“El sis­te­ma de jus­ti­cia pue­de ser hos­til con las víc­ti­mas de los de­li­tos”

Fis­cal re­gio­nal Cen­tro Nor­te: Di­jo que, en al­gu­nas oca­sio­nes, el pro­ce­di­mien­to no da las ga­ran­tías pa­ra pro­te­ger a quie­nes pres­tan de­cla­ra­ción. Aña­dió que si no se tra­ta de for­ma ade­cua­da a los afec­ta­dos, se co­rre el ries­go de per­der le­gi­ti­mi­dad an­te la p

La Tercera - - NACIONAL - Fe­li­pe Díaz

De­mo­ras de has­ta 18 me­ses pa­ra que se reali­cen las pe­ri­cias de cre­di­bi­li­dad a los ni­ños que han si­do abu­sa­dos se­xual­men­te, fal­ta de ga­ran­tías pa­ra que de­cla­ren en jui­cios los tes­ti­gos y víc­ti­mas, y la ne­ce­si­dad de in­cor­po­rar nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra pro­te­ger a las mu­je­res afec­ta­das por vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar.

Es­te es par­te del aná­li­sis que el fis­cal re­gio­nal Cen­tro Nor­te, An­drés Mon­tes, reali­zó so­bre el sis­te­ma de jus­ti­cia que ope­ra en el país, el que -se­gún sus pro­pias pa­la­bras- “mu­chas ve­ces tra­ta de for­ma de­ma­sia­do hos­til a quien ha si­do víc­ti­ma de un de­li­to”. En en­tre­vis­ta con La Ter­ce­ra, el per­se­cu­tor (je­fe de los fis­ca­les que in­da­gan los de­li­tos en el cen­tro de la ca­pi­tal) ahon­dó en es­tas ca­ren­cias que de­tec­tó en el pro­ce­so ju­di­cial chi­leno. ¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les fa­len­cias que tie­ne el sis­te­ma a la ho­ra de tra­tar con las víc­ti­mas? Nos pa­re­ce que hay cier­tas si­tua­cio­nes en que es ne­ce­sa­rio re­vi­sar el mo­do como el sis­te­ma ju­di­cial tra­ta a las víc­ti­mas y los tes­ti­gos. No nos pa­re­ce ade­cua­do que una víc­ti­ma sea ci­ta­da en reite­ra­das opor­tu­ni­da­des a un jui­cio oral, que fi­nal­men­te no se rea­li­za por la fal­ta de com­pa­re­cen­cia del impu­tado. ¿Qué otra si­tua­ción que ocu­rre en el pro­ce­so pe­nal les preo­cu­pa? No nos pa­re­ce ade­cua­do que en aque­llos ca­sos en que exis­te un ries­go en la de­cla­ra­ción (de víc­ti­ma o tes­ti­go) no exis­tan las me­di­das de pro­tec­ción ade­cua­das pa­ra la pre­sen­ta­ción de un tes­ti­mo­nio. Cree­mos que eso tam­bién tie­ne que ver con po­ner al per­ju­di­ca­do en un rol muy re­le­van­te den­tro del pro­ce­so pe­nal, y to­das las ins­ti­tu­cio­nes de­be­mos es­tar per­ma­nen­te­men­te re­vi­san­do nues­tras prác­ti­cas pa­ra res­pe­tar ple­na­men­te el de­re­cho de las víc­ti­mas. ¿Qué ocu­rre cuan­do es­tá en ries­go la in­te­gri­dad de las víc­ti­mas y tes­ti­gos en los jui­cios? La fis­ca­lía adop­ta una se­rie de me­di­das pa­ra evi­tar que se in­cre­men­te el ries­go de quien de­be de­cla­rar en jui­cio y, en ge­ne­ral, las me­di­das fun­cio­nan ade­cua­da­men­te. Es­to, ya que mu­chas ve­ces pue­de ser al­go muy trau­ma­ti­zan­te y eso hay que tra­tar de evi­tar­lo. ¿Han pen­sa­do en re­ti­rar tes­ti­gos si no es­tán las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad? Hay ve­ces en que he­mos de­ci­di­do no lle­var tes­ti­gos o víc­ti­mas cuan­do no es­tán las con­di­cio­nes pa­ra man­te­ner su in­te­gri­dad. Es­to, aun­que im­pli­que per­der