Grammy 2015 pre­mia a las fi­gu­ras jó­ve­nes en show do­mi­na­do por le­yen­das

El bri­tá­ni­co Sam Smith ob­tu­vo cua­tro ga­lar­do­nes, en­tre ellos los pa­ra Me­jor Ar­tis­ta Nue­vo y Me­jor Gra­ba­ción del Año. Por su par­te, Pha­rrell Wi­lliams se al­zó con Me­jor Pre­sen­ta­ción So­lis­ta y Beck sor­pren­dió al ob­te­ner Me­jor Al­bum del Año.

La Tercera - - SOCIEDAD -

Los dar­dos con­tra los pre­mios Grammy pue­den ser di­ver­sos, pe­ro hay uno que, al me­nos en la ce­re­mo­nia pre­via al even­to que se reali­zó ano­che en el Sta­ples Cen­ter de Los An­ge­les, pue­de ser in­jus­to: la di­ver­si­dad de look y es­ti­los. Pa­ra to­dos los pa­la­da­res. En las ho­ras que an­te­ce­die­ron al show emi­ti­do por te­le­vi­sión, los al­re­de­do­res del re­cin­to se vie­ron sa­tu­ra­dos de las fi­gu­ras y nom­bres más par­ti­cu­la­res, so­bre to­do en el tea­tro No­kia, don­de pre­ci­sa­men­te se desa­rro­lló la pre­mia­ción a las ca­te­go­rías de me­nor im­pac­to.

Como ejem­plo al azar, en un rincón es­ta­ba Pa­trick Car­ney, ba­te­ris­ta de The Black Keys, con su ta­cha de es­tu­dian­te de Har­vard tras va­rias no­ches de ex­ce­so, mien­tras, un par de me­tros más allá apa­re­cía Lemmy Kil­mis­ter, el al­ma, ros­tro y can­tan­te de Motörhead, vi­si­ble­men­te fe­liz tras la fies­ta ini­cial, aun­que de mo­vi­mien­tos len­tos y pau­sa­dos. “Es­toy muy con­ten­to de vol­ver a Chile, siem­pre”, bal­bu­cea­ba a La Ter­ce­ra la en­car­na­ción má­xi­ma del rock de ta­ber­na y a pro­pó­si­to del pró­xi­mo show que da­rán en Mo­vis­tar Are­na jun­to a Ju­das Priest.

Por su par­te, las gran­des es­tre­llas, es­ta­tus que ca­be en Be­yon­ce, Ma­don­na, Kan­ye West, Paul McCart­ney y otros que ani­ma­ban la ce­re­mo­nia, lle­ga­ban so­bre la ho­ra, op­tan­do por una al­fom­bra ro­ja más ex­clu­si­va, dis­pues­ta só­lo pa­ra al­gu­nos me­dios y asis­ten­tes. Ade­más, se tra­ta­ba de un área de ma­yor se­gu­ri­dad, siem­pre mo­ni­to­rea­da por he­li­cóp­te­ros y guar­dias de ta­ma­ño ge­ne­ro­so. Igual, la dis­cre­ción no anu­la­ba el in­te­rés ma­si­vo del pú­bli­co que ca­mi­na­ba por el lu­gar, siem­pre aten­to a la lle­ga­da del fa­mo­so de turno, ati­bo­rran­do las ca­lles cer­ca­nas a la al­fom­bra ro­ja.

Como se­ñal de los co­men­sa­les es­te­la­res de la jor­na­da, los or­ga­ni­za­do­res re­ga­la­ban en el in­gre­so a la ci­ta un ju­gue­te de cuer­nos dia­bó­li­cos con el nom­bre de AC/DC. La ban­da aus­tra­lia­na era la en­car­ga­da de inau­gu­rar la ve­la­da con ma­te­rial de su nue­vo ál­bum y el ba­te­ris­ta Ch­ris Sla­de, ins­tru­men­tis­ta que pa­só por el gru­po en los 90, en re­em­pla­zo de Phil Rudd, quien hoy es­tá su­mer­gi­do en una se­rie de pro­ble­mas ju­di­cia­les.

De he­cho, como si fue­ra una suer­te de exor­cis­mo, el con­jun­to fue el pro­ta­go­nis­ta ab­so­lu­to en el ini­cio del even­to, ma­te­ria­li­zan­do una reapa­ri­ción ma­si­va no só­lo tras los líos de Rudd, sino que tam­bién tras el re­ti­ro de uno de sus miem­bros his­tó­ri­cos, el gui­ta­rris­ta Mal­colm Young, por pro­ble­mas men­ta­les. Play­ball, de su úl­ti­mo tra­ba­jo, y la le­gen­da­ria High­way to

Emi­nem

Me­jor Can­ción de Rock

Ain’t it fun- Hay­ley Wi­lliams y Tay­lor York

Me­jor Al­bum de Elec­tró­ni­ca

Sy­ro- Dj Ap­hex Twin

Me­jor Al­bum de Mú­si­ca Al­ter­na­ti­va

St. Vin­cent- St. Vin­cent

Me­jor Vi­deo

Happy- Pha­rrel Wi­lliams hell fue­ron los ma­za­zos con los que el con­jun­to abrió el es­pec­tácu­lo, en un es­ce­na­rio que ar­día en fue­gos y lla­ma­ra­das.

La res­pues­ta del pú­bli­co fue la mis­ma, in­clu­yen­do un sec­tor Vip ar­ma­do pre­ci­sa­men­te con esos cuer­nos de uti­le­ría que re­ga­la­ban en los ac­ce­sos. An­tes de eso, an­tes que par­tie­ra la emi­sión, el con­duc­tor de la no­che, el ra­pe­ro LL Co­ol J in­ci­tó al pú­bli­co a gri­tar “¡AC/DC!, AC/DC!”. Un ri­to de pre­ca­len­ta­mien­to só­lo in­te­rrum­pi­do por el in­gre­so al Sta­ples Cen­ter de McCart­ney, so­bre la ho­ra y de­to­nan­do una ovación. Pe­ro, como tan­tas ve­ces, los Grammy han de­mos­tra­do fun­cio­nar como pén­du­lo, como una os­ci­la­cion en­tre lo pre­té­ri­to y el pul­so del pre­sen­te. Tras los aus­tra­lia­nos, la gran es­tre­lla del pop ju­ve­nil, Tay­lor Swift, pre­sen­tó el pre­mio a Me­jor Nue­vo Ar­tis­ta, el que se lle­vó el in­glés Sam Smith, re­ve­la­ción ab­so­lu­ta de 2014. El mis­mo Smith vol­vió ba­jo los fo­cos pa­ra re­ci­bir el ga­lar­dón a Me­jor Al­bum de Pop Vo­cal: tem­pra­na­men­te se con­so­li­dó como uno de los ven­ce­do­res de la fies­ta.

Aun­que si el ba­ró­me­tro fue­ra el gri­te­río den­tro del lu­gar, otro in­glés, el can­tau­tor Ed Sheeran, se lle­vó ca­si to­dos los

FO­TO: REUTERS

La sor­pre­sa de la no­che: Beck se lle­va el pre­mio a Al­bum del Año, por Mor­ning pha­se.

FO­TO EFE.

Pha­rrell Wi­lliams en su sin­gu­lar pre­sen­ta­ción de su can­ción Happy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.