LE­SIO­NES PSI­CO­LÓ­GI­CAS

La Tercera - - DEPORTES -

Es co­mún que las le­sio­nes de­por­ti­vas se ana­li­cen des­de lo fí­si­co, fi­sio­ló­gi­co, nu­tri­cio­nal o ele­men­tos exó­ge­nos (can­cha, cli­ma, ad­ver­sa­rios, etc.). Po­cas ve­ces se ha­ce men­ción a los as­pec­tos men­ta­les im­plí­ci­tos. Pe­ro lo psi­co­ló­gi­co pue­de in­fluir en una le­sión des­de 3 pers­pec­ti­vas: pre­ven­ti­va, re­cu­pe­ra­ción y re­in­te­gro.

En el primer ca­so hay un fe­nó­meno que se de­no­mi­na

que es la ten­den­cia de un ju­ga­dor a su­frir mu­chas le­sio­nes. De­por­tis­tas im­pul­si­vos que les gus­ta la aven­tu­ra, sen­sa­ción de ries­go y se mues­tran am­bi­cio­sos pe­ro im­pa­cien­tes (bus­can re­sul­ta­dos in­me­dia­tos). Ten­drían una ma­yor ten­den­cia a le­sio­nar­se.

Du­ran­te la re­cu­pe­ra­ción (más en le­sio­nes de gra­ve­dad), exis­te una ac­ti­tud de ne­gar el he­cho y ba­jar­le el per­fil, nor­mal­men­te atri­bu­yén­do­se­lo a la ma­la suer­te... Es­tu­dios se­ña­lan que es­ta atri­bu­ción cau­sal ex­ter­na in­ci­de en una me­nor ad­he­ren­cia al pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción, ya que, el ju­ga­dor per­ci­be que des­de un prin-

Por Ro­dri­go A. Cauas E. ci­pio él no tie­ne in­je­ren­cia o con­trol so­bre lo que es­tá vi­vien­do. Su mo­do de pen­sar es: “mis pro­ble­mas son ori­gi­na­dos por al­go ex­terno, por lo tan­to no ten­go na­da que mo­di­fi­car”. Sen­ti­rá que es po­co lo que pue­de ha­cer.

Pe­ro unos de los as­pec­tos me­nos con­si­de­ra­dos es lo que su­ce­de con el de­por­tis­ta pos­te­rior a la le­sión, ya que, hay mu­chos ele­men­tos men­ta­les que de­ter­mi­nan el re­in­te­gro óp­ti­mo a la com­pe­ten­cia. Uno es el te­mor, por ejem­plo a no sen­tir mo­les­tias, a no vol­ver a com­pe­tir al ni­vel que se te­nía an­tes de la le­sión o a que reapa­rez­ca la le­sión. Es­to ha­ce ne­ce­sa­rio tra­ba­jar psi­co­ló­gi­ca­men­te, aún más si hu­bo le­sio­nes an­te­rio­res o el de­por­tis­ta tie­ne un per­fil pre­dis­po­nen­te (baja ex­pec­ta­ti­vas de au­toe­fi­ca­cia, an­sie­dad, baja au­to­de­ter­mi­na­ción). En oca­sio­nes el ju­ga­dor po­dría ge­ne­rar una le­sión psi­co­ló­gi­ca, es de­cir per­ci­bir sín­to­mas, aún cuan­do ya no exis­ta evi­den­cia de fí­si­ca de una le­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.