Sim­ce: me­dir ver­sus eva­luar

La Tercera - - CORREO - Ro­dol­fo Hi­dal­go Ca­pri­le Ro­dri­go Qui­ja­da Plu­bins

Se­ñor di­rec­tor: En 25 años del Sim­ce, los re­sul­ta­dos siem­pre es­tán por de­ba­jo de las ex­pec­ta­ti­vas. Es ló­gi­co le­van­tar hi­pó­te­sis pa­ra es­to: los re­sul­ta­dos po­nen el acen­to en la me­di­ción y no en la eva­lua­ción, pro­por­cio­nan­do a los co­le­gios “da­tos” que no per­mi­ten ges­tio­nar y me­jo­rar su queha­cer.

Es­ta re­fle­xión no es un jue­go de pa­la­bras: me­dir no es eva­luar. Bas­ta re­cor­dar par­te de la de­fi­ni­ción de eva­lua­ción que pro­pu­sie­ra nues­tra Pre­mio Na­cio­nal de Educación 2011, Erika Him­mel. Pa­ra ella la eva­lua­ción es un “pro­ce­so que lle­va a emi­tir un jui­cio res­pec­to de uno o más atri­bu­tos de al­go o al­guien, fun­da­men­ta­do en in­for­ma­ción ob­te­ni­da, pro­ce­sa­da y ana­li­za­da co­rrec­ta­men­te”. Es­ta par­te del con­cep­to en­fa­ti­za la me­di­ción, que ha si­do lo que ha ocu­rri­do en los úl­ti­mos 50 años en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo chi­leno. Prue­bas como Pi­sa, Tims, Sa­ber (Co­lom­bia), En­la­ce (Mé­xi­co) y el Sim­ce han ge­ne­ra­do es­ta fie­bre por lo psi­co­mé­tri­co (test es­tan­da­ri­za­dos).

Pe­ro la de­fi­ni­ción de Him­mel no ter­mi­na aquí; agre­ga que es­ta for­ma de en­ten­der la eva­lua­ción se en­ca­mi­na a “me­jo­rar los pro­ce­sos edu­ca­cio­na­les y que pro­du­ce efec­tos edu­ca­ti­vos en sus par­ti­ci­pan­tes, pa­ra lo que se apo­ya en el diá­lo­go y la com­pren­sión”. Jus­ta­men­te es­ta par­te -fo­men­tar el diá­lo­go y la com­pren­sión pa­ra al­can­zar la me­jo­rano se lo­gra só­lo con es­tos “da­tos” que en­tre­gan las prue­bas Sim­ce.

De­be­mos trans­for­mar los da­tos en in­for­ma­ción de va­lor. No es la can­ti­dad de prue­bas lo que pue­da ge­ne­rar un cam­bio, sino la po­si­bi­li­dad de usar sus re­sul­ta­dos po­nien­do el acen­to en có­mo op­ti­mi­zar los pro­ce­sos de en­se­ñan­za y lo­grar que los es­tu­dian­tes apren­dan más y me­jor. Has­ta aho­ra, con dos Sim­ce más o dos Sim­ce me­nos no lo he­mos con­se­gui­do. Ese es el desafío -que creo que es­tá al al­can­ce-, pe­ro pa­ra ello de­be­mos cam­biar el sen­ti­do o pro­pó­si­to del Sim­ce: no só­lo me­dir, sino eva­luar pa­ra cre­cer y pa­ra me­jo­rar. au­men­ta­do des­de 2010.

Des­de 2006, en pro­me­dio, la flo­ta de bu­ses se re­du­ce en 185 vehícu­los por año y el In­di­ce de Ca­li­dad de Aten­ción al Usua­rio (ICA) tie­ne el mis­mo va­lor que cuan­do co­men­zó a me­dir­se a me­dia­dos de 2012.

El úl­ti­mo Ba­lan­ce de Ges­tión In­te­gral de la Sub­se­cre­ta­ría de Trans­por­tes (dis­po­ni­ble en la web de la Di­rec­ción de Pre­su­pues­tos del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da) ade­más in­di­ca que des­de 2009 la can­ti­dad de zo­nas pa­gas (cla­ves pa­ra evi­tar eva­sión) se re­du­ce a rit­mo de cua­tro por año, en pro­me­dio.

El Ob­ser­va­to­rio Tran­san­tia­go, li­de­ra­do por la Uni­ver­si­dad de los An­des, pu­bli­có ha­ce un par de me­ses to­dos los da­tos GPS de los bu­ses (que el mi­nis­te­rio no ha­bía pu­bli­ca­do por ini­cia­ti­va pro­pia), mos­tran­do que la fre­cuen­cia y re­gu­la­ri­dad (y, por en­de, los tiem­pos de es­pe­ra) es­tán es­tan­ca­dos. El sis­te­ma no evo­lu­cio­na.

Los da­tos du­ros y ofi­cia­les son muy cla­ros: Tran­san­tia­go no es­tá me­jo­ran­do, y el go­bierno lle­va años sin ma­te­ria­li­zar las mis­mas me­di­das que vo­ci­fe­ra de­ben to­mar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.