“Si el con­flic­to si­gue, de­cla­ra­ré es­ta­do de gue­rra en el país”

La Tercera - - MUNDO - Pi­lar Bo­net (El País)

Pa­sa de la me­dia­no­che, pe­ro la jor­na­da del 3 de fe­bre­ro no ha con­clui­do aún pa­ra el Pre­si­den­te de Ucra­nia, Pe­tro Po­ros­hen­ko, que du­ran­te el día reali­zó una vi­si­ta re­lám­pa­go a Jár­kov pa­ra cond e c o r a r a unos sol­da­dos he­ri­dos. Con­ver­sa­mos en la Ad­mi­nis­tra­ción pre­si­den­cial, en Kiev, jun­to a una ban­de­ja de bom­bo­nes de la mar­ca fa­mi­liar de los Po­ros­hen­ko. ¿Ha muer­to el pro­ce­so di­plo­má­ti­co de Minsk? No te­ne­mos la op­ción de aban­do­nar­lo. El pro­to­co­lo y el me­mo­rán­dum de Minsk, ba­sa­dos en mi plan de paz, con­tem­plan el al­to el fue­go in­me­dia­to así como la vi­gi­lan­cia y la ve­ri­fi­ca­ción de ese al­to el fue­go por par­te de la Osce, con los co­rres­pon­dien­tes me­dios téc­ni­cos como pue­den ser ra­da­res que de­ter­mi­nan el ori­gen y ho­ra de un ata­que de ar­ti­lle­ría. El me­mo­ran­do de Minsk es un do­cu­men­to ex­haus­ti­vo y re­co­no­ci­do por to­dos, in­clui­da Ru­sia. Así que hay que de­jar de ju­gar su­cio y ver có­mo lo po­ne­mos en prác­ti­ca. Oc­ci­den­te no le dio a Ucra­nia las ar­mas que qui­sie­ra, aun­que los nor­te­ame­ri­ca­nos se lo plan­tean. Soy un Pre­si­den­te pa­ra la paz, no pa­ra la gue­rra. Soy cons­cien­te de que es­te pro­ble­ma no se re­sol­ve­rá con mé­to­dos mi­li­ta­res. Es cier­to que te­ne­mos gran ne­ce­si­dad de ar­mas, pe­ro de ar­mas de de­fen­sa, me­dios de co­mu­ni­ca­ción pro­te­gi­dos pa­ra di­ri­gir las tro­pas, avio­nes sin pi­lo­to, me­dios de lu­cha elec­tró­ni­ca, ra­da­res pa­ra es­ta­ble­cer el ori­gen de los ata­ques. ¿Po­drían con­si­de­rar el en­vío de un con­tin­gen­te de pa­ci­fi­ca­do­res in­ter­na­cio­na­les pa­ra ce­rrar la fron­te­ra con Ru­sia? No que­re­mos tro­pas de ocu­pa­ción y no hay mo­ti­vo pa­ra los pa­ci­fi­ca­do­res, por­que Ucra­nia pue­de con­tro­lar sus “Es­ta es la cri­sis más pro­fun­da des­de la Se­gun­da Gue­rra. Pe­ro soy un Pre­si­den­te pa­ra la paz”. “Hay que de­jar de ju­gar su­cio (...). La paz en el es­te de Ucra­nia de­pen­de só­lo de Ru­sia”. fron­te­ras. Ucra­nia no c o nt r o l a fron­te­ras. Por­que cuan­do l l e v a mos nues­tras tro­pas a de­fen­der­las, nos ata­ca­ron con sis­te­mas de lan­za­mien­to múl­ti­ple de mi­si­les. Así que es­ta es una pre­gun­ta pa­ra Ru­sia. La paz en el es­te de Ucra­nia de­pen­de só­lo de Ru­sia. Es­ta es la cri­sis más pro­fun­da tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y los sis­te­mas de con­ten­ción de pos­gue­rra han de­ja­do de fun­cio­nar. No fun­cio­na el me­mo­rán­dum de Budapest, don­de Ru­sia y otros paí­ses ga­ran­ti­za­ron nues­tra in­te­gri­dad te­rri­to­rial y so­be­ra­nía. No fun­cio­na el me­ca­nis­mo

s us de la ONU, que so­lo pue­de re­sol­ver la cues­tión de los pa­ci­fi­ca­do­res a tra­vés del mis­mo Con­se­jo de Se­gu­ri­dad, del que Ru­sia es miem­bro per­ma­nen­te ¿Nos dis­po­ne­mos a re­sol­ver los pro­ble­mas con par­ti­ci­pa­ción del agre­sor? ¿Por qué de­cla­ró el es­ta­do de ex­cep­ción y no de gue­rra? Si el con­flic­to si­gue in­cre­men­tán­do­se, e s t o y di s - pues­to a de­cla­rar el es­ta­do de gue­rra en to­do el país. No lo ha­go por aho­ra, por­que su­pon­dría una li­mi­ta­ción de la de­mo­cra­cia y las li­ber­ta­des y ame­na­za­ría el desa­rro­llo de la eco­no­mía ¿Quién va a ir a un país con un es­ta­do de gue­rra?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.