Ima­cec y ba­rre­ra de cre­ci­mien­to

La Tercera - - CORREO - Carlos Ríos C. Er­nes­to Schie­fel­bein Eduar­do Qui­roz Sa­li­nas Nelly Alvarado

Se­ñor di­rec­tor: Si bien el Ima­cec de di­ciem­bre mos­tró un al­za mo­de­ra­da res­pec­to de los me­ses pre­vios, con un cre­ci­mien­to in­ter­anual de 2,9%, se con­fir­ma que en 2014 ha­bre­mos cre­ci­do en torno al 1,8%, sien­do és­te el peor desem­pe­ño de nues­tra eco­no­mía en tres dé­ca­das des­con­tan­do l os años de cri­sis ex­ter­nas (1999 y 2009). Es­ta es la pri­me­ra vez en sie­te años -de nue­vo, sin con­tar di­chas cri­sis- que Chile cre­ce me­nos que la eco­no­mía mun­dial, y la pri­me­ra vez des­de 1985 que es ape­nas la mi­tad del mun­do. Des­de que asu­mió el ac­tual go­bierno el Ima­cec no pu­do su­pe­rar la ba­rre­ra del 3%.

Los pro­nós­ti­cos pa­ra 2015 tam­po­co son alen­ta­do­res. El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) aca­ba de re­ba­jar la pro­yec­ción de cre­ci­mien­to del país de 3,3% a 2,8%. La úl­ti­ma en­cues­ta de ex­pec­ta­ti­vas del Ban­co Cen­tral mues­tra una pro­yec­ción de 2,6% pa­ra 2015, mu­cho me­nos que el 4,3% pro­yec­ta­do ha­ce un año. Es de­cir, al igual que el año pa­sa­do to­das las co­rrec­cio­nes pa­ra es­te año han ido a la baja.

La le­ve me­jo­ría del Ima­cec de di­ciem­bre es­tu­vo mar­ca­da por un au­men­to pun­tual de las im­por­ta­cio­nes de bie­nes de ca­pi­tal, es­pe­cí­fi­ca­men­te de vehícu­los y ca­mio­nes. Sin em­bar­go, los da­tos pre­li­mi­na­res de enero mues­tran que si­guen ca­yen­do con fuer­za el con­su­mo y la in­ver­sión, lo que di­si­pa las an­he­la­das ex­pec­ta­ti­vas de in­fle­xión.

Mien­tras las au­to­ri­da­des no ha­gan un diag­nós­ti­co más pre­ci­so de las ra­zo­nes que ex­pli­can la de­bi­li­dad de nues­tra eco­no­mía, afec­ta­da por la im­ple­men­ta­ción de la re­for­ma tri­bu­ta­ria y la dis­cu­sión de otras re­for­mas es­truc­tu­ra­les como la sin­di­cal, la mo­di­fi­ca­ción al có­di­go de aguas o el cam­bio a la Cons­ti­tu­ción, se­gui­re­mos en pre­sen­cia de ta­sas de cre­ci­mien­to me­dio­cres, como las ob­ser­va­das du­ran­te 2014.

El in­for­me men­cio­na que no en­con­tró es­tu­dios so­bre los efec­tos de la acre­di­ta­ción de pro­gra­mas, y que son po­cos los que re­la­cio­nan la for­ma­ción ini­cial de los do­cen­tes con los apren­di­za­jes de los alum­nos de en­se­ñan­za bá­si­ca y me­dia. Tam­bién des­ta­ca que 42 es­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos exi­gen una prue­ba pa­ra ejer­cer como do­cen­tes en su es­ta­do, pe­ro que es es­ca­sa la evi­den­cia de que los do­cen­tes que ob­tie­nen un pun­ta­je al­to en esas prue­bas ten­gan más éxi­to en la sa­la de cla­ses que los que ob­tu­vie­ron pun­ta­jes ba­jos.

Es di­fí­cil su­po­ner que se tie­nen en nues­tro país los re­cur­sos pa­ra pre­pa­rar prue­bas me­jo­res que las que se em­plean en esos 42 es­ta­dos. Por lo tan­to, por aho­ra, pa­re­ce di­fí­cil te­ner ins­tru­men­tos su­fi­cien­te­men­te pre­ci­sos, como pa­ra to­mar de­ci­sio­nes con in­for­ma­ción ade­cua­da. que bus­can im­po­ner sus ideas como las úni­cas vá­li­das, en vez de acep­tar la di­ver­si­dad. Eso se ve re­fle­ja­do en el de­ba­te.

En Chile hay sec­to­res que bus­can la su­pre­ma­cía de una po­si­ción que es igual de dis­cu­ti­ble que cual­quier otra, y que es­con­de el tras­fon­do de to­dos los te­mas tras­cen­den­ta­les: el al­can­ce de su va­li­dez. Hay quie­nes creen te­ner la ver­dad y que esa ver­dad anu­la po­si­cio­nes dis­tin­tas, y otros que creen que la to­ta­li­dad de los pun­tos de vis­ta son dis­cu­ti­bles y acep­ta­bles en el ám­bi­to in­di­vi­dual.

Chile es uno de los cin­co paí­ses que pe­nan el de­re­cho de una mu­jer y de una fa­mi­lia a de­ci­dir abor­tar. Si hay una ley que des­pe­na­li­za el abor­to se de­be en­ten­der que no se im­po­ne el abor­to, sino que se de­ja li­bre a la per­so­na a que de­ci­da, sin in­ter­ven­ción al­gu­na y acor­de a sus prin­ci­pios.

O los sec­to­res re­li­gio­sos y con­ser­va­do­res re­co­no­cen dé­bi­les sus ar­gu­men­tos, o sim­ple­men­te se le tie­ne de­ma­sia­do mie­do al pen­sa­mien­to li­bre y a la li­ber­tad de ele­gir de ca­da per­so­na. del fa­lle­ci­do acer­ca de si do­na­rán sus ór­ga­nos, los equi­pos mé­di­cos ob­tie­nen ca­da vez más res­pues­tas ne­ga­ti­vas: 52% en 2014, ver­sus 37% en 2010, cuan­do se hi­zo la pri­me­ra mo­di­fi­ca­ción le­gal de do­nan­te pre­sun­to. Las le­yes no han ayu­da­do a ge­ne­rar con­cien­cia so­li­da­ria en es­te ám­bi­to, pe­ro sí han es­tre­me­ci­do a la po­bla­ción en tér­mi­nos ne­ga­ti­vos, pro­du­cien­do un fran­co re­cha­zo.

En Chile se han he­cho es­fuer­zos crean­do es­truc­tu­ra en el sis­te­ma de sa­lud, lo que no es su­fi­cien­te al tra­tar­se de una ma­te­ria sen­si­ble re­fe­ri­da a un as­pec­to in­com­pren­si­ble y te­mi­do: el fe­nó­meno de la muer­te. ¿Son las le­yes las lla­ma­das a re­sol­ver las lis­tas de es­pe­ra de ór­ga­nos pa­ra tras­plan­tes, si ya cons­ta­ta­mos un efec­to con­tra­rio a la es­pe­ran­za del le­gis­la­dor?

Me­jor pro­mo­ver una cul­tu­ra de do­na­ción de vida a quie­nes es­pe­ran y tie­nen po­si­bi­li­dad de vi­vir. No va­mos por buen ca­mino im­ple­men­tan­do me­di­das obli­ga­to­rias a per­so­nas que no vis­lum­bran si­quie­ra el mo­men­to de su pro­pio fin, si no cons­trui­mos men­sa­je des­de la ge­ne­ra­ción de más vida.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.