Des­cu­bren el ar­se­nal mé­di­co de Bar­ba­ne­gra

Ar­queó­lo­gos han des­cu­bier­to va­rios in­su­mos mé­di­cos en el bar­co del pi­ra­ta, que es­tá hun­di­do fren­te a las cos­tas de EE.UU. En­tre las he­rra­mien­tas hay je­rin­gas pa­ra tra­tar la sí­fi­lis y una ex­tra­ña má­qui­na pa­ra pa­liar ma­les al co­lon.

La Tercera - - SOCIEDAD - Pa­tri­cio Laz­cano

Ed­ward Teach era al­to, te­nía el pe­lo par­ti­cu­lar­men­te des­la­va­do, y una lar­ga bar­ba que que­ma­ba en las pun­tas pa­ra dar­le un as­pec­to dia­bó­li­co. Su ca­rac­te­ri­za­ción le val­dría la cha­pa de Bar­ba­ne­gra y se­ría el mo­de­lo de ins­pi­ra­ción del ci­ne pa­ra ma­qui­llar a sus pi­ra­tas, in­clui­do el in­fa­me Jack Spa­rrow. Teach aso­ló las cos­tas del ca­ri­be en su bar­co, La Ven­gan­za de la Rei­na Ana (Queen An­ne’s Re­ven­ge) has­ta que en 1718 una flo­ta bri­tá­ni­ca lo hun­dió cer­ca de la bahía de Beau­fort, Es­ta­dos Uni­dos.

En no­viem­bre de 1996, ex­per­tos de la Uni­ver­si­dad de Ca­ro­li­na del Nor­te (EE.UU.) en­con­tra­ron el pe­cio, y des­de la fe­cha, han re­cu­pe­ra­do va­rias pie­zas, que in­clu­yen ca­ño­nes, ar­mas y he­rra­mien­tas que es­tán re­ve­lan­do có­mo era la vida de es­tos ma­ri­ne­ros.

Ana­li­zan­do un gru­po de es­tas he­rra­mien­tas, la ex­pert a Lin­da Car­nes- McNaughton, ar­queó­lo­ga mi­li t a r del ejér­ci­to de EE.UU., con­clu­yó que va­rios de es­tos uten­si­lios eran he­rra­mien­tas mé­di­cas.

Así pu­do de­ter­mi­nar al­gu­nas de las prác­ti­cas sa­ni­ta­rias que se rea­li­za­ban a bor­do, he­cha por al­guno de los tres doc­to­res cautivos que fue­ron par­te de la tri­pu­lac i ón or i g i nal del bar­co, cuan­do te­nía ban­de­ra fran­ce­sa, se lla­ma­ba Con­cor­dia y es­ta­ba des­ti­na­do al tras­la­do de es­cla­vos.

“Los su­mi­nis­tros que has­ta aho­ra he­mos re­cu­pe­ra­do in­clu­yen una je­rin­ga ure­tral (uti­li­za­da pa­ra in­yec­tar mer­cu­rio pa­ra el tra­ta­mien­to de la sí­fi­lis), dos la­va­ti­vas (he­rra­mien­ta que se in­tro­du­cía en el rec­to) pa­ra enemas de co­lon, ja­rras de ce­rá­mi­ca pa­ra un­güen­tos y po­ma­das, jue­gos de pe­sas pa­ra me­dir com­pues­tos, un mor­te­ro y una ma­ja pa­ra mo­ler y mez­clar los com­pues­tos, y una agu­ja y ti­je­ras de hie­rro pla­ta”, de­ta­lla a La Ter­ce­ra Car­nes-McNaughton.

Se­gún la ex­per­ta, ade­más de las en­fer­me­da­des ca­rac­te­rís­ti­cas de la épo­ca, la tri­pu­la­ción re­que­ría tra­ta­mien­to pa­ra las he­ri­das de ba­la, pu­ña­la­das o es­pa­das, jun­to con as­ti­llas de ma­de­ra que se en­te­rra­ban tras una ex­plo­sión.

En­fer­me­da­des co­mu­nes

Car­nes-McNaughton di­ce que las en­fer­mer­da­des más co­mu­nes en esa épo­ca es­ta- ban re­la­cio­na­das con ali­men­tos po­bres o des­hi­dra­ta­dos, la fal­ta de agua po­ta­ble y de ali­men­tos co­mu­nes pa­ra pro­veer las vi­ta­mi­nas esen­cia­les. “To­do eso creó una sa­lud ge­ne­ral­men­te po­bre pa­ra la ma­yo­ría de la gen­te en es­te mo­men­to, como el es­cor­bu­to, la di­sen­te­ría y la sí­fi­lis. Es­ta úl­ti­ma es­ta­ba en to­das par­tes y po­día ma­tar­te”.

FO­TOS: NCDCR

Una je­rin­ga pa­ra tra­tar los ca­sos de sí­fi­lis.

La­va­ti­va pa­ra el co­lon.

RRMor­te­ro pa­ra mo­ler me­di­ci­nas.

RRSet pa­ra me­dir com­pues­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.