Se­na­dis: Chile tie­ne 14 pla­yas acon­di­cio­na­das pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad

Den­tro de los pró­xi­mos me­ses se le en­tre­ga­rá su cer­ti­fi­ca­ción a la nú­me­ro 15, en Re­gión de los Ríos. Al­gu­nas cuen­tan con ser­vi­cios ex­clu­si­vos, como “si­llas an­fi­bias” y bas­to­nes pa­ra el agua.

La Tercera - - NACIONAL - C. P. Pem­jean y K. Ri­ve­ra Jai­me Gál­vez

Has­ta ha­ce po­co, mi­les de chi­le­nos con dis­ca­pa­ci­dad no po­dían dis­fru­tar de un pa­seo co­ti­diano a la pla­ya, ya que és­tas no se en­con­tra­ban acon­di­cio­na­das pa­ra ellos. La are­na que­da­ba muy le­jos del ca­mino, no ha­bía es­ta­cio­na­mien­tos es­pe­cia­les o, sen­ci­lla­men­te, las lar­gas es­ca­le­ras y pen­dien­tes irre­gu­la­res se con­ver­tían en ver­da­de­ras ba­rre­ras na­tu­ra­les jun­to al bor­de cos­te­ro.

Hoy, sin em­bar­go, la si­tua­ción es di­fe­ren­te. O al me­nos ha me­jo­ra­do. Se­gún un in­for­me del Ser­vi­cio Na­cio­nal de la Dis­ca­pa­ci­dad (Se­na­dis), a lo lar­go del país exis­ten 14 bal­nea­rios in­clu­si­vos, pa­ra que per­so­nas con di­fi­cul­ta­des de mo­vi­li­dad pue­dan des­pla­zar­se sin pro­ble­mas, en si­llas de rue­das u otros ele­men­tos, a tra­vés de una ru­ta ac­ce­si­ble a la pla­ya.

Ade­más, un dé­ci­mo­quin­to bal­nea­rio es­tá a pun­to de in­te­grar­se a ese mis­mo lis­ta­do (ver in­fo­gra­fía). Y tan­to en la web de Se­na­dis, como del Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial, se pu­bli­có el ma­pa de las pla­yas in­clu­si­vas.

Se tra­ta de una reali­dad ur- gen­te, si se con­si­de­ra que “en Chile, el 12,9% de la po­bla­ción vi­ve en es­ta si­tua­ción, se­gún el Primer Es­tu­dio Na­cio­nal de Dis­ca­pa­ci­dad”, se in­for­ma en Se­na­dis.

El di­rec­tor na­cio­nal del or­ga­nis­mo, Mau­ro Ta­ma­yo, va­lo­ró que lo que se ha lo­gra­do, pe­ro tam­bién es cla­ro res­pec­to de la si­tua­ción: “Ha­ce­mos un lla­ma­do a to­dos los or­ga­nis­mos, pú­bli­cos y pri­va­dos, a ju­gár­se­la por la in­clu­sión y a con­tar con es­pa­cios de ac­ce­so uni­ver­sal”.

Agre­gó que “lo bá­si­co es que le per­mi­tan a las per­so- “Es­ta­mos pen­san­do plan­tear un pro­yec­to pa­ra el par­que Ca­ne­lo Ca­ne­li­llo”. nas con ca­pa­ci­da­des dis­mi­nui­das, y a sus fa­mi­lias, vi­si­tar los lu­ga­res de es­par­ci­mien­to y ase­gu­rar la par­ti­ci­pa­ción de t odos en las dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas y cul­tu­ra­les que for­man par­te del ve­rano”.