el ca­so. En­ten­de­mos que den­tro de las ac­cio­nes del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co no es­tá so­la­men­te la per­se­cu­ción pe­nal, sino que tam­bién pro­te­ger a los afec­ta­dos por un ilí­ci­to. Cuan­do hay una co­li­sión en­tre es­tas fun­cio­nes, que tie­nen el mis­mo ni­vel de im­por­tan­cia, cree­mos que de­be pri­mar la pro­tec­ción de la víc­ti­ma y tes­ti­gos. ¿Qué con­se­cuen­cias ten­dría no so­lu­cio­nar es­tas fa­len­cias? Es­to de­be­ría ser ob­je­to de una re­vi­sión a ni­vel le­gis­la­ti­vo, por­que fi­nal­men­te si un sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal no tra­ta de for­ma ade­cua­da, res­pe­tuo­sa, a quie­nes son víc­ti­mas del de­li­to, el sis­te­ma pier­de mu­cha le­gi­ti­mi­dad y la pier­de por­que la gen­te de­ja­rá de con­fiar en él pa­ra pre­sen­tar la de­nun­cia (...). El sis­te­ma de jus­ti­cia pue­de ser hos­til con las víc­ti­mas de los de­li­tos. ¿Qué ocu­rre en los ca­sos de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar (VIF)? Es un te­ma re­le­van­te, por­que son cer­ca del 11% de los ca­sos in­ves­ti­ga- “Hay ve­ces en que he­mos de­ci­di­do no lle­var a tes­ti­gos o víc­ti­mas cuan­do no es­tán las con­di­cio­nes pa­ra man­te­ner su in­te­gri­dad. Aun­que se pier­da el ca­so”. “Es ne­ce­sa­rio se­guir tra­ba­jan­do en me­di­das de pro­tec­ción (de ca­sos de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar), es­pe­cial­men­te en in­cor­po­rar tec­no­lo­gía”. dos. No en to­das las cau­sas es po­si­ble lle­gar a un buen re­sul­ta­do en tér­mi­nos ju­rí­di­co-pe­na­les, por­que una par­te im­por­tan­te de las víc­ti­mas se­ña­la que no quie­re con­ti­nuar con el pro­ce­di­mien­to. Es­to de­mues­tra, tal vez con cla­ri­dad, que el sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal no es el más ade­cua­do pa­ra tra­tar to­dos los ca­sos de VIF. El sis­te­ma pe­nal de­be­ría que­dar ex­clu­si­va­men­te pa­ra aque­llos ca­sos en que se com­pro­me­te la in­te­gri­dad fí­si­ca de las per­so­nas agre­di­das (...). Es ne­ce­sa­rio se­guir tra­ba­jan­do en me­di­das de pro­tec­ción, es­pe­cial­men­te en in­cor­po­rar tec­no­lo­gía pa­ra el con­trol per­ma­nen­te. Otro de los te­mas que han ge­ne­ra­do im­pac­to ciu­da­dano son los abu­sos a me­no­res. ¿Hay di­fi­cul­ta­des en esa ma­te­ria? Nos pa­re­ce par­ti­cu­lar­men­te gra­ve el tra­ta­mien­to que el Es­ta­do da a las víc­ti­mas de de­li­tos se­xua­les cuan­do és­tas son me­no­res de edad. Cuan­do hay un ni­ño víc­ti­ma de de­li­to se­xual, nor­mal­men­te se va a re­que­rir con­tar con al­gún ti­po de pe­ri­cia, es­pe­cial­men­te en el ám­bi­to de la cre­di­bi­li­dad o del da­ño. He­mos da­do a co­no­cer nues­tra dis­con­for­mi­dad con al­gu­nas si­tua­cio­nes, como que hay pe­ri­cias que es­tán es­pe­ran­do des­de ha­ce más de 18 me­ses res­pec­to de ni­ños víc­ti­mas de de­li­tos se­xua­les. Es­tos pe­ri­ta­jes es­tán a car­go de en­ti­da­des es­ta­ta­les o fi­nan­cia­das con re­cur­sos pú­bli­cos.

FO­TO: AGENCIAUNO

El fis­cal re­gio­nal Cen­tro Nor­te, An­drés Mon­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.