La mu­jer del Cé­sar

La Tercera - - CORREO - Abraham San­ti­bá­ñez

Se­ñor di­rec­tor: Las po­si­cio­nes más con­ser­va­do­ras ar­gu­men­tan en con­tra de la des­pe­na­li­za­ción del abor­to, pro­mo­vien­do va­lo­res como el de­re­cho a la vida y la pro­tec­ción del que es­tá por na­cer, sin to­mar en cuen­ta las si­tua­cio­nes en las que se pue­de en­con­trar la ma­dre o el fe­to. Otros plan­tean apro­bar el abor­to de ma­ne­ra li­bre, gra­tui­ta y se­gu­ra, ape­lan­do al de­rro­ca­mien­to del pa­triar­ca­do y a que las mu­je­res de­be­mos de­ci­dir so­bre nues­tro cuer­po, in­de­pen­dien­te de la ra­zón que se ten­ga pa­ra abor­tar.

Creo que la dis­cu­sión so­bre el abor­to ha per­di­do el fo­co, sim­pli­fi­can­do un de­ba­te que cuen­ta con múl­ti­ples aris­tas. Se­gún un re­cien­te es­tu­dio del Cen­tro de Me­di­ci­na Em­brio­na­ria Ex­pe­ri­men­tal y Sa­lud Ma­ter­na, en nues­tro país se rea­li­zan 18 mil abor­tos anua­les, la ma­yor par­te de ellos en con­di­cio­nes pre­ca­rias de clan­des­ti­ni­dad, sin mé­di­cos es­pe­cia­li­za­dos y con­di­cio­nes de hi­gie­ne mí­ni­mas, sien­do las mu­je­res de me­no­res re­cur­sos las más ex­pues­tas a es­tas con­di­cio­nes.

No po­de­mos des­co­no­cer el as­pec­to mo­ral que trae es­te de­ba­te. Cuan­do ha­bla­mos de sa­lud pú­bli­ca de la mu­jer, de­be­mos te­ner en cuen­ta que hay otra vida in­vo­lu­cra­da; la dis­cu­sión no pue­de ob­viar­lo.

Como país no he­mos si­do ca­pa­ces de dar so­lu­cio­nes a es­te ti­po de si­tua­cio­nes. Ur­ge un de­ba­te se­rio don­de los ca­sos de des­pe­na­li­za­ción con­si­de­ren am­bas aris­tas, y va­yan acom­pa­ña­dos de la pro­mo­ción de he­rra­mien­tas des­ti­na­das a la mu­jer, lo cual exi­ge se­guir avan­zan­do en po- Se­ñor di­rec­tor: La obli­ga­ción de la mu­jer del Cé­sar no só­lo de ser ho­nes­ta, sino tam­bién pa­re­cer­lo, abar­ca, por lo me­nos, a to­do el ám­bi­to fa­mi­liar del go­ber­nan­te. En el ca­so que dio ori­gen a la ex­pre­sión, Pom­pe­ya no en­ga­ña­ba a Ju­lio Cé­sar, pe­ro igual­men­te fue re­pu­dia­da por­que se ha­bía in­tro­du­ci­do la sos­pe­cha acer­ca de su con­duc­ta.

Se­gún cuen­ta Plu­tar­co, el pa­tri­cio ro­mano Pu­blio Clo­dio Pul­cro, enamo­ra­do de Pom­pe­ya, du­ran­te la fies­ta de la Bue­na Dio­sa —ce­le­bra­ción a la que só­lo po­dían asis­tir las mu­je­res— en­tró en la ca­sa de Cé­sar ves­ti­do de ta­ñe­do­ra de li­ra. Fue sor­pren­di­do y en­jui­cia­do. Pe­ro al Cé­sar no le bas­tó: aun­que le cons­ta­ba que no ha­bía ocu­rri­do na­da des­hon­ro­so, op­tó por re­pu­diar a su mu­jer.

La fra­se re­su­me un du­ro prin­ci­pio éti­co que ha si­do acep­ta­do a lo lar­go del tiem­po. Tam­bién se en­tien­de que no se res­trin­ge só­lo al o la cón­yu­ge del go­ber­nan­te, sino tam­bién a su ám­bi­to fa­mi­liar in­me­dia­to.

Arrin­co­na­da por los su­ce­si­vos es­cán­da­los, la di­rec­ti­va de la UDI se afe­rró aho­ra a la de­nun­cia de los ne­go­cios pa­tri­mo­nia­les de la nue­ra de la Pre­si­den­ta Ba­che­let pa­ra ge­ne­rar un es­cán­da­lo, pe­se a que no hay in­di­cios de ilí­ci­tos, y ni si­quie­ra de “erro­res in­vo­lun­ta­rios” como di­jo la se­na­do­ra Ena Von Baer. Pe­ro hu­bie­ra si­do pre­fe­ri­ble que per­so­na­jes tan cer­ca­nos a la Pre­si­den­ta cui­da­ran me­jor sus ac­tua­cio­nes.

El prés­ta­mo del Ban­co de Chile no in­vo­lu­cra “el di­ne­ro de to­dos los chi­le­nos”, como son los gas­tos de cam­pa­ña o los be­ne­fi­cios im­po­si­ti­vos. Pe­ro es cues­tio­na­ble (irri­tan­te, por lo me­nos) si se com­pa­ra con las di­fi­cul­ta­des y tra­mi­ta­cio­nes que su­fren per­so­nas y em­pre­sas que re­quie­ren cré­di­tos.

Hay al­go alec­cio­na­dor en la his­to­ria ori­gi­nal de Ju­lio Cé­sar y Pom­pe­ya. Tras ser des­cu­bier­to, Pu­blio Clo­dio Pul­cro fue de­te­ni­do, juz­ga­do y con­de­na­do por la do­ble acu­sa­ción de en­ga­ño y sa­cri­le­gio.

Sin em­bar­go, se­gún Ci­ce­rón, lo­gró elu­dir la con­de­na me­dian­te el so­borno del ju­ra­do. En re­su­men: la úni­ca víc­ti­ma fue la mu­jer del Cé­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.