In­mo­la­ción de pi­lo­to jor­dano

La Tercera - - OPINIÓN -

DES­DE QUE al­can­za­ra re­per­cu­sión in­ter­na­cio­nal ha­ce sie­te me­ses con su in­cur­sión en Irak y la to­ma de la ciu­dad kur­da de Mo­sul, el au­to­de­no­mi­na­do Es­ta­do Is­lá­mi­co ha de­mos­tra­do su ili­mi­ta­da ca­pa­ci­dad pa­ra in­fli­gir bru­ta­les cas­ti­gos a sus enemi­gos con el de­go­lla­mien­to a san­gre fría -y an­te las cá­ma­ras- de ciu­da­da­nos bri­tá­ni­cos, es­ta­dou­ni­den­ses, fran­ce­ses e in­clu­so ja­po­ne­ses. Sin em­bar­go, fue la di­fu­sión el mar­tes pa­sa­do de un vi­deo don­de mues­tra la in­mo­la­ción de un pi­lo­to jor­dano cap­tu­ra­do a fi­nes del año pa­sa­do el que mar­có un pun­to de in­fle­xión en los ni­ve­les de bru­ta­li­dad de es­te gru­po yiha­dis­ta que man­tie­ne el con­trol de am­plios te­rri­to­rios en Me­dio Orien­te.

Las imá­ge­nes no só­lo reite­ran la ca­pa­ci­dad de esa or­ga­ni­za­ción pa­ra re­gis­trar sus ac­tos con una ex­tra­or­di­na­ria ca­li­dad téc­ni­ca, usan­do tec­no­lo­gía HD; ade­más, de­mues­tran una in­quie­tan­te ap­ti­tud pa­ra ir es­ca­lan­do en los gra­dos de cruel­dad y pues­ta en es­ce­na. Si pri­me­ro de­go­lla­ban a sus víc­ti­mas y lue­go las in­mo­lan, no es di­fí­cil ima­gi­nar que su ca­pa­ci­dad de vio­len­cia se- gui­rá es­ca­lan­do en el fu­tu­ro. Y pa­ra di­fun­dir­la no du­dan en apro­ve­char al má­xi­mo las re­des so­cia­les, pues In­ter­net se ha con­ver­ti­do en su prin­ci­pal ins­tru­men­to pa­ra lle­var a ca­bo su es­tra­te­gia de pro­pa­gan­da.

Sin em­bar­go, jun­to con re­pre­sen­tar un dra­má­ti­co sal­to en la vio­len­cia de sus eje­cu­cio­nes, la muer­te del pi­lo­to jor­dano tam­bién pue­de y de­be con­ver­tir­se en un pun­to de in­fle­xión an­te el avan­ce del mo­vi­mien­to. Ello por­que si bien con es­te cruel ac­to EI bus­ca di­sua­dir a los paí­ses ára­bes, el efec­to ha si­do el con­tra­rio, en par­te por la con­de­na del Is­lam a la in­mo­la­ción. Jor­da­nia en­du­re­ció sus bom­bar­deos con­tra po­si­cio­nes del gru­po y eje­cu­tó a dos yiha­dis­tas, y la más pres­ti­gio­sa ins­ti­tu­ción su­ni­ta del mun­do, la uni­ver­si­dad egip­cia Al Az­har, exi­gió un du­ro cas­ti­go con­tra “los te­rro­ris­tas del EI”. De­te­ner el avan­ce yiha­dis­ta es ur­gen­te por­que su ame­na­za so­bre­pa­sa los lí­mi­tes de Me­dio Orien­te. Por ello, la muer­te del pi­lo­to jor­dano ha per­mi­ti­do dar un nue­vo im­pul­so a esa lu­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.