Guía del Es­ta­do Is­lá­mi­co pa­ra la mu­jer yiha­dis­ta

Una ra­ma fe­me­ni­na del gru­po ex­tre­mis­ta di­fun­dió un do­cu­men­to que sos­tie­ne que las ni­ñas de­ben ca­sar­se a par­tir de los nue­ve años y que su educación pue­de lle­gar só­lo has­ta los 15 años.

La Tercera - - MUNDO - Por Frank Gard­ner/BBC

Có­mo es exac­ta­men­te la vida pa­ra una mu­jer yiha­dis­ta que vi­ve en­tre los ex­tre­mis­tas del Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI)? Un ex­ten­so ma­ni­fies­to fue pu­bli­ca­do on­li­ne en ára­be por una suer­te de ra­ma fe­me­ni­na del EI en Irak y Si­ria, que se ha­cen lla­mar las Bri­ga­das Khan­saa. Di­ri­gi­do prin­ci­pal­men­te pa­ra atraer re­clu­tas de Ara­bia Sau­di­ta y la zo­na del gol­fo, el do­cu­men­to tie­ne como ob­je­ti­vo res­pon­der pre­gun­tas y di­si­par mi­tos. Aho­ra, es­ta suer­te de guía yiha­dis­ta fue tra­du­ci­da al in­glés y pu­bli­ca­da por el think tank con ba­se en Lon­dres, Qui­lliam.

“Se con­si­de­ra le­gí­ti­mo”, di­ce el do­cu­men­to, “pa­ra una ni­ña ca- sar­se a los nue­ve años”. “La ma­yo­ría de las ni­ñas pu­ras”, aña­de, “es­ta­rán ca­sa­das a los 16 o 17”.

A par­tir de ese mo­men­to las mu­je­res de­ben per­ma­ne­cer ocul­tas a la vis­ta, apo­yan­do al ca­li­fa­to ins­tau­ra­do por el Es­ta­do Is­lá­mi­co des­de sus ho­ga­res con las puer­tas ce­rra­das.

Las mu­je­res, sos­tie­ne el ma­nif i e s t o , no d e b e r í a n q ue d a r s e atrás, de he­cho de­be­rían ser edu­ca­das, es­pe­cial­men­te so­bre to­dos los as­pec­tos de la re­li­gión is­lá­mi­ca, pe­ro só­lo des­de los sie­te has­ta los 15 años. Así, de los sie­te a los nue­ve años las ni­ñas de­ben apren­der re­li­gión, ára­be co­rá­ni­co y ciencia. De los 10 a los 12, de­be­rían to­mar más es­tu­dios so­bre la ley is­lá­mi­ca sha­ria so­bre ma­tri­mo­nio y di­vor­cio, ade­más de te­jer y co­ci­nar.

El mo­de­lo oc­ci­den­tal de mu­je­res eman­ci­pa­das que de­jan la ca­sa pa­ra tra­ba­jar, di­ce, ha fa­lla­do, con mu­je­res “ob­te­nien­do na­da de la idea de igual­dad con los hom­bres, apar­te de es­pi­nas”. Las tien­das de mo­da y los sa­lo­nes de be­lle­za son obra del dia­blo.

Re­fu­gio pa­ra mi­gran­tes

Es­te ex­ten­so do­cu­men­to fue pu­bli­ca­do el 23 de enero, pe­ro pa­só des­aper­ci­bi­do por los me­dios in­ter­na­cio­na­les. Pa­re­ce bas­tan­te di­fe­ren­te del atre­vi­do -a ve­ces vio­len­to- men­sa­je pu­bli­ca­do en las re­des so­cia­les por las yiha­dis­tas mu­je­res que se han uni­do EI des­de paí­ses oc­ci­den­ta­les.

Las mu­je­res, in­clu­yen­do a un es­ti­ma­do de 50 de Reino Uni­do, se cree que re­pre­sen­tan a más del 10% de los mi­les de re­clu­tas ex­tran­je­ros que han cru­za­do la fron­te­ra de Tur­quía pa­ra unir­se al Es­ta­dos Is­lá­mi­co.

El ma­ni­fies­to de­ja en cla­ro que el rol pri­ma­rio de las mu­je­res es “se­den­ta­rio”: no pe­lear sino que apo­yar al yiha­dis­ta en el ho­gar, in­clu­yen­do la crian­za de sus hi­jos. Gran par­te del tra­ta­do es­tá de­di­ca­do a sub­ra­yar la “nor­ma­li­dad” de la vida de las mu­je­res ba­jo el es­tric­to ré­gi­men del EI.

“El Es t a d o ( I s l á mi­co) no ha prohi­bi­do na­da”, aun­que, agre­ga que no ha es­ca­ti­ma­do en es­fuer­zos pa­ra se­pa­rar a hom­bres y mu­je­res que asis­ten a los co­le­gios.

Raq­qa, la ca­pi­tal de fac­to del Es­ta­do Is­lá­mi­co, es des­cri­to como “un re­fu­gio pa­ra mi­gran­tes”, don­de las fa­mi­lias vi­ven “sin ser to­ca­das por el ham­bre, los vien­tos fríos o la es­car­cha”.

Por el con­tra­rio, di­ce, las mu­je­res en los es­ta­dos del Gol­fo Pér­si­co, es­pe­cial­men­te en Ara­bia Sau­di­ta, en­fren­tan la “bar­ba­rie y sal­va­jis­mo”. Ex­pli­ca que es­to in­clu­ye a mu­je­res que tra­ba­jan jun­to a los hom­bres en tien­das, apa­re­cen en fo­to­gra­fías, to­man be­cas oc­ci­den­ta­les o atien­den a “una uni­ver­si­dad co­rrup­ta” en la ciu­dad sau­di­ta de Jed­dah.

La te­le­vi­sión sau­di­ta di­ce que con­tie­ne “ca­na­les de te­le­vi­sión de pros­ti­tu­ción y co­rrup­ción” y las es­cri­to­ras fe­me­ni­nas son ca­ta­lo­ga­das como “mu­je­res caí­das”. Los pro­fe­so­res ex­tran­je­ros son eti­que­ta­dos como es­pías que es­par­cen “sus ideas co­rrup­tas ve­ne­no­sas, co­rrup­tas y ateís­tas”.

No se men­cio­na la es­cla­vi­za­ción de ci­vi­les ya­zi­díes o la tra­ta de ni-

La Fun­da­ción Qui­lliam, un gru­po de es­tu­dios ba­sa­do en Reino Uni­do, tra­du­jo una guía

so­bre có­mo de­ben com­por­tar­se las mu­je­res del

Es­ta­do Is­lá­mi­co. De los sie­te a los nue­ve años, las ni­ñas de­ben apren­der re­li­gión, ára­be co­rá­ni­co y ciencia. De los 10 a los 12, de­be­rían to­mar más es­tu­dios

so­bre la ley is­lá­mi­ca. El ma­ni­fies­to sos­tie­ne que la mu­jer no de­be pe­lear sino que apo­yar al yiha­dis­ta en el

ho­gar, in­clu­yen­do la preo­cu­pa­ción por la crian­za de

los hi­jos. ñas me­no­res de edad, ca­be­zas de­ca­pi­ta­das pues­tas en las ba­ran­das en Raq­qa o los ho­mo­se­xua­les que son lan­za­dos de edi­fi­cios de sie­te pi­sos. El men­sa­je prin­ci­pal es que las mu­je­res en Ara­bia Sau­di­ta de­be­rían apre­su­rar­se a es­ca­par de su su­pues­ta vida de in­jus­ti­cia y mi­grar a la uto­pía que su­po­ne el Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.