La com­pe­ten­cia y el mer­ca­do de ca­pi­ta­les

La Tercera - - NEGOCIOS -

EN EL úl­ti­mo tiem­po el mer­ca­do ha si­do re­me­ci­do por ca­sos de aten­ta­dos a la li­bre com­pe­ten­cia y es­cán­da­los en el sec­tor fi­nan­cie­ro. Más allá de la coin­ci­den­cia, com­pe­ten­cia y mer­ca­do de ca­pi­ta­les es­tán ín­ti­ma­men­te li­ga­dos. Y es que es pro­ba­ble que no ha­ya he­rra­mien­ta más po­ten­te pa­ra pro­mo­ver la com­pe­ten­cia e in­no­va­ción en el sec­tor real que un sis­te­ma fi­nan­cie­ro in­clu­si­vo, abier­to y com­pe­ti­ti­vo.

La pre­sen­cia de nuevos en­tran­tes que desafían a los in­cum­ben­tes ofre­cien­do a los con­su­mi­do­res nue­vas y me­jo­res so­lu­cio­nes a me­no­res pre­cios, es esen­cial pa­ra la com­pe­ten­cia. Cuan­do ello ocu­rre, es­ta­mos en pre­sen­cia del bien­ve­ni­do y ne­ce­sa­rio pro­ce­so Schum­pe­te­riano de des­truc­ción crea­ti­va.

Pe­ro es­te pro­ce­so re­quie­re trans­for­mar ideas en reali­da­des. Y pa­ra que es­tas ideas pue­dan lle­gar a puer­to es con­di­ción ne­ce­sa­ria que ten­gan ac­ce­so a fi­nan­cia­mien­to. Es aquí don­de re­si­de la vi­tal im­por­tan­cia del mer­ca­do de ca­pi­ta­les.

La mar­ca de un mer­ca­do de ca­pi­ta­les desa­rro­lla­do, pro­fun­do y com­pe­ti­ti­vo es que no se re­quie­re ca­pi­tal pro­pio pa­ra po­der em­pren­der. Se pro­du­ce así una des­co­ne­xión en­tre ideas/em­pren­di­mien­to y la te­nen­cia de ca­pi­tal. Es­to no es otra co­sa que con­cre­ción de un prin­ci­pio fun­da­men­tal de la teo­ría fi­nan­cie­ra cuan­do la com­pe­ten­cia ope­ra: que el va­lor de un pro­yec­to es in­de­pen­dien­te de su for­ma de fi­nan­cia­mien­to.

En mer­ca­dos fi­nan­cie­ros sub­de­sa­rro­lla­dos, con li­mi­ta­do/cos­to­so ac­ce­so a fi­nan­cia­mien­to es­te prin­ci­pio se rom­pe. Las bue­nas ideas no bas­tan. La te­nen­cia de ca­pi­tal se tor­na en ven­ta­ja de­ci­si­va. Se di­la­pi­da así un sin­nú­me­ro de bue­nas ideas re­par­ti­das en­tre los mi­les de em­pren­de­do­res en po­ten­cia cu­yo úni­co pe­ca­do es no te­ner ca­pi­tal. La po­si­bi­li­dad de desafiar a los in­cum­ben­tes se es­fu­ma. Y el cos­to país pue­de ser enor­me.

Tan so­lo pien­se en Si­li­con Va­lley. La ca­rac­te­rís­ti­ca co­mún de los crea­do­res de Ap­ple, Fa­ce­book, Ebay o Goo­gle, por nom­brar al­gu­nos, es que te­nían una idea ge­nial y ce­ro ca­pi­tal. Sin un mer­ca­do de ca­pi­ta­les pro­fun­do como el de EE.UU., pro­ba­ble­men­te na­da de es­to hu­bie­ra exis­ti­do. La con­se­cu­ción de sus sue­ños no só­lo ge­ne­ró ri­que­za. Tam­bién in­yec­tó com­pe­ten­cia en sus in­dus­trias y en el res­to de la eco­no­mía.

En las úl­ti­mas dé­ca­das Chile ha te­ni­do un im­pre­sio­nan­te desa­rro­llo de su mer­ca­do de ca­pi­ta­les. Y si bien es­te fun­cio­na bien pa­ra las gran­des em­pre­sas, sub­sis­ten im­por­tan­tes desafíos pa­ra fi­nan­ciar a los nuevos en­tran­tes, sin repu­tación y más ries­go­sos. Por ejem­plo, la atrac­ción de in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros, con per­fi­les de ries­go y pla­zo di­fe­ren­tes a los in­ver­sio­nis- tas lo­ca­les. La­men­ta­ble­men­te, ca­sos como Cas­ca­das o el uso de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da só­lo con­tri­bu­yen a ahu­yen­tar­los.

La obra y re­cien­te vi­si­ta de Pi­ketty han pues­to a la de­sigual dis­tri­bu­ción del ca­pi­tal en el cen­tro del de­ba­te. En mi opi­nión, el te­ma fun­da­men­tal es otro: más que su te­nen­cia, lo que de­bie­ra im­por­tar es que exis­ta am­plio y com­pe­ti­ti­vo ac­ce­so a fi­nan­cia­mien­to pa­ra los pro­yec­tos de los mi­les de ca­pi­ta­lis­tas del ma­ña­na re­par­ti­dos en­tre no­so­tros. En mer­ca­dos fi­nan­cie­ros desa­rro­lla­dos el ca­pi­tal po­drá es­tar con­cen­tra­do pe­ro cam­bia de ma­nos. Ahí las em­pre­sas na­cen y mue­ren al ser desafia­das por nue­vas ideas. En mer­ca­dos fi­nan­cie­ros sub­de­sa­rro­lla­dos, la com­pe­ten­cia e in­no­va­ción se re­sien­ten y el ca­pi­tal se con­cen­tra in­ter­ge­ne­ra­cio­nal­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.