Pla­yas in­clu­si­vas

Las de­no­mi­na­das “pla­yas in­clu­si­vas” de­ben con­tar con un pa­que­te de ele­men­tos bá­si­cos: una ru­ta de apro­xi­ma­ción, co­nec­ta­da con pa­ra­da de bu­ses; una zo­na de es­ta­cio­na­mien­tos ac­ce­si­bles y se­ña­li­za­dos; y una red de pa­seos o cos­ta­ne­ra que in­gre­se a la are­na me­dian­te un re­co­rri­do li­so y pa­vi­men­to en buen es­ta­do.

Ade­más, el ac­ce­so de­be es­tar a ni­vel de la are­na o con­tar con una ram­pa, de un an­cho no me­nor a 1,20 me­tros, y cu­ya pen­dien­te no ten­ga más de ocho gra­dos de in­cli­na­ción.

Se­gún Se­na­dis, la in­ver­sión apro­xi­ma­da pa­ra con­tar con una pla­ya in­clu­si­va es de $10 mi­llo­nes. Al­gu­nos de es­tos bal­nea­rios, sin em­bar­go, tam­bién cuen­tan con ser­vi­cios anexos, como ba­ños más ac­ce­si­bles, “si­llas an­fi­bias” (que se pue­den in-

Uso de si­llas an­fi­bias

tro­du­cir en el agua, pe­ro de­ben ser ma­nio­bra­das por un ter­ce­ro) y “bas­to­nes ca­na­dien­ses”, uti­li­za­dos como apo­yo pa­ra en­trar al mar.

En la pla­ya Bal­nea­rio Mu­ni­ci­pal de An­to­fa­gas­ta, hay ele­men­tos de es­te t i po. “Aho­ra tam­bién exis­te una ram­pa y po­de­mos te­ner un ac­ce­so digno. An­tes era sú­per caó­ti­co, mis pa­pás me ayu­da­ban siem­pre, pe­ro aho­ra ten­go más au­to­no­mía”, cuen­ta Ma­nuel San­do­val, un usua­rio con di­fi­cul­ta­des de mo­vi­mien­to.

Pa­ra im­pul­sar es­tos lu­ga­res, Se­na­dis in­for­mó que ha Anc ho mín imo de 1,20 mts

. tra­ba­ja­do con el Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas y con fi­nan­cia­mien­to a par­tir del Fon­do Na­cio­nal de Pro­yec­tos pa­ra la In­clu­sión.

Re­ña­ca y Al­ga­rro­bo

En la V Re­gión, la pla­ya ro­tu­la­da como in­clu­si­va es Re­ña­ca. “Es ne­ce­sa­ria la im­ple­men­ta­ción de las ram­pas en to­das las pla­yas, ya que es im­por­tan­te pa­ra las per­so­nas que tran­si­tan en si­lla de rue­das”, di­ce un tu­ris­ta. La Di­rec­to­ra Re­gio­nal de Se­na­dis, Ma­ri­sol To­rres, ase­gu­ra que “el so­lo he­cho de ha­bi­li­tar ram­pas en las pla­yas no sig­ni­fi­ca que esos lu­ga­res sean in­me­dia­ta­men­te in­clu­si­vos. La idea tie­ne que ver con un con­cep­to cul­tu­ral ge­ne­ral, no só­lo con la ram­pa pa­ra la are­na, sino con to­dos el ac­ce­so y trans­por­te”.

En el sec­tor en­tre Al­ga­rro­bo y San An­to­nio no hay bal­nea­rios den­tro del lis­ta­do ofi­cial. Jai­me Gál­vez, al­cal­de de Al­ga­rro­bo, sos­tu­vo que “es­ta­mos pen­san­do plan­tear a fu­tu­ro un pro­yec­to pa­ra di­se­ñar el par­que Ca­ne­lo Ca­ne­li­llo, que ro­dea a es­tas pla­yas, y den­tro de és­te creo que pue­de sa­lir el te­ma de los dis­ca­pa­ci­ta­dos”.

FO­TO: DEDVI MISSENE.

R

Re­ña­ca, en Vi­ña del Mar, es­tá ha­bli­ta­da con ram­pas de ac­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.