, re­ne­go­ciar su deu­da ex­ter­na, au­men­tan­do sa­la­rios, pen­sio­nes y sub­si­dios de ce­san­tía y re­con­tra­tan­do a los fun­cio­na­rios pú­bli­cos des­pe­di­dos.

La pro­pues­ta del nue­vo go­bierno grie­go es re­ne­go­ciar las con­di­cio­nes de pa­go de la deu­da, in­de­xán­do­las al cre­ci­mien­to de la eco­no­mía. Es de­cir, se pa­ga­rá en la me­di­da en que el cre­ci­mien­to lo per­mi­ta.

El li­de­raz­go eu­ro­peo se ve así en­fren­ta­do a un gran di­le­ma: in­sis­tir en las po­lí­ti­cas ac­tua­les que han pro­vo­ca­do una re­ce­sión pro­fun­da o abrir­se a una ne­go­cia­ción que ter­mi­ne en un nue­vo acuer­do. Si op­ta por la pri­me­ra op­ción pue­de pro­vo­car la sa­li­da de Gre­cia del eu­ro con el ries­go de un efec­to do­mi­nó de con­se­cuen­cias in­sos­pe­cha­das. Por el con­tra­rio, si op­ta por el acuer­do es­ta­rá es­ti­mu­lan­do a otros paí­ses a transi- tar por la mis­ma vía. En uno u otro ca­so, la ac­tual go­ber­na­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca de Eu­ro­pa es­ta­rá cues­tio­na­da.

Los lí­de­res eu­ro­peos han si­do cau­tos. En su úl­ti­mo en­cuen­tro la Can­ci­ller Mer­kel y el Pre­si­den­te Ho­llan­de con­clu­ye­ron que las cir­cuns­tan­cias obli­gan a “mul­ti­pli­car las dis­cu­sio­nes y los con­tac­tos, en el res­pe­to a las de­ci­sio­nes del pue­blo grie­go y de sus com­pro­mi­sos”. Es evi­den­te que no es po­si­ble res­pe­tar las de­ci­sio­nes del pue­blo grie­go man­te­nien­do la ca­mi­sa de fuer­za de los com­pro­mi­sos an­te­rio­res. ¡Ha­brá que op­tar!

El 28 de fe­bre­ro se­rá una fe­cha clave. Ese día ven­ce el pla­zo es­ta­ble­ci­do en el se­gun­do pro­gra­ma de res­ca­te. El go­bierno grie­go ne­ce­si­ta im­pe­rio­sa­men­te los 7 mil mi­llo­nes de eu­ros que le co­rres­pon­den de acuer­do al pro­gra­ma pac­ta­do. El pro­ble­ma es que quie­re re­ci­bir­los sin cum­plir con las con­di­cio­nes pac­ta­das.

La par­ti­da es­tá abier­ta. Tsi­pras la tie­ne muy di­fí­cil pe­ro no im­po­si­ble. Go­bier­nos de paí­ses gran­des como Fran­cia e Ita­lia mi­ran con in­te­rés la po­si­bi­li­dad de una in­fle­xión de las po­lí­ti­cas vi­gen­tes. En Es­pa­ña tan­to los po­pu­la­res como el PSOE ven con pá­ni­co el as­cen­so ful­gu­ran­te del Po­de­mos. En Por­tu­gal el blo­que de iz­quier­da ha ex­pe­ri­men­ta­do tam­bién un im­por­tan­te avan­ce. Y apo­yo im­pre­vis­to,Oba­ma afir­mó que es ne­ce­sa­rio pa­sar de la aus­te­ri­dad al cre­ci­mien­to.

Si Tsi­pras con­si­gue do­blar­le la mano a la Can­ci­ller Mer­kel su elec­ción ha­brá cons­ti­tui­do un hi­to his­tó­ri­co. Si no… Flo­re­cen las iz­quier­das ra­di­ca­les en el te­rreno abo­na­do por el FMI, el BCE y la Co­mi­sión Eu­ro­pea. El ca­so de Gre­cia su­po­ne un du­ro desafío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.