En el nom­bre del hi­jo

El cen­tral de la U. de Con­cep­ción tie­ne mo­ti­vos pa­ra son­reír. Su equi­po es lí­der y su pe­que­ño Agus­tín su­peró una du­ra en­fer­me­dad.

La Tercera - - DEPORTES -

Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción es el equi­po de mo­da del Clau­su­ra. Con cin­co vic­to­rias en otras tan­tas fe­chas, el Campanil con­ti­núa sien­do pun­te­ro en so­li­ta­rio. Con su tan­to lo­gra­do en el triun­fo 1-2 an­te Bar­ne­chea, el pa­sa­do mar­tes en San Carlos de Apo­quin­do, Sebastián Ro­co ayu­dó al con­jun­to pen­quis­ta a per­pe­tuar su in­ma­cu­la­da ra­cha en el cam­peo­na­to. “No tie­ne sen­ti­do pen­sar que por ga­nar cin­co par­ti­dos va­mos a pe­lear el tí­tu­lo”, ase­gu­ra, sin em­bar­go, el za­gue­ro de 31 años. Y es que Ro­co siem­pre ha vi­vi­do con los pies en la tie­rra.

El hoy de­fen­sa cen­tral de la U de Con­ce, for­ma­do como ju­ga­dor en su San Fe­li­pe na­tal, arri­bó a Ca­la­ma en 2010, tras cur­tir­se con an­te­rio­ri­dad en las fi­las de has­ta cin­co equi­pos dis­tin­tos. Du­ran­te cua- tro años de­fen­dió la po­le­ra de Co­bre­loa. Un pe­río­do de es­ta­bi­li­dad de­por­ti­va, con más lu­ces que som­bras, vi­vió el fut­bo­lis­ta en las fi­las del con­jun­to loíno, has­ta que un gris día de agos­to de 2013, al otro la­do de la can­cha, el cie­lo se nu­bló. Una bron­co­neu­mo­nía pu­so en ja­que a su hi­jo Agus­tín, de só­lo cin­co me­ses, quien fue in­gre­sa­do de ur­gen­cia en la UCI del Hos­pi­tal Mi­li­tar de San­tia­go. Co­men­zó en­ton­ces el cal­va­rio de Ro­co, obli­ga­do a com­pa­ti­bi­li­zar sus en­tre­na­mien­tos en Ca­la­ma con sus per­ma­nen­tes via­jes a la ca­pi­tal. El fút­bol, re­co­no­ce hoy el za­gue­ro, le ayu­dó a no dar­se por ven­ci­do: “Los 90 mi­nu­tos de ca­da par­ti­do eran una vál­vu­la de es­ca­pe pa­ra mí, del es­trés y del can­san­cio men­tal al que es­ta­ba so­me­ti­do”, re­cuer­da. El ca­so de Agus­tín, hos­pi­ta­li­za­do a cau­sa del vi­rus sin­ci­cial, con­mo­cio­nó al mun­do del fút­bol chi­leno, que se vol­có con el ju­ga­dor. “To­dos se pu­sie­ron en su mo­men­to la ma­ni­to en el co­ra­zón, con sus ora­cio­nes y sus ple­ga­rias. Aún a día de hoy, allá don­de voy, me pre­gun­tan por Agus­tín. Por eso só­lo ten­go pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to”, ma­ni­fies­ta.

La luz

Tras lar­gos me­ses de su­fri­mien­to, mar­ca­dos por un pro­nós­ti­co mé­di­co re­ser­va­do, Agus­tín lo­gró ga­nar­le la ba­ta­lla a la en­fer­me­dad, y Se- bas­tián Ro­co aban­do­nó la dis­ci­pli­na na­ran­ja pa­ra en­ro­lar­se en el nue­vo pro­yec­to de Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción. El pa­sa­do mar­tes, en la ga­le­ría del es­ta­dio de San Carlos, la es­po­sa del fut­bo­lis­ta, acom­pa­ña­da de Agus­tín –que el domingo ce­le­bra­ba su se­gun­do cum­plea­ños- y de los otros dos hi­jos de la pa­re­ja, pre­sen­cia­ban en di­rec­to la quin­ta vic­to­ria con­se­cu­ti­va del Campanil. So­bra­ban los mo­ti­vos pa­ra son­reír. “Son ex­pe­rien­cias que uno vi­ve y que agra­de­ce ha­ber vi­vi­do por­que te for­ta­le­cen como per­so­na y te ha­cen ver la vida de otra for­ma. Aho­ra só­lo pien­so en se­guir dis­fru­tan­do de es­te se­mes­tre tan lin­do con el equi­po y, so­bre to­do, en dis­fru­tar del gor­di­to no­más”, de­cla­ra el co­man­dan­te de la U. de Con­cep­ción, quien pe­se a su ru­do as­pec­to, no du­da en de­fi­nir­se como un sen­ti­men­tal: “Aden­tro me ha­go res­pe­tar, pe­ro afue­ra me ha­go que­rer”, afir­ma.

FO­TO: AGENCIAUNO

Sebastián Ro­co abre los bra­zos pa­ra ce­le­brar su tan­to lo­gra­do el pa­sa­do mar­tes an­te Bar­ne­chea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.