Una deu­da pen­dien­te en Amé­ri­ca del Sur

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Ame­ri­go In­cal­ca­te­rra

LOS sis­te­mas pe­ni­ten­cia­rios de Amé­ri­ca del Sur com­par­ten una se­rie de pro­ble­mas cró­ni­cos que no han si­do en­fren­ta­dos en for­ma ade­cua­da ni re­suel­tos por los Es­ta­dos. En la re­gión, pre­sen­cia­mos cons­tan­te­men­te si­tua­cio­nes de vio­len­cia car­ce­la­ria, que van des­de agre­sio­nes en­tre in­ter­nos –mu­chas ve­ces con re­sul­ta­do de muer­te-, has­ta torturas y ma­los tra­tos, e in­clu­so ho­mi­ci­dios por par­te del per­so­nal de cus­to­dia. Es­ta vio­len­cia se ve ali­men­ta­da por la au­sen­cia de una po­lí­ti­ca cri­mi­nal y pe­ni­ten­cia­ria, que se tra­du­ce en ele­va­dos ni­ve­les de ha­ci­na­mien­to y con­di­cio­nes de de­ten­ción e in­fra­es­truc­tu­ra inade­cua­das. Es­to se re­la­cio­na con la fal­ta de me­di­das al­ter­na­ti­vas a la pri­va­ción de li­ber­tad, el uso ex­ce­si­vo de la pri­sión pre­ven­ti­va y las di­la­cio­nes de los pro­ce­sos ju­di­cia­les. Ve­mos que en la re­gión se ha per­di­do el rol re­so­cia­li­za­dor del Es­ta­do, y que las cár­ce­les se han trans­for­ma­do en sim­ples de­pó­si­tos de per­so­nas. Los Es­ta­dos ya han su­pe­ra­do la eta­pa de los diag­nós­ti­cos, co­no­cen per­fec­ta­men­te la reali­dad de sus sis­te­mas pe­ni­ten­cia­rios y sa­ben bien dón­de es­tán los pro­ble­mas. Aho­ra, es ur­gen­te dar el sal­to ha­cia la im­ple­men­ta­ción: los Es­ta­dos de­ben crear es­tra­te­gias am­plias y efec­ti­vas, y adop­tar una po­lí­ti­ca cri­mi­nal y pe­ni­ten­cia­ria se­ria, ade­más de asig­nar un pre­su­pues­to ade­cua­do pa­ra

Por es­ta trans­for­ma­ción, lo que tam­bién im­pli­ca au­men­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la re­mu­ne­ra­ción de las y los fun­cio­na­rios, de acuer­do a sus res­pon­sa­bi­li­da­des. En ese desafío, los Es­ta­dos de­be­rían te­ner muy en cuen­ta los es­tán­da­res y las re­co­men­da­cio­nes rea­li­za­das por los me­ca­nis­mos de ex­per­tos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les de de­re­chos hu­ma­nos. Tam­bién es fun­da­men­tal –y cons­ti­tu­ye una obli­ga­ción in­ter­na­cio­nal­rea­li­zar una ade­cua­da se­lec­ción y pro­fe­sio­na­li­za­ción de los agen­tes pe­ni­ten­cia­rios, y que se in­cor­po­re de for­ma per­ma­nen­te y con­ti­nua la ca­pa­ci­ta­ción en de­re­chos hu­ma­nos de to­dos los ope­ra­do­res que ten­gan re­la­ción con per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad, como jue­ces, fun­cio­na­rios pe­ni­ten­cia­rios y po­li­cia­les, per­so­nal de sa­lud, etc. Por otra par­te, los Me­ca­nis­mos Na­cio­na­les de Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra (MNP) son he­rra­mien­tas esen­cia­les pa­ra com­ba­tir la fal­ta de trans­pa­ren­cia en los cen­tros de de­ten­ción, per­mi­tien­do una fis­ca­li­za­ción pe­rió­di­ca e in­de­pen­dien­te. Los MNP son en­ti­da­des au­tó­no­mas con­for­ma­das por ex­per­tos in­de­pen­dien­tes, que vi­si­tan los cen­tros de de­ten­ción y, so­bre es­ta ba­se, rea­li­zan re­co­men­da­cio­nes al Es­ta­do. Los MNP pue­den pro­po­ner me­di­das con­cre­tas pa­ra pre­ve­nir vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, prin­ci­pal­men­te la tor­tu­ra y los ma­los tra­tos. Como va­rios Es­ta­dos de la re­gión, Chile se com­pro­me­tió in­ter­na­cio­nal­men­te a crear un MNP, al ra­ti­fi­car en 2008 el Pro­to­co­lo Fa­cul­ta­ti­vo de la Con­ven­ción de la ONU con­tra la Tor­tu­ra. Al día de hoy, ese ór­gano de su­per­vi­sión no exis­te. Es de es­pe­rar que el país hon­re es­te com­pro­mi­so y es­ta­blez­ca pron­ta­men­te un me­ca­nis­mo de es­te ti­po, en lí­nea con es­ta obli­ga­ción asu­mi­da vo­lun­ta­ria­men­te. De los 14 paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na que han ra­ti­fi­ca­do es­te pro­to­co­lo, Chile es uno de los dos que no han avan­za­do en el es­ta­ble­ci­mien­to de un MNP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.