In­for­me de la Siat acla­ra­rá rol de se­na­dor Quin­ta­na en mor­tal atro­pe­llo de ca­ra­bi­ne­ro

Par­la­men­ta­rio es­tá impu­tado por cua­si­de­li­to de ho­mi­ci­dio tras in­ci­den­te en Vil­cún. Pre­li­mi­nar­men­te, no exis­ti­ría res­pon­sa­bi­li­dad de la au­to­ri­dad en la muer­te del fun­cio­na­rio.

La Tercera - - NACIONAL - F. Pa­lo­me­ra, J. Ma­tus y M. Mi­ran­da

Un in­for­me de la Sec­ción In­ves­ti­ga­do­ra de Ac­ci­den­tes de Trán­si­to (Siat) de Ca­ra­bi­ne­ros po­dría de­ter­mi­nar en tres se­ma­nas el rol del se­na­dor PPD Jai­me Quin­ta­na en el atro­pe­llo del ca­bo se­gun­do Jo­nat­han Ga­rri­do Ca­rril (25) y por el cual el par­la­men­ta­rio fue impu­tado por cua­si­de­li­to de ho­mi­ci­dio. Pre­li­mi­nar­men­te, la fis­ca­lía des­car­ta su res­pon­sa­bi­li­dad en la muer­te del efec­ti­vo.

El he­cho ocu­rrió a las 23.10 del sá­ba­do, en el ki­ló­me­tro 17 de la Ru­ta S 31, que une Vil­cún con la lo­ca­li­dad de El Ca­jón, a unos 25 ki­ló­me­tros de Te­mu­co. Ga­rri­do, jun­to a otro efec­ti­vo po­li­cial, in­ter­cep­ta­ron con su pa­tru­lla a un ca­mión con­du­ci­do por Eduar­do Pai­lla­mil Vi­lla­blan­ca, quien pre­sun­ta­men­te con­du­cía en es­ta­do de ebrie­dad.

De acuer­do al pre­fec­to de Cau­tín, co­ro­nel Oscar Oet­tin­ger, la pa­tru­lla que se en­con­tra­ba en una uni­dad pa­ra vi­gi­lar pre­dios del sec­tor de Ge­ne­ral López fue a in­ter­cep­tar al ca­mio­ne­ro que “apa­ren­te­men­te iba zig­za­guean­do”, sien­do el ca­bo Ga­rri­do quien se ba­jó pa­ra ha­blar con Pai­lla­mil.

Por cau­sas que se des­co­no­cen, Ga­rri­do cru­zó el eje de la cal­za­da, sien­do en ese mo­men­to cuan­do el pre­si­den­te del PPD, quien via­ja­ba des­de Vil­cún jun­to a su pa­dre y su es­po­sa, Su­sa­na Agui­le­ra –al­cal­de­sa de Vil­cún-, atro­pe­lló al ca­ra­bi­ne­ro.

El fis­cal re­gio­nal (S) de Te­mu­co, Al­ber­to Chif­fe­lle, pre­ci­só que en ese ins­tan­te “apa­re­ció el vehícu­lo del se­na­dor con­du­ci­do por él, lo ha­cía a una ve­lo­ci­dad ra­zo­na­ble, en­tre 55 y 60 ki­ló­me­tros por ho­ra, en una pis­ta don­de se per­mi­ten 100 ki­ló­me­tros por ho­ra; y es­to es­tá de­ter­mi­na­do pre­li­mi­nar­men­te por la Siat”.

Agre­gó que el au­to del par­la­men­ta­rio “s i e mpre se man­tu­vo en su vía, nun­ca tras­pa­só el eje cen­tral ha­cia la cal­za­da con­ti­gua y el fun­cio­na­rio po­li­cial se en­con­tra­ba sin nin­gún ti­po de cha­le­co re­flec­tan­te, ba­li­zas o al­go que per­mi­tie­ra aler­tar su es­ta­día ahí”. Sin em­bar­go, se­gún el fis­cal del ca­so, Jai­me Pino, “el ra­dio­pa­tru­lla te­nía pues­tas las ba­li­zas”. Tras el im­pac­to, el ca­ra­bi­ne­ro mu­rió cer­ca de dos ho­ras des­pués (ver se­cun­da­ria).

Se­gún agre­gó Chif­fe­lle “des­de el mo­men­to en que es in­ves­ti­ga­do, (Quin­ta­na) es impu­tado de cua­si­de­li­to de ho­mi­ci­dio”, y aña­dió que “mien­tras no ten­ga­mos los in­for­mes de­fi­ni­ti­vos de la Siat no po­de­mos adop­tar otra de­ci­sión”. Ese in­for­me con­ten­dría de­cla­ra­cio­nes de tes­ti­gos y con­fir­ma­ría que Ga­rri­do no uti­li­zó cha­le­co re­flec­tan­te (ver re­cua­dro).

Reac­ción

Se­gún sus cer­ca­nos, Quin­ta­na Lue­go de re­ci­bir­se de pro­fe­sor con men­ción en cas­te­llano en la U. Ca­tó­li­ca, y de cur­sar es­tu­dios de De­re­cho en la U. de la Fron­te­ra de Te­mu­co, Jai­me Quin­ta­na ha par­ti­ci­pa­do ac­ti­va­men­te en po­lí­ti­ca. Co­men­zó en su eta­pa es­co­lar sien­do di­ri­gen­te es­tu­dian­til li­ga­do al Par­ti­do So­cia­lis­ta, pe­ro más tar­de se in­te­gró al PPD. En 1997 se desem­pe­ñó como je­fe de ga­bi­ne­te de la In­ten­den­cia Re­gio­nal de Te­mu­co y en 2001 ini­ció su ca­rre­ra como par­la­men­ta­rio, al ser elec­to dipu­tado por el dis­tri­to 49, en La Arau­ca­nía. En 2009 lle­gó al Se­na­do re­pre­sen­tan­do la 14 Cir­cuns­crip­ción de La Arau­ca­nía Nor­te. En ju­nio del 2012 asu­mió la pre­si­den­cia del PPD, car­go que man­tie­ne has­ta hoy. En el Con­gre­so, su rol con ma­yor no­to­rie­da d lo ha ju­ga­do en la Co­mi­sión de Educación. con­du­cía des­de Vil­cún ha­cia Te­mu­co tras ha­ber par­ti­ci­pa­do en la inau­gu­ra­ción de una can­cha de pas­to sin­té­ti­co. De acuer­do a las mis­mas fuen­tes, lue­go de im­pac­tar al ca­ra­bi­ne­ro, el se­na­dor fue tras­la­da­do al Hos­pi­tal Re­gio­nal de Te­mu­co, don­de se le hi­zo el al­co­test, que -se­gún el fis­cal Pino- dio ne­ga­ti­vo. Tam­bién se le reali­zó el exa­men de al­coho­le­mia, cu­yos re­sul­ta­dos se co­no­ce­rán en dos se­ma­nas.

El par­la­men­ta­rio se­ña­ló a CNNChi­le que “fue un he­cho for­tui­to (...). Es­toy en li­ber­tad, por­que no se acre­di­tó mi res­pon­sa­bi­li­dad en el he­cho, pe­ro es­toy dis­pues­to a co­la­bo­rar en lo que de­ter­mi­ne la jus­ti­cia”.

David Ga­rri­do, her­mano de la víc­ti­ma, ase­gu­ró que “no exis­te nin­gún sen­ti­mien­to” ha­cia el se­na­dor Quin­ta­na, “por­que pu­do ha­ber si­do cual­quier otra per­so­na”.

El cho­fer del ca­mión fue for­ma­li­za­do ayer por con­du­cir en es­ta­do de ebrie­dad y ase­gu­ró que no fue su res­pon­sa­bi­li­dad, ase­gu­ran­do que el ca­ra­bi­ne­ro lo ha­bría ame­na­za­do. “Fue al­go la­men­ta­ble que no se pu­do evi­tar, él me apun­tó con una es­co­pe­ta al mo­men­to de pa­rar y no sé (por qué), no ten­go idea. Lo úni­co que me di­jo fue bá­ja­te del ca­mión”, co­men­tó.

Par­la­men­ta­rio dio sus pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes al sa­lir del Hos­pi­tal de Te­mu­co.

Vehícu­lo de se­na­dor Quin­ta­na es­ta­cio­na­do en la ru­ta tras el ac­ci­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.