“Pi­ñe­ra es fun­da­men­tal en la cen­tro­de­re­cha y no de­bie­ra res­tar­se pa­ra sa­lir de la cri­sis”

Se­na­dor RN por San­tia­go Po­nien­te El se­na­dor es­tá dis­pues­to a dar “vuel­ta la ho­ja” en di­fe­ren­cias con el ex Pre­si­den­te. Pe­ro “to­do a su tiem­po”, pre­ci­sa. Pa­ra sa­lir de la cri­sis in­sis­te en crear un par­ti­do úni­co, y un primer pa­so po­dría ser for­mar una inst

La Tercera - - POLÍTICA -

El se­na­dor An­drés Alla­mand es­tá em­pe­ña­do en con­ven­cer a su sec­tor de que la úni­ca ma­ne­ra pa­ra sa­lir de la cri­sis que en­fren­ta es fu­sio­nan­do a la cen­tro­de­re­cha en una nue­va ins­tan­cia par­ti­da­ria que to­me el man­do del blo­que. La idea, con ma­ti­ces por cier­to, ha en­con­tra­do eco en el sec­tor. El se­na­dor Her­nán La­rraín y el ex mi­nis­tro An­drés Chad­wick pro­pu­sie­ron una fe­de­ra­ción que es­té por so­bre las co­lec­ti­vi­da­des. To­do, sin­to­ni­zan­do de cier­ta ma­ne­ra con la idea de los par­ti­dos de re­ins­ti­tu­cio­na­li­zar a la ac­tual opo­si­ción. A po­cos días de que RN y la UDI ha­yan fir­ma­do un acuer­do pa­ra tra­ba­jar en un nue­vo or­den, se ven nue­va­men­te en­fren­ta­dos. ¿Hay real es­pa­cio pa­ra la uni­dad? Cons­truir un nue­vo es­ce­na­rio pa­ra la cen­tro­de­re­cha es ab­so­lu­ta­men­te ur­gen­te e in­dis­pen­sa­ble. El que ha­yan sur­gi­do fric­cio­nes a par­tir de es­te nue­vo re­fren­te, con­fir­ma la ne­ce­si­dad de dar un pa­so más ade­lan­te y más au­daz. Mi im­pre­sión es que el es­que­ma de in­sis­tir en la coa­li­ción no ha fun­cio­na­do y no va a fun­cio­nar por­que man­tie­ne mu­chos de los ele­men­tos que lo ha he­cho in­via­ble en el tiem­po. ¿Có­mo se po­dría en­ton­ces lle­gar a con­for­mar un par­ti­do úni­co si las di­fe­ren­cias in­ter­nas ha­cen frá­gil cual­quier re­la­ción? Lo que no fun­cio­na es se­guir in­sis­tien­do en lo mis­mo y pre­ten­der te­ner di­fe­ren­tes re­sul­ta­dos. El pa­so que yo plan­teo de con­fluir en una nue­va fuer­za po­lí­ti­ca, en un par­ti­do úni­co, sin du­da que tie­ne di­fi­cul­ta­des, pe­ro si­mul­tá­nea­men­te tie­ne ven­ta­jas y re­suel­ve pro­ble­mas. Y hay dos que son fun­da­men­ta­les. El pri­me­ro tie­ne que ver con el cam­bio del sis­te­ma elec­to­ral. En el sis­te­ma bi­no­mi­nal la ló­gi­ca era dos fuer­zas prin­ci­pa­les y dos par­ti­dos prin­ci­pa­les. Los pro­por­cio­na­les fun­cio­nan con una ló­gi­ca di­fe­ren­te. En con­se­cuen­cia, es una tre­men­da mio­pía su­po­ner que hay que ac­tuar con la mis­ma ra­cio­na­li­dad que un sis­te­ma bi­no­mi­nal. Ade­más, las en­cues­tas pos­te­rio­res al ca­so Pen­ta han ve­ni­do a con­fir­mar un he­cho, pa­ra mi, vir­tual­men­te irre­mon­ta­ble: las ac­tua­les iden­ti­da­des de los par­ti­dos de la cen­tro­de­re­cha es­tán muy de­te­rio­ra­das. Lo que pro­pon­go es rom­per con ellas. ¿Su pro­pues­ta es re­con­fi­gu­rar to­do? ¿Nom­bres de ca­da par­ti­do, ma­ne­ra de es­truc­tu­rar­se, to­do? Aquí hay tres si­tua­cio­nes dis­tin­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.