Ener­gía nu­clear

La Tercera - - CORREO - Eduar­do Re­yes Frías Pe­dro Ara­ve­na Ri­ve­ra M. Fran­cis­ca Va­len­zue­la H. M. So­lan­ge Fa­ve­rau C.

Se­ñor di­rec­tor: Los es­tu­dios so­bre la op­ción de in­cluir ener­gía nu­clear pa­ra ge­ne­rar elec­tri­ci­dad en Chile, ini­cia­dos en 2007 y des­cri­tos en La Ter­ce­ra, si­guen pen­dien­tes an­te la com­ple­ji­dad de los fac­to­res cien­tí­fi­cos, tec­no­ló­gi­cos, am­bien­ta­les y po­lí­ti­cos in­vo­lu­cra­dos. No se tra­ta só­lo de “un te­rror nu­clear” ge­ne­ra­do por el desas­tre de Fu­kus­hi­ma, como di­cen al­gu­nos ex­per­tos, quie­nes así omi­ten otra cla­se de ob­je­cio­nes más ob­je­ti­vas.

Por ejem­plo, en tan­to Chile ca­re­ce de la ma­te­ria pri­ma y del do­mi­nio tec­no­ló­gi­co del ura­nio, la ins­ta­la­ción y el fun­cio­na­mien­to de los reac­to­res de po­ten­cia im­pli­ca­ría una de­pen­den­cia ma­yor que la ac­tual im­por­ta­ción de com­bus­ti­bles fó­si­les. El ac­ci­den­te de Fu­kus­hi­ma, ade­más de re­ve­lar de­fi­cien­cias pre­ven­ti­vas, plan­teó nue­vas exi­gen­cias en el di­se­ño, el em­pla­za­mien­to y el con­trol de las plan­tas nu­clea­res, tra­du­ci­bles en ma­yo­res cos­tos.

La “ex­pan­sión” de la ener­gía nu­clear en el mun­do que des­cri­be una car­ta de Fer­nan­do Sier­pe, miem­bro de un co­mi­té del Co­le­gio de In­ge­nie­ros, es bas­tan­te re­la­ti­va. Va­le, so­bre to­do, en China y Co­rea del Nor­te. En me­nor es­ca­la, Ar­gen­ti­na y Bra­sil. En cam­bio, Ale­ma­nia y al­gu­nos paí­ses eu­ro­peos han de­te­ni­do el desa­rro­llo nu­clear eléc­tri­co fa­vo­re­cien­do otras fuen­tes.

En una si­tua­ción muy di­fe­ren­te, las gran­des po­ten­cias que do­mi­nan el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de Na­cio­nes Uni­das man­tie­nen un con­trol geo­po­lí­ti­co del uso ac­tual y po­ten­cial de la ener­gía ató­mi­ca, cu­yo ar­ma­men­to si­gue sien­do el fac­tor di­sua­si­vo de al­can­ce pla­ne­ta­rio. en nues­tro queha­cer mé­di­co. Si hay pro­fe­sio­na­les que es­tán dis­po­ni­bles pa­ra rea­li­zar abor­tos, de­be­rán ir a tra­ba­jar a otros lu­ga­res en don­de es­ta prác­ti­ca se reali­ce y acep­te. En nues­tra red UC Ch­ris­tus no se ha­rán abor­tos, nues­tros prin­ci­pios y va­lo­res más pro­fun­dos no van a cam­biar por un de­ter­mi­na­do pro­yec­to de ley. Es­to es de­fi­ni­ti­vo”.

Di­chas afir­ma­cio­nes, la­men­ta­ble­men­te, con­fi­gu­ran una gra­ví­si­ma in­frac­ción a dis­po­si­cio­nes fun­da­men­ta­les de nues­tro or­de­na­mien­to ju­rí­di­co, cons­ti­tu­cio­nal y la­bo­ral; pues con­di­cio­nan la con­tra­ta­ción y es­ta­bi­li­dad del em­pleo en esa uni­ver­si­dad a vi­sio­nes de ín­do­le re­li­gio­sa y po­lí­ti­ca, de con­for­mi­dad con lo pre­vis­to por el ar­tícu­lo 2º, in­ci­sos 1º, 3º, 4º y 5º del Có­di­go del Tra­ba­jo, que ca­rac­te­ri­zan esas con­duc­tas como ac­tos de dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral en re­la­ción al ar­tícu­lo 19º, nú­me­ros 6º in­ci­so 1º y 16º, de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca.

Es­ta in­frac­ción re­sul­ta agra­va­da por la in­ves­ti­du­ra aca­dé­mi­ca del rec­tor, y de­bie­ra mo­ti­var el es­tu­dio de ac­cio­nes pre­ven­ti­vas, tan­to de or­ga­nis­mos pú­bli­cos como de or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les. ti­po de eva­lua­cio­nes per­mi­te orien­tar, ade­cuar las es­tra­te­gias e in­ten­cio­nar pe­da­gó­gi­ca­men­te las de­ci­sio­nes den­tro del au­la se­gún las for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des. Sin brú­ju­la, na­da ase­gu­ra avan­ces en la di­rec­ción co­rrec­ta.

La prue­ba eva­lúa com­pren­sión lec­to­ra y pue­de ser cri­ti­ca­da como ins­tru­men­to. Pe­ro, ¿tie­nen los pro­fe­so­res he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra ha­cer un buen diag­nós­ti­co? Es­ta ha­bi­li­dad es trans­ver­sal al res­to de los apren­di­za­jes y es fun­da­men­tal pa­ra desen­vol­ver­se en el mun­do. No de­ter­mi­nar a tiem­po las de­bi­li­da­des de un ni­ño en es­ta lí­nea trae­rá con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas en su ren­di­mien­to aca­dé­mi­co.

Uno de los com­po­nen­tes de la educación de ca­li­dad es diag­nos­ti­car en el mo­men­to jus­to aque­llas des­tre­zas no lo­gra­das pa­ra un cier­to ni­vel, y cu­yo re­za­go pue­de acre­cen­tar bre­chas que van re­tar­dan­do el buen desa­rro­llo, for­ta­le­cien­do así uno de los pi­la­res de la de­sigual­dad. En úl­ti­ma ins­tan­cia, sus­pen­der la prue­ba Sim­ce de 2º bá­si­co no es una me­di­da acer­ta­da, por aho­ra, cuan­do las acen­tua­das bre­chas de ca­li­dad que po­see­mos afec­tan a los es­tu­dian­tes me­nos fa­vo­re­ci­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.