“Abor­to y po­de­res fác­ti­cos”

La Tercera - - CORREO - Fe­li­pe von Un­ger V. To­más Ale­jan­dro Re­yes Ba­rros

Se­ñor di­rec­tor: En una co­lum­na pu­bli­ca­da el jue­ves en la edi­ción de La Ter­ce­ra, Glo­ria de la Fuen­te ca­li­fi­ca como inacep­ta­ble la “pues­ta en es­ce­na” de “cier­tos po­de­res fác­ti­cos” en re­la­ción al pro­yec­to que des­pe­na­li­za el abor­to. En su opi­nión, tal ac­ti­tud -que no ex­pli­ca por qué con­si­de­ra ame­na­zan­te- no for­ma par­te cons­ti­tu­ti­va de la li­ber­tad de ex­pre­sión como prin­ci­pio de la de­mo­cra­cia.

No se en­tien­de su pro­pues­ta. Por un la­do acep­ta -qui­zás pu­do usar un tér­mino al­go más com­pro­me­ti­do- que las agru­pa­cio­nes con­tra­rias al abor­to ten­gan la po­si­bi­li­dad de ex­pre­sar su pun­to de vis­ta, pe­ro en pa­ra­le­lo le pa­re­ce un ex­ce­so -al mar­gen de la li­ber­tad de ex­pre­sión- que esos mis­mos gru­pos in­ten­ten pú­bli­ca­men­te in­fluir en quie­nes tie­nen a su car­go de­fi­nir es­tas ma­te­rias en el Con­gre­so. ¿Aca­so no es eso lo que ha­cen, por ejem­plo, los cen­tros de es­tu­dios como el que ella in­te­gra? ¿Aca­so esa pre­ten­sión de ser in­flu­yen­tes no su­po­ne, ade­más, un de­ter­mi­na­do pun­to de par­ti­da va­ló­ri­co?

Se­ña­la tam­bién que no es acep­ta­ble que los par­la­men­ta­rios vo­ten so­bre la ba­se de sus pro­pios prin­ci­pios, pues lo que ca­be es­pe­rar es que lo ha­gan aten­dien­do al bien co­mún. Me pre­gun­to, ¿el bien co­mún que ella es­tá pen­san­do es­tá va­cia­do de con­si­de­ra­cio­nes va­ló­ri­cas? ¿Es eso po­si­ble? Con­tra­rio a lo que su­gie­re, la úl­ti­ma ga­ran­tía de in­de­pen­den­cia en la ac­tua­ción le­gis­la­ti­va de los par­la­men­ta­rios ra­di­ca en sus con­vic­cio­nes per­so­na­les, da­das a co­no­cer a la ciu­da­da­nía, que pug­nan con las ór­de­nes del par­ti­do o la cap­tu­ra por par­te de otras or­ga­ni­za­cio­nes. ¿O pre­fie­re un po­lí­ti­co sin con­vic­cio­nes?

Las dis­tin­tas vi­sio­nes re­la­ti­vas al con­te­ni­do del bien co­mún le dan sen­ti­do al de­ba­te po­lí­ti­co. Cuan­do se acep­ta que a al­gu­nas de ellas, por ejem­plo las re­li­gio­sas, no les asis­te el de­re­cho a in­ten­tar ser pú­bli­ca­men­te in­flu­yen­tes, no só­lo se aten­ta con­tra la igual­dad a la que alu­de en su co­lum­na, sino que se de­ja a la li­ber­tad de ex­pre­sión re­du­ci­da a una es­pe­cie de sim­ple desaho­go. te­ria de de­ba­te.

Sin em­bar­go, es bas­tan­te cla­ro que tan­to el ini­cio de la vida como su tér­mino no son ge­ne­ra­dos por el ac­tuar de la me­di­ci­na, sino que ella se en­car­ga jus­ta­men­te de lo que ocu­rre en­tre am­bos mo­men­tos. No ne­ce­si­ta­mos acu­dir a un mé­di­co pa­ra ge­ne­rar un em­ba­ra­zo sino, a lo su­mo, pa­ra fa­ci­li­tar­lo, ya que no es­tá en él la pro­pie­dad de ge­ne­rar al nue­vo in­di­vi­duo. Del mis­mo mo­do, la muer­te ocu­rre in­de­pen­dien­te del ac­tuar mé­di­co y és­te só­lo se en­car­ga de asis­tir en su tran­si­ción.

¿Por qué se­ría le­gí­ti­mo hoy pe­dir­le a la me­di­ci­na ac­tuar so­bre ma­te­rias que no le com­pe­ten?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.