In­jus­ti­fi­ca­dos pri­vi­le­gios a ca­si­nos mu­ni­ci­pa­les Es la­men­ta­ble que el go­bierno ha­ya ter­mi­na­do ce­dien­do a las pre­sio­nes de cier­tos mu­ni­ci­pios y con­sin­tie­ra en con­sa­grar ven­ta­jas en des­me­dro de otras co­mu­nas.

La Tercera - - OPINIÓN -

LA PRE­SI­DEN­TA Mi­che­lle Ba­che­let en­vió a tra­mi­ta­ción un pro­yec­to de ley en que fi­ja las nue­vas con­di­cio­nes pa­ra la ope­ra­ción de los sie­tes ca­si­nos que aún si­guen ba­jo ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal, exen­tos del ré­gi­men que es­ta­ble­ce la Ley de Ca­si­nos de 2005. El te­ma ha­bía si­do ob­je­to de fuer­te con­tro­ver­sia, pues di­chos mu­ni­ci­pios —Ari­ca, Iqui­que, Co­quim­bo, Vi­ña del Mar, Pu­cón, Puer­to Va­ras y Puer­to Na­ta­les— des­ple­ga­ron un in­ten­so lobby pa­ra ex­ten­der el ac­tual sis­te­ma más allá del 31 de di­ciem­bre de es­te año, fe­cha en que de­be­rían co­men­zar a re­gir­se por la nue­va le­gis­la­ción. La­men­ta­ble­men­te el go­bierno ter­mi­nó ce­dien­do a es­tas in­di­si­mu­la­das pre­sio­nes, pues el pro­yec­to ex­ten­de­rá por lar­go tiem­po los pri­vi­le­gios pa­ra es­tos mu­ni­ci­pios y sus ca­si­nos, con­sa­gran­do una si­tua­ción in­jus­ti­fi­ca­da­men­te dis­cri­mi­na­to­ria y que vio­len­ta el es­pí­ri­tu de la ley.

Con­for­me al pro­yec­to, el ac­tual ré­gi­men se pro­lon­ga­rá por dos años más; re­cién en 2017 es­tos ca­si­nos pa­sa­rán a te­ner de­pen­den­cia de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ca­si­nos de Jue­gos, oca­sión en que di­chos es­ta­ble­ci­mien­tos se­rán ob­je­to de li­ci­ta­cio­nes com­pe­ti­ti­vas, tal como ocu­rre con el res­to de las sa­las de jue­go del país. Has­ta en­ton­ces, se man­ten­drá el ré­gi­men tri­bu­ta­rio vi­gen­te, se­gún el cual un por­cen­ta­je im­por­tan­te de los in­gre­sos va a las ar­cas de di­chos mu­ni­ci­pios. Una vez que pa­sen a re­gir­se por el nue­vo sis­te­ma, el 10% de la re­cau­da­ción se des­ti­na­rá al fon­do del go­bierno re­gio­nal, y como pi­so el 10% que­da­rá pa­ra el mu­ni­ci­pio. Sin em­bar­go, el pro­yec­to es­ta­ble­ce que aquel ope­ra­dor que ase­gu­re un ma­yor por­cen­ta­je de in­gre­sos al mu­ni­ci­pio, lo­gra­rá un me­jor pun­ta­je en los pro­ce­sos de li­ci­ta­ción. Ello des­vir­túa por com­ple­to el es­pí­ri­tu de la li­ci­ta­ción con­te­ni­do en la Ley de Ca­si­nos, pues el pro­yec­to triun­fa­dor no ne­ce­sa­ria­men­te se­rá aquel con la pro­pues­ta más com­pe­ti­ti­va e in­no­va­do­ra. Tal cir­cuns­tan­cia, ade­más de ir en con­tra del in­te­rés de los con­su­mi­do­res, au­men­ta el ries­go de que ocu­rran si­tua­cio­nes irre­gu­la­res.

La ini­cia­ti­va tam­bién es­ta­ble­ce la obli­ga­to­rie­dad de que es­tas sie­te co­mu­nas ten­gan ase­gu­ra­do un ca­sino por a lo me­nos 45 años. Ello re­sul­ta inex­pli­ca­ble, pues des­vir­túa por com­ple­to el sen­ti­do de que las co­mu­nas de una re­gión pue­dan com­pe­tir pa­ra ser se­de de un ca­sino. La ley ac­tual li­mi­ta el nú­me­ro de sa­las de jue­go por re­gión —con ex­cep­ción de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, que no pue­de ser se­de, y la co­mu­na de Ari­ca, que no tie­ne es­ta li­mi­ta­ción—, por lo que al aña­dir una ba­rre­ra adi­cio­nal a la com­pe­ten­cia se con­sa­gra una in­jus­ti­fi­ca­ble dis­cri­mi­na­ción en fa­vor de cier­tos mu­ni­ci­pios. Si en de­fi­ni­ti­va en la tra­mi­ta­ción le­gis­la­ti­va de es­te pro­yec­to se man­tie­ne es­te pri­vi­le­gio in­de­bi­do, cuan­do me­nos de­be­ría am­pliar­se el lí­mi­te má­xi­mo de ca­si­nos en es­tas re­gio­nes, como una ma­ne­ra de com­pen­sar al res­to de los mu­ni­ci­pios de la re­gión.

Es una reali­dad que las mu­ni­ci­pa­li­da­des que po­seen ca­si­nos fi­nan­cian una par­te im­por­tan­te de su pre­su­pues­to con car­go a los in­gre­sos pro­ve­nien­tes del jue­go. La ley de 2005 con­tem­pló es­ta si­tua­ción y por ello dio un pla­zo de 10 años pa­ra que pu­die­ran adap­tar­se al nue­vo ré­gi­men. Si en de­fi­ni­ti­va ello no fue po­si­ble, co­rres­pon­de al Es­ta­do bus­car la for­ma de su­ple­men­tar par­te o la to­ta­li­dad de di­chos re­cur­sos; le­jos de ello, el go­bierno op­tó, en cam­bio, por ce­der a las pre­sio­nes, con­sa­gran­do así un ne­ga­ti­vo pre­ce­den­te que en el fu­tu­ro po­drá ser in­vo­ca­do pa­ra so­li­ci­tar si­mi­la­res pri­vi­le­gios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.