Nos­tal­gia del sur: Pa­tri­cio Guz­mán es­tre­na El Bo­tón de Ná­car en Berlín

El nue­vo do­cu­men­tal del rea­li­za­dor de La ba­ta­lla de Chile se ex­hi­bió ayer en la com­pe­ten­cia del im­por­tan­te en­cuen­tro ale­mán. Po­de­ro­sas imá­ge­nes de la Pa­ta­go­nia ilus­tran su pa­ra­le­lo en­tre la ex­tin­ción de los ka­wes­kar y los de­te­ni­dos des­apa­re­ci­dos. La pe­líc

La Tercera - - SOCIEDAD - Ser­gio Co­rrea (Berlín)

Cuan­do le pre­gun­ta­ron a Die­ter Koss­lick, el di­rec­tor del Fes­ti­val de Ci­ne de Berlín, si al­gu­na de las pe­lí­cu­las que ha­bía se­lec­cio­na­do pa­ra es­te año lo ha­bía real­men­te de­ja­do per­ple­jo, res­pon­dió: “Sí, el do­cu­men­tal El bo­tón de ná­car del chi­leno Pa­tri­cio Guz­mán; Guz­mán es un gran ar­tis­ta y di­ría que es­ta pe­lí­cu­la es su obra maes­tra“.

Po­ner un do­cu­men­tal en la com­pe­ten­cia de la Ber­li­na­le, uno de los fes­ti­va­les de ci­ne más im­por­tan­te del pla­ne­ta, es otra au­da­cia de Die­ter Koss­lick, co­no­ci­do por bus­car un per­fil dis­tin­to pa­ra su fes­ti­val, me­nos con­ven­cio­nal, me­nos pre­de­ci­ble, más po­lí­ti­co.

El bo­tón de ná­car si­gue la mis­ma di­rec­ción que su an­te­rior do­cu­men­tal Nos­tal­gia de la luz , que ga­nó en 2010 el pre­mio al me­jor do­cu­men­tal de la Aca­de­mia de Ci­ne Eu­ro­peo. Fue una fe­liz au­da­cia bus­car her­ma­nar la bús­que­da del ori­gen del mun­do en los cie­los con el des­tino de los des­apa­re­ci­dos en el de­sier­to chi­leno.

Aho­ra El Bo­tón de Ná­car bus­ca al­go pa­re­ci­do, pe­ro uti­li­zan­do el agua como me­tá­fo­ra. Su ar­co es aún más gran­de: des­de el agua como ele­men­to uni­ver­sal de la vida has­ta el agua como ce­men­te­rio de des­apa­re­ci­dos arro­ja­dos al mar du­ran­te la dic­ta­du­ra de Pi­no­chet.

En es­te ar­co ca­be mu­cho: el agua den­tro del hom­bre y en el uni­ver­so, to­man­do la for­ma de mar, en la geo­gra­fía chi­le­na, su fluir en la Pa­ta­go­nia, las tri­bus in­dí­ge­nas lo­ca­les y el mar como ce­men­te­rio de opo­si­to­res al ré­gi­men.

“En Ale­ma­nia cuan­do se ha­bla del Ho­lo­caus­to tie­nen que mos­trar mon­ta­ñas de ca­dá­ve­res, lo que ha­ce Guz­mán es con­tar lo que pa­só en Chile con una ab­so­lu­ta tran­qui­li­dad y so­brie­dad, lo que ha­ce la tragedia más po­ten­te aún” co­men­ta­ba una pe­rio­dis­ta ale­ma­na del dia­rio Süd­deuts­che Zei­tung a la sa­li­da de la fun­ción de pren­sa de ayer en la ma­ña­na. La pe­lí­cu­la tie­ne imá­ge­nes fas­ci­nan­tes que si­guen la mo­ro­sa voz de Guz­mán en un do­cu­men­tal que hip­no­ti­za pe­ro que a ve­ces tam­bién can­sa por aso­cia­cio­nes al­go re­mo­tas.

Aún así hay in­fi­ni­dad de mo­men­tos me­mo­ra­bles como las fo­tos que re­cu­pe­ra Guz­mán de las tri­bus pa­ta­gó­ni­cas a co­mien­zos del si­glo XX con sus cuer­pos tan bien pin­ta­dos que pa­re­cen sa­li­dos de la co­me­dia del ar­te ita­lia­na o los tra­ba­jo­sos es­fuer­zos de Ga­brie­la Pa­te­ri­to pa­ra re­cu­pe­rar las pa­la­bras del idio­ma de su et­nia ka­wés­kar.

Pro­ba­ble­men­te na­die ha fil­ma­do an­tes es­ce­nas tan po­de­ro­sas de la na­tu­ra­le­za en la Pa­ta­go­nia. Tam­bién hay mu­chos de­ta­lles in­tere­san­tes a des­ta­car. Ejem­plos: la su­til re­cons­truc­ción de los ase­si­na­tos y la ma­ne­ra en que los cuer­pos fue­ron arro­ja­dos al mar, la con­fe­sión si­len­cio­sa del pi­lo­to del he­li­cóp­te­ro que los lle­vó. En­tre mu­chos per­so­na­jes y pai­sa­jes anó­ni­mos, en la cin­ta des­ta­can en­tre­vis­tas al poe­ta Raúl Zu­ri­ta y el his­to­ria­dor Ga­briel Salazar, los úni­cos “fa­mo­sos” en la na­rra­ción.

La bús­que­da de un pun­to co­mún a to­das es­tas preo­cu­pa­cio­nes qui­zás de­bi­li­ta un po­co la ten­sión de su obra. El tí­tu­lo de la pe­lí­cu­la mues­tra ese ti­po de pro­ble­mas: un bo­tón de ná­car es lo que el ca­pi­tán Robert Fitz­Roy pa­gó pa­ra lle­var al in­dí­ge­na fue­guino Jemmy But­ton a Gran Bre­ta­ña en 1830. La mi­sión era “oc­ci­den­ta­li­zar­lo” y años des­pués lo de­vol­vió a su lu­gar de ori­gen. Tam­bién un bo­tón de ná­car se en­con­tró ado­sa­do al mus­go acu­mu­la­do por un riel que sir­vió pa­ra em­pu­jar a eje­cu­ta­dos po­lí­ti­cos al fon­do del mar.

No hu­bo ovación des­pués del pa­se de pren­sa de El bo­tón de ná­car, aun­que si un co­rrec­to aplau­so. En­tre las pri­me­ras crí­ti­cas apa­re­ci­das ayer, las re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das Va­riety y Screen Daily elo­gia­ron la es­té­ti­ca del fil­me, pe­ro coin­ci­die­ron en que no lo­gra la fuer­za poé­ti­ca de la an­te­rior Nos­tal­gia de la luz. Por otro la­do, The Holly­wood Re­por­ter fue más efu­si­vo y afir­mó: “La ex­tra­or­di­na­ria in­tui­ción so­bre la sin­cro­nía en­tre his­to­ria, geo­gra­fía y uni­ver­so fí­si­co le da a es­ta pe­lí­cu­la un po­der in­ne­ga­ble”.

Ya subido al es­tra­do don­de ha­blan los com­pe­ti­do­res, Guz­mán tra­tó de de­jar en cla­ro que su pro­yec­to de ha­blar del pa­sa­do no es pre­ci­sa­men­te una po­lí­ti­ca na­cio­nal: “De mis 14 pe­lí­cu­las que he he­cho, que ha­blan de la me­mo­ria, que ha­blan de Allen­de o de la re­pre­sión nin­gu­na ha si­do apo­ya­da por el go­bierno chi­leno. Nin­gu­na sal­vo és­ta, El bo­tón de ná­car. Y la úni­ca que se ha pa­sa­do en la te­le­vi­sión chi­le­na es Nos­tal­gia de la luz, pe­ro con los ro­llos cam­bia­dos y a la 1.30 de la ma­ña­na”.

FO­TO: OUTNOW.

El fil­me de Pa­tri­cio Guz­mán se am­bien­ta en la zo­na aus­tral de Chile e in­clu­ye tam­bién es­ce­nas en Is­la Daw­son.

FO­TO: EFE

Pa­tri­cio Guz­mán, ayer, du­ran­te la pre­sen­ta­ción de la pe­lí­cu­la en el Fes­ti­val de Berlín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